Aragón
Suscríbete

estafas

La denuncia de una empresa de Borja permite desarticular una banda criminal que estafaba con el "fraude del CEO"

Después de tres años de investigación y con la colaboración de Portugal, la Guardia Civil ha podido detener a los cuatro implicados e investigar a otros cinco. 

Agentes de la Guardia Civil.
Agentes de la Guardia Civil.
Guardia Civil

Una investigación iniciada a raíz de una denuncia presentada por una empresa de Borja ha permitido a la Guardia Civil de Zaragoza, en colaboración con fuerzas de seguridad de Valencia y de Portugal, desarticular una organización criminal dedicada a cometer estafar mediante el modus operandi denominado 'fraude al CEO'. 

Son cuatro personas las detenidas en la denominada Operación Furantur, mientras que otras cinco están siendo investigadas por los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y estafa. 

La operación se inició en octubre de 2018, cuando los responsables de una empresa de Borja  dedicada a fabricar piezas plásticas para automóviles presentó una denuncia ante la Guardia Civil comunicando que habían sido víctimas de una estafa tras realizar el pago de una factura a otra empresa de Navarra por una cantidad de 115.323 euros y advertir que esta sociedad no la llegó a recibir. Se dieron cuenta al ponerse en contacto ambas entidades y ver que el pago se habría efectuado a una cuenta bancaria de la que no era titular la empresa de Navarra.

El Equipo de Investigación Tecnológica (EDITE) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zaragoza iniciaron las pesquisas que permitieron localizar e identificar al titular de la cuenta bancaria a la que se habría transferido el dinero de la factura. Se trataba de una mujer residente en Puerto de Sagunto (Valencia). Los agentes comprobaron que, tras recibir la transferencia fraudulenta, se realizaron rápidamente varios movimientos a otras cuentas, entre las que se encontraba una ubicada en Valencia y otras a cuentas bancarias de Portugal con importes de 15.000 euros, por lo que la Guardia Civil inició los trámites pertinentes con las autoridades portuguesas para la identificación de los beneficiarios de las mismas. 

También identificaron a una segunda persona que habría efectuado en varias ocasiones extracciones de dinero en efectivo de la misma cuenta en cajeros de Valencia capital. 

Fruto de todo ello, el día 29 de noviembre de 2018, la Guardia Civil detuvo tanto a la titular de la cuenta bancaria donde se recibieron los 115.000 euros como al varón que realizó las extracciones en cajeros automáticos. Tras la detención de la mujer en Puerto de Sagunto, los agentes realizaron un registro en su domicilio donde se intervino material informático, teléfonos móviles, tablets, pendrives, sustancias estupefacientes, dinero en metálico y numerosa documentación bancaria que acreditaba la actividad ilícita que se estaba llevando a cabo, así como la implicación de otras personas en estos hechos, produciéndose la tercera detención al día siguiente, la de un familiar de la mujer arrestada. Esta persona era la encargada de gestionar y utilizar de forma online la cuenta bancaria donde se recibió el total del importe defraudado, un varón al que le constaban numerosos antecedentes policiales por hechos similares.

Tras analizar toda la información comprobaron que los tres detenidos contactaron con otras personas de origen latino que les  ofrecieron hacer de “mulas económicas”, es decir, hacer uso de sus propias cuentas bancarias para recibir transferencias y derivarlas a otras cuentas o extraer dinero en efectivo de las mismas, que sería entregado a otros integrantes de la red, a cambio de obtener un pequeño porcentaje de lo defraudado.

Según explica la Guardia Civil en un comunicado, el análisis de la documentación hallada en el domicilio permitió localizar en marzo de 2019 a un cuarto implicado, y meses después, en octubre, arrestar al  cabecilla de esta organización en Valencia, que se encargaba de captar a las "mulas económicas" y dirigir la actividad delictiva. Se trataba de una persona con numerosos antecedentes policiales por estafas llevadas a cabo con el mismo modus operandi. 

Paralelamente, las autoridades portuguesas investigaron a los beneficiarios de las cuentas bancarias ubicadas en dicho país y a principios de este mes de noviembre de 2021 se comunicó su plena identificación y localización de dos mujeres y dos hombres, que fueron investigados por los hechos descritos anteriormente.

Así, la laboriosa investigación, de tres años de duración, ha finalizado con la detención de cuatro personas y la investigación de otras cinco, presuntas autoras de un delito de estafa, otro de blanqueo de capitales y otro de pertenencia a organización criminal. Se trata de 3 mujeres y 5 hombres, de edades comprendidas entre los 27 y 44 años, nacionalidades ecuatoriana, dominicana y de República Democrática de Santo Tomé y Príncipe, que quedaron a disposición judicial tras las detenciones.

La investigación permitió recuperar más de 82.000 euros que le fueron entregados al responsable de la empresa de Borja.

En esta operación desarrollada por EDITE de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zaragoza, han participado efectivos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Valencia, y se ha contado con la colaboración de la Unidad Nacional de combate a la Ciberdelincencia y a la Delincuencia Tecnológica de la Policía Judicial de Portugal.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión