Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

residuos agrícolas

Un año de investigación contra la "epidemia del plástico"

El proyecto Agrocirc, que analiza las posibilidades de diversos residuos agrícolas para fabricar envases, convocaba un encuentro telemático para abordar la cuestión.

El plogging consiste en recoger basura del entorno durante el running.
En la Unión Europea solo se recicla el 9% del plástico.
Pixabay

El proyecto Agrocirc 2030 lleva un año y medio buscando soluciones al empleo masivo del plástico. Para ello están analizando las posibilidades que ofrecen diversos residuos agrícolas para fabricar envases. Esta semana celebraban un encuentro telemático para reflexionar sobre esta cuestión.

En la Unión Europea solo se recicla el 9% del plástico, un material que según los datos que maneja el sector producirá daños ambientales por valor de unos 22.000 millones de euros. Para tratar de paliar los daños de lo que los expertos ya denominan "epidemia del plástico" desde hace algo más de un año y medio, varias empresas y centros de investigación aragonesas trabajan en buscar alternativas al plástico para la elaboración de envases. Se trata del proyecto Agrocirc 2030. En una reunión telemática, varios de los implicados en este proyecto reflexionaban sobre el estado de esta cuestión.

El proyecto, como explica la directora de Operaciones de Arrocera del Pirineo, entidad que lo coordina, tiene un doble objetivo: por un lado, dar una solución a los problemas de los envases de plástico y, por otro, revalorizar subproductos agrícolas que hasta ahora no tenían ningún valor.

Participantes en la jornada telemática organizada en torno al proyecto Agrocirc 2030.
Participantes en la jornada telemática organizada en torno al proyecto Agrocirc 2030.
Agrocirc

La empresa zaragozana Feltwood es la encargada de transformar esos residuos en envases. La compañía se encuentra en una fase de escalado de su producción y, en lo que respecta al proyecto, están en una fase de "caracterización y analizando cómo se comportan los diferentes residuos de los que nos proveen para transformarlos en materiales", explica José Luis Díez, responsable de I+D de Feltwood, ya que la empresa recibe residuos de otros participantes como la cooperativa Cereales Teruel, que proporciona subproductos del cereal que producen sus más de 2.000 socios.

También participó en la jornada telemática el director de Desarrollo de Industria de Veolia, Eduardo Ferrer, que explicó las diversas líneas de la multinacional en materia de reciclaje, en la que Veolia ha ido un paso más allá, para pasar del mero reciclaje al denominado ‘upcycling’, un proceso por el que no solo se obtienen materiales reciclados a partir de los subproductos agrícolas, sino que los transforman en proteínas agrícolas de alto valor añadido. Para ello llevan a cabo un proceso de "bioconversión" en el que se utiliza la mosca soldado negro, "una variedad no invasiva e inocua y que requiere una centésima parte de los recursos" que se emplean en los procesos convencionales para obtener cada kilo de carne de vacuno.

Ferrer incidía, sin embargo, en dos dificultades que entrañan los procesos de reciclaje. En primer lugar, aludía a a la "estacionalidad" de los subproductos. "Hay que pensar muy bien qué infraestructuras hay que generar para que la dosificación de los subproductos, que a veces tienen una vida muy corta, sea la adecuada”. La otra dificultad a la que aludía es a la "necesidad de incorporar el ecodiseño" en los procesos. "Hay que plantearse qué sucede con un envase cuando acaba su vida para que el aprovechamiento en el reciclaje sea el máximo. En el caso del plástico PET hay que desechar casi el 50% porque no es aprovechable", recalcaba.

El director ejecutivo de Ecodes, Víctor Viñuales, que participó como observador en la reciente cumbre del clima, celebrada en Glasgow (Escocia) incidía en la importancia de la economía circular para frenar el cambio climático y mantener el calentamiento del planeta en una cifra de alrededor de 1,5 grados. Viñuales instó a empresas y organizaciones "a mirarse a sí mismos y pensar si están haciendo lo correcto para ello" en un momento en el que "las empresas que no trabajen en esta línea se quedarán atrás porque tendrán mucho más difícil acceder a recursos como créditos o ayudas públicas, o a la captación de talento".

El papel de consumidor

Si bien las empresas están concienciadas y están trabajando en esta línea, la jornada también analizó el papel y la actitud de los consumidores. "Tendremos que entender que si el uso de este tipo de materiales supone un mayor precio, este diferencial tendrá que ser asumido por las empresas, pero también por los consumidores", reflexionaba Susana Hernández.

En este sentido, el Gobierno de Aragón ha lanzado ‘Aragón Circular’, una iniciativa que no solo quiere reconocer a las empresas y administraciones que trabajen en esta línea a través del sello Aragón Circular, sino también un programa orientado a los profesores para trabajar en tres ejes principales: formación, apoyo a la liquidez y visibilidad. Así lo explicó Pilar Gómez, directora general de Planificación y Desarrollo Económico del Gobierno de Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión