Aragón
Suscríbete

coronavirus

Caspe deja atrás la fase 2: "Esperemos que la gente se comporte y no haya que recuperar las restricciones"

Bares y comercios esperan "empezar a remontar" tras 20 meses de medidas de control por la pandemia.

Ambiente este lunes en Caspe a las puertas del centro de salud de la localidad.
Ambiente en Caspe a las puertas del centro de salud de la localidad.
Francisco Jiménez

Todo Aragón ha vuelto ya a los horarios y aforos previos a la pandemia. La última localidad en hacerlo fue Caspe, que este sábado se liberó de las restricciones del nivel 2, un cambio más que esperado por los vecinos, especialmente "dolidos" por ser los únicos de la Comunidad con limitaciones por la covid-19.

El municipio ha pasado de una incidencia de 488,7casos por cada 100.000 habitantes a siete días a 49,9 en apenas una semana, aunque el ‘desfase’ "se ha hecho largo", según reconocieron hosteleros y comerciantes. "Estar al 100% en interiores va a suponer empezar a cubrir gastos. Esta pandemia me ha costado ya más de 20.000 euros", explicó Luis Rodríguez, dueño del bar La Cabaña. La gente, confirmó, está ahora mucho más animada. "Para estas primeras horas lo tengo ya todo reservado, y para mañana por la noche está todo lleno desde el sábado pasado", agregó.

Volver a la barra 20 meses después se le hizo "extraño" a más de uno, según apuntaron otros hosteleros de la localidad. El principal deseo ahora, incidió Ana Porto, dueña de El Desván, es que la gente "se comporte" y no haya que recuperar las restricciones. "Ya nos habíamos acostumbrado a atender a todo el mundo en mesa, y ahora volveremos a los ‘apretujones’ de siempre, aunque hay gente que seguirá como hasta ahora", agregó. Económicamente, dijo Porto, el nivel 1 permitirá "remontar". Sobre todo si se compara con la situación vivida el año pasado por estas fechas, con cierres anticipados por el toque de queda.

En comercios como Pandora, especializado en regalos, admiten que la gente tenía muchas ganas. "Esperamos que ahora se tranquilicen. Estamos acostumbrados a las restricciones, pero dolió que todo el mundo pasase al nivel 1 y Caspe se quedase en el 2 por unos casos puntuales", señaló Isabel Catalán, responsable del negocio.

Ferias y un musical

Los consultados esperan que la vuelta a la "seminormalidad" suponga "un espaldarazo" para las ventas de cara al Black Friday y la campaña de Navidad. "La situación, desde luego, es mucho más esperanzadora. Hay más ilusión. Quedarnos en nivel 2 no gustó a nadie, pero los vecinos entendieron que no podía ser de otra manera", afirmó Pilar Mustieles, alcaldesa de la localidad. Tras este "bache", incidió en la necesidad de "no bajar la guardia". "Hay que seguir adelante con alegría para conseguir reactivar la economía, pero siendo conscientes de que el virus sigue estando presente", manifestó.

Estos días, reconoció la regidora, muchos se preguntaban qué se había hecho mal para estar en esta situación. "Aunque siempre hay quien se salta las normas, la gente cumple. Todo esto se produjo por un brote particular que se extendió a padres, abuelos y tíos. Aunque sigue habiendo algún resto, la situación está controlada tanto en el colegio como en el centro de salud y ya han reabierto las clases que tuvieron que cerrar", comentó Mustieles.

Pese a la ausencia de Expo Caspe, el municipio ha querido programar una serie de actos culturales para animar el puente de Todos los Santos y "llenar el hueco". Estos días hay ferias –con los aforos al 100% gracias al cambio de fase–, un tributo a Madonna, presentaciones de libros... También se recupera, con todas las medidas de seguridad, la ‘Fantasmada’, una tradición interrumpida por la pandemia que ayer ya tenía prácticamente todos los turnos llenos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión