Aragón
Suscríbete

educación

Obtener el título de la ESO con una adaptación curricular significativa, ¿demagogia o necesidad?

"No es un regalo. Se dará a los que han superado los objetivos de su propia adaptación", señala el presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía.

Abrigos en un aula de infantil de un colegio zaragozano, en una imagen de archivo
Abrigos en un aula de infantil de un colegio zaragozano, en una imagen de archivo
HA

El Gobierno tiene previsto adaptar el título de la ESO a los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) para facilitar que se gradúen aunque no hayan superado los mínimos exigidos en dicha etapa

Tal y como avanzó hace unos días 'El Mundo', el artículo 19 del borrador del real decreto del currículum de la Educación Secundaria Obligatoria recoge que el referente para que puedan obtener dicho título será su adaptación curricular y no los objetivos generales establecidos para el conjunto del alumnado.

"De acuerdo con la nueva redacción, el mero hecho de haber tenido adaptaciones curriculares no es impedimento para la obtención del título si el equipo docente lo considera adecuado", explicaban a dicho diario desde el Ministerio de Educación. Y es que en la actualidad los chavales que cuentan con algún tipo de discapacidad o trastorno de conducta diagnosticado son calificados con su nota, pero no llegan a graduarse porque han tenido adaptaciones curriculares "significativas" y han aprendido unos contenidos que no alcanzan los objetivos generales de la ESO.

El aragonés Jesús Jiménez, vicepresidente del Consejo Escolar del Estado, advierte de que se trata de un borrador de borrador que aún tiene que pasar por todos los órganos consultivos (entre otros el propio Consejo) y que hasta su aprobación pueden cambiar muchas cosas. Dicho esto, el planteamiento inicial del Ministerio que dirige Pilar Alegría le parece bien. "Hay que tener en cuenta lo que dice la Lomloe y el sentido común: que a todos los chavales lo que hace falta es prepararles para que puedan llegar a los máximos de capacidades. A un chico que tiene una adaptación curricular significativa en función de sus capacidades no le puedes cerrar la puerta porque después puede continuar un itinerario perfectamente. Para mí, lo importante es que al final de la ESO a todos sin excepción se les dé una certificación que tenga en cuenta las competencias adquiridas y después una orientación hacia dónde se puede dirigir en su itinerario formativo. Y esto vale tanto para un chaval que vaya muy bien como para otro que tenga una discapacidad del tipo que sea", indica.

Jiménez recuerda que el esquema selectivo del título de la ESO como está en España no lo comparte casi ningún país de nuestro entorno. "En la inmensa mayoría de los países se da una certificación y un consejo orientador", dice el vicepresidente del Consejo Escolar del Estado, que alude al estudio 'El éxito en la educación Primaria y Secundaria' que elaboraron en 2020. En él se recoge que en todos los países considerados (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Italia, Francia, Países Bajos, Portugal, el Reino Unido y Suecia) excepto en España, "la certificación deja abierta alguna o algunas vías de educación formal para que todos los estudiantes tengan la oportunidad de proseguir en el sistema educativo: nadie queda sin futuro formativo".

"Siempre la hemos visto necesaria"

Por su parte, Juan Antonio Planas, presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, también destaca que el sistema educativo tiene que garantizar que el máximo número de alumnos tenga una titulación básica ("La ESO es la mínima que tenemos en España") y resalta que la catalogación de un alumno con necesidades educativas especiales es un proceso "muy complicado" y "largo". Según datos del Ministerio de Educación, en Aragón el número de alumnos con educación especial asciende a 1.015 (tanto en colegios públicos como privados).

Planas, que también ha sido maestro y orientador, califica de "muy necesaria" y "pertinente" la medida que contempla el borrador de Educación. "Desde el colectivo de los orientadores siempre la hemos vista necesaria. Lo que ocurría es que ese chico por mucho que se esforzara en el momento en que tenía una adaptación curricular significativa (aunque solo fuera de una materia) ya no titulaba. Vemos muchos más aspectos positivos que negativos", comenta.

"Lo que ocurría es que ese chico, por mucho que se esforzara, en el momento en que tenía una adaptación curricular significativa (aunque solo fuera de una materia) ya no titulaba"

Entre los positivos alude a que se premia al alumno con dificultades que se esfuerza y ha superado los objetivos que se han fijado para él. "No es un regalo. El título no se va a dar a todos sino a la persona que se ha esforzado, que ha superado los objetivos de su propia adaptación curricular. Si no supera su propia adaptación no lo va a tener. Y se dará a quienes considere el equipo de profesores y el departamento de orientación; cada caso es un mundo" advierte Planas, que también habla de posibles agravios comparativos como aspecto negativo de la medida. "Puede generar problemas porque habrá chicos que no son de NEE, pero tienen dificultades (aunque sean leves) que no superen los objetivos y no van a titular", asegura.

Desde el sindicato CSIF Aragón, su responsable de Educación Mónica de Cristóbal señala que lo que hay que hacer es invertir en los recursos docentes y materiales necesarios para hacer que ese alumno alcance los objetivos mínimos y no en "regalarles" la titulación sin haber alcanzado los objetivos mínimos. "¡Que no jueguen a hacer demagogia! Dejemos de rebajar requisitos y hagamos que los objetivos mínimos sean cumplibles, pero para eso es necesario invertir en docentes y medios", afirma De Cristóbal, al tiempo que se pregunta: "¿Nuestra sociedad quiere titulados que luego no estén capacitados para desarrollar unas competencias profesionales solo por el mero hecho de que así salen mejor los informes Pisa?".

"Dejemos de rebajar requisitos y hagamos que los objetivos mínimos sean cumplibles, pero para eso es necesario invertir en docentes y medios"

Asimismo, la responsable de Educación de dicho sindicato en la Comunidad recuerda que cuando se habla de necesidades educativas especiales muchas veces son "por falta de motivación" y no solo por capacidades psicológicas. Y, por otro lado, reclama al Departamento de Educación del Gobierno aragonés que publique "de una vez" la cuarta orden del decreto de orientación educativa. "Que diría cuántos profesores de pedagogía terapéutica y de audición y lenguaje y orientadores son necesarios en los centros", dice.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión