Aragón
Suscríbete por 1€

Con el coche preparado por si la crecida sigue subiendo

Una familia de Aguilar de Ebro ha colocado sus enseres y muebles en alto por si el agua entra a su vivienda, y pasará la noche en el sofá de su salón.

Entrada de la casa de María José Izquierdo, en Aguilar de Ebro.
Entrada de la casa de María José Izquierdo, en Aguilar de Ebro.
HA

"Tengo el agua a unos 10 metros de mi casa", relataba anoche María José Izquierdo. Esta vecina de la localidad zaragozana de Aguilar de Ebro, una pedanía de Osera, y su esposo veían este martes por la noches cómo el agua se aproximaba poco a poco hasta su casa.

Para estar alerta, duermen en el sofá de su salón. "La noche del lunes al martes ya dormimos en el sofá y esta noche también. Estuvimos entrando y saliendo a todas horas para controlar", explicó a HERALDO a última hora de este martes. Sin embargo, si la situación se complica, saldrán a dormir a su vehículo. "Lo hemos aparcado en una calle más alta que la casa. Nos han dejado las llaves de una casa, pero estamos más tranquilos si estamos en el coche y podemos controlar cómo sube", manifestó Izquierdo, agradeciendo el gesto de sus vecinos.

Entorno de la casa de María José Izquierdo, en Aguilar de Ebro.
Entorno de la casa de María José Izquierdo, en Aguilar de Ebro.
HA

Situaron sus enseres y muebles en alto, por si el agua finalmente llega. "Hemos subido los bancos, las mesas y herramientas. Además, hemos taponado las puertas por si llegara a entrar al terreno, tener todo protegido", contaba esta vecina.

"El Ebro es muy traicionero..."

Estos vecinos de Aguilar de Ebro están "en riesgo", como señaló Enrique Gómez, alcalde de Osera, y están avisados de que el agua pueda entrar, pero que lo haga o no es una incógnita. "El Ebro es muy traicionero...", lamentaba María José. "Si aquí entra... en Pina estarán mucho peor", vaticinaba. Está previsto que la punta de la crecida llegue a lo largo de este miércoles hasta las localidades de la ribera baja.

En las últimas riadas no han tenido que achicar agua - "en la de 2015 nos fue rasa, hasta la puerta de la bodega"- pero sí que tuvieron problemas. "Nos hizo daños. Tuvimos que levantar unos diques, se nos cayeron unas cuántas baldosas de la pared, tuvimos que sacar a los animales...", enumeró esta vecina, a horas de que llegara la punta de la crecida.

El agente de Protección Civil de Osera les visitó hace unos días y colocó una cinta que colocaron para impedir que bajaran los curiosos al cauce, dada la peligrosidad. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión