Aragón
Suscríbete

Coronavirus

La hostelería critica las bases de la ‘repesca’ del plan estatal de ayudas contra la covid

Los afectados creen que apenas mejora respecto a la primera vuelta y temen que haya que devolver parte de los 84 millones.

Imagen de archivo de las terrazas de la plaza López Allué de Huesca.
Imagen de archivo de las terrazas de la plaza López Allué de Huesca.
Rafael Gobantes

Cafés, bares, restaurantes y locales de ocio nocturno critican las bases de la ‘repesca’ del plan estatal de ayudas contra la covid-19, en la que se repartirán un máximo de 84,2 millones de euros. Aseguran que mantener el ‘veto’ a las empresas que dieron pérdidas en 2019 y dar únicamente diez días naturales para presentar las solicitudes hará que gran parte del presupuesto quede sin repartir y tenga que devolverse al Ejecutivo central.

En la ‘primera vuelta’ apenas se asignaron 47 de los 141 millones. "El problema es que no se ha mejorado lo sustancial; lo que haría que pudieran optar un mayor número de negocios", lamentó el presidente de la Confederación de Empresarios de Hostelería y Turismo, Fernando Martín. En su opinión, la nueva convocatoria, lanzada a principios de semana, apenas "ha matizado un poquito" los criterios.

También opina así el gerente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia, Luis Femia, quien cree que las bases siguen estando "muy encorsetadas". "El número de establecimientos que puedan beneficiarse será muy residual. Hay una probabilidad bastante alta de que haya que devolver dinero al Gobierno de España", manifestó.

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Zaragoza, Alberto Campuzano, esperaba un reparto "más equitativo". "Entendimos que se ‘vetase’ a las empresas que dieron pérdidas en 2019 en la ‘primera ronda’ para hacer un corte, pero no ahora, y más con 84 millones sin asignar. En La Rioja se cambió y Navarra ha permitido justificar que esas pérdidas obedecen a una inversión", dijo.

Duras críticas a Aliaga

Entre tanto, continúa la polémica por las ayudas del tercer plan de choque a la hostelería, que ha vuelto a enfrentar al Gobierno de Aragón y los ayuntamiento de Zaragoza y Teruel. Ayer, la concejala de Economía del Consistorio zaragozano, Carmen Herrarte, de Ciudadanos, criticó al vicepresidente aragonés, Arturo Aliaga, y le acusó de haber estado más preocupado "de congresos y de ceses" que de ayudar a los hosteleros. El pasado viernes, el titular de Industria achacó a los ayuntamientos de Zaragoza y Teruel la tardanza de la convocatoria al no poner el 20% exigido, que excederá las previsiones iniciales y las cantidades comprometidas.

Herrarte cree que el cese de Elena Allué –rival de Aliaga en el congreso del PAR– como directora general de Turismo ha podido "acarrear errores". "Desde el principio, el Consistorio ha tenido una postura de clara colaboración, aunque no fue posible participar en la gestión ni que se aceptaran nuestras propuestas", dijo.

Tampoco descartó "una maniobra dilatoria" para que las ayudas del Gobierno de España se repartan antes y el Ejecutivo autonómico pueda ahorrarse las cuantías más elevadas al existir un tope de 200.000 euros por solicitante.

Por su parte, el primer teniente de alcalde de Teruel, Ramón Fuertes, aseguró que las ayudas llegan "tarde y mal" y que solo hay un responsable: el Gobierno de Aragón. "Los ayuntamientos de Zaragoza y Teruel han estado siempre al lado de los hosteleros", incidió. En esta línea, Javier Martínez, portavoz adjunto de Cs en las Cortes, instó a Aliaga a "asumir su responsabilidad y dejar de buscar excusas a la tardanza de las ayudas", que él achacó a "la falta de coordinación en el cuatripartito".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión