Aragón
Suscríbete

Sanidad

Los barrios de Zaragoza registran un pico de quejas por la creciente demora en Atención Primaria

La FABZ reúne mañana a su Comisión de Salud para abordar la situación.

Fila de pacientes esperando para entrar en el centro de salud de La Jota, en Zaragoza.
Imagen de archivo de filas de pacientes esperando para entrar en el centro de salud de La Jota, en Zaragoza.
Oliver Duch

Las crecientes esperas en Atención Primaria han provocado un pico de quejas en las asociaciones de barrios. El problema, contó Juan Andrés, responsable de la Comisión de Salud de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), se ha intensificado en el último mes y afecta especialmente a los distritos con población más envejecida.

La Federación reunirá mañana a la Comisión para abordar la situación y analizar las quejas, canalizadas a través de las asociaciones de vecinos de cada barrio y de sus perfiles en redes sociales. Para Andrés, existe "una situación bastante grave de colapso". "Antes de la covid, esto era común en momentos puntuales como la época de gripe o las alergias de primavera, pero ahora, los retrasos son continuados", lamentó. Las primeras incidencias –relacionadas, en su mayoría, con la atención presencial y telefónica–, surgieron ya en septiembre con la vuelta de las vacaciones y el inicio del curso. Pero fue en octubre cuando los retrasos alcanzaron nuevas cotas.

Todo esto se ha traducido en un "evidente enfado" entre los usuarios. "Nos está costando tranquilizar a la gente, muchos están realmente encendidos. Y esto no solo afecta a la Atención Primaria, también se está viendo en la Especializada. Sabemos de personas con problemas de espalda o de cadera que llevan esperando entre uno y dos años a ser atendidos", indicó.

Pese a que no todos los facultativos tienen retrasos de 10 a 15 días, desde la Federación aseguran que el problema afecta ya a bastantes centros. Denuncian, asimismo, que los cambios en Atención Continuada están obligando a muchos vecinos a acudir a urgencias, trasladando el problema a los hospitales. "Es una cuestión que nos preocupa. Sobre todo ahora que empieza a percibirse un nuevo repunte de casos de coronavirus y que se están poniendo las terceras dosis y la vacuna contra la gripe", dijo Andrés.

A vueltas con la telemedicina

A pie de calle, los usuarios no entienden que haya que esperar hasta más de una semana para ver al médico de familia. Tampoco, según contaban ayer a las puertas del Actur Sur, que el teléfono "siga colapsado" la mayor parte del tiempo y que para pedir cita haya que acudir de forma presencial si no se dispone de medios electrónicos.

En Las Fuentes, la sensación es que las consultas telefónicas han provocado mayores demoras. "Hay pacientes que no se quedan con las ideas claras o huecos que no se cubren por la confusión. El malestar es lógico", comentó Aurelio Martín, presidente del Consejo de Salud de dicho barrio. Los propios sanitarios son conscientes de que los pacientes están "hartos" de las demoras, "y con razón". "Seguimos teniendo los mismos teléfonos y a las mismas personas para atenderlos. Además, no se ha contratado más personal de enfermería para vacunar, y no se puede estar en dos sitios a la vez", dijo uno de los facultativos de la capital.

El principal temor de médicos y pacientes es que esta situación siga empeorando y termine afectando a los pacientes crónicos. "Estamos jugando con fuego. Durante muchos meses, parecía que todo lo que no era coronavirus no existía. El fin de los contratos covid ha alargado aún más los tiempos", advirtió el responsable de la Comisión de Salud de la FABZ.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión