Aragón
Suscríbete por 1€

La inmunización se atasca entre los 25 y los 39 años sin apenas avances en mes y medio

Las segundas dosis en este tramo de edad suben solo un 3% desde octubre y no pasan del 77%. Los sanitarios lo achacan al miedo a los efectos secundarios y a las creencias personales y religiosas.

Vacunación de jóvenes en el Museo del Fuego de Zaragoza
Vacunación de jóvenes en el Museo del Fuego de Zaragoza
FRANCISCO JIMENEZ

La vacunación en el tramo de edad comprendido entre los 25 y los 39 años sigue totalmente estancada a pesar de las estrategias de captación y los esfuerzos por facilitar el acceso a las dosis. Pese a permitirse la vacunación ‘sin hora’ y llevar los viales hasta las empresas, los porcentajes de pautas completas apenas han repuntado un 3% en el último mes y medio. Según datos de la Consejería de Sanidad, el porcentaje de vacunados entre los 30 y los 34 años ronda el 74,8%, una cifra que apenas ha variado desde principios de octubre, cuando eran un 72,4%. Lo mismo ocurre con el tramo de 25 a 29 años, que ha pasado del 73,4% al 76,4%.

Ambos porcentajes se sitúan claramente por debajo de la media de Aragón, donde un 89% de los mayores de 12 años tienen ya las dos dosis y un 91,3% han iniciado su pauta. De acuerdo con el Ministerio de Sanidad, esto quiere decir que solo en la franja de 20 a 29 años habría alrededor de 29.700 personas sin vacunar, mientras que en el de 30 a 39 serían más de 41.700.

En estas últimas semanas se están poniendo entre 700 y 900 primeras dosis, según estimaciones del Ejecutivo autonómico. Y aunque cada una cuenta, la ralentización de los últimos meses es más que evidente. Esto, en todo caso, no afecta únicamente a Aragón, ya que otras regiones como País Vasco o Navarra presentan porcentajes similares y otras, como Cataluña o Castilla-LaMancha, están incluso por debajo.

El problema, señaló la secretaria de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas y miembro del grupo de trabajo que elabora la Estrategia de Vacunación del Ministerio de Sanidad, Inmaculada Cuesta, es que este grupo de edad «ha tenido ya muchas oportunidades para vacunarse» y no lo ha hecho, de ahí las dificultades para incrementar los porcentajes. «Habría que estudiar en profundidad el perfil de estas personas; si hay problemas de idioma o creencias personales o religiosas que puedan estar interfiriendo», explicó.

Loading...

Lo ideal, apuntó, sería que estos grupos alcanzasen las coberturas vacunales del resto, por lo que convendría «seguir insistiendo». «Hay que facilitar más aún el acceso a las vacunas. A veces, es una cuestión de pereza o de problemas para cuadrar horarios. Se debe seguir ofreciéndolas sin cita previa o fuera del horario laboral. También se ha de continuar trabajando desde los centros de salud para resolver todas las dudas», dijo.

Tradicionalmente, las coberturas en jóvenes son peores que en niños y adultos. Esto, sin embargo, no es excusa, ya que «incluso los jóvenes tienen riesgo de acabar ingresados si se contagian y surgen complicaciones». «Muchos siguen sin vacunarse por que piensan que esta enfermedad no va con ellos», expuso Cuesta.

Basta con ver la incidencia por grupos de edad. El de 25 a 29 años superaba esta semana los 73 casos por cada 100.000 habitantes –por encima de los 70,4 que marcaban la media de Aragón–, y el de 5 a 9 años, para el que no hay remedio aprobado, rebasaba los 106.

«Muy difíciles de convencer»

Hay personas, agregó la presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Zaragoza, Teresa Tolosana, que, directamente, tienen miedo a la vacuna o a los efectos secundarios. «Son gente reticente y muy difícil de convencer. Alguno se va animando, pero muy pocos», admitió.

Instó, pese a todo, a ver la parte positiva. «Un 74% parece poco por que el resto de franjas de edad está por encima del 90%, pero incluso las peores tasas de Aragón y de España están por encima de los registros globales alcanzados en otros países de la Unión Europea. Esto hace que, a nivel de casos, estemos mucho mejor que nuestros vecinos», razonó.

Desde el Gobierno de Aragón confirman que, en adelante, se mantendrá la captación activa a través de hospitales y centros de salud, sin que por el momento se contemplen nuevas acciones para igualar los porcentajes.

Recientemente, el Departamento ha limitado los días y centros para ponerse la primera dosis en Zaragoza capital ante la baja demanda, una decisión que ha generado polémica entre los facultativos, que lo ven «contraproducente». Los consultados temen que esto se convierta en «una barrera» y haga que convencer a los indecisos sea «aún más difícil».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión