Aragón
Suscríbete

Aliaga evita aclarar el futuro de Allué, que defiende su gestión al frente de Turismo

El presidente del PAR convoca a su Ejecutiva para hacer balance de un congreso que sigue judicializado.

Elena Allué y Arturo Aliaga, en el congreso del PAR
Elena Allué y Arturo Aliaga, en el congreso del PAR
Guillermo Mestre

Van pasando las horas del congreso del PAR más bronco de su compleja y dilatada historia y, lejos de relajarse, la situación se tensa cada vez más. Se desconoce cuánto tiempo más permanecerá Elena Allué al frente de la dirección general de Turismo. Ella no piensa dimitir. Considera que es un cargo de gestión y que los datos avalan el buen trabajo que ha realizado. Desde el entorno del presidente Arturo Aliaga se defiende que es un cargo de confianza y, como carece ya de ella, se da su puesto en el Ejecutivo aragonés por amortizado.

Esperan oficialistas y renovadores que el jueves, desde el juzgado, comuniquen si el proceso se puede dar por terminado. Mientras tanto, los contrincantes dan continuidad al trabajo iniciado. Arturo Aliaga reúne este martes a su nueva Ejecutiva para valorar un congreso que da ya por finiquitado. Elena Allué aboga por que cesen las descalificaciones para coser el partido y reitera su intención de recorrer el territorio para visitar a su gente y avanzar en la renovación ideológica del partido.

Aliaga dejó constancia este lunes de su profundo malestar por el "clima de crispación y de desconfianza" que se adueño del congreso, y por la propuesta del "quítate tú para ponerme yo" que rechazó. Sería "traicionar a los electores", aseguró, y confesó lo mucho que ha sufrido tras una ajustada victoria (por 22 votos) y puesta en cuestión. Aseguran, desde su entorno, que desde que se celebró el congreso han recibido la llamada de militantes antes cercanos a los críticos que se sitúan, ahora, a favor del presidente y de la nueva dirección del partido.

Este martes por la tarde reunirá a su renovada Ejecutiva para valorar un congreso cuya legalidad se tiene que dirimir aún en el juzgado. La Ejecutiva "legal", resalta, frente a movimientos que intentan realizar los que perdieron.

Frente a las "descalificaciones", Allué insta a rebajar la tensión, a coser el partido, a recomponer la situación para avanzar hacia la unidad. La aún directora general de Turismo asegura que los renovadores son "muy responsables" pues les mueve "el futuro de cara a 2023". Por eso van a mantener las reuniones, van a visitar a "su gente" porque tienen "más representatividad". Quieren hablar de "proyectos en positivo, de ideología, de proyectos para Aragón". Más, recuerda Allué, cuando el proceso "está judicializado y aún no está cerrado".

Se apoya la líder de los renovadores en la "democracia" para defender su derecho a "hablar de ideas", a escuchar, a participar. Sin pensar en la dimisión. Porque Allué reitera que ha dado un paso sin pensar en ella misma "sino en el futuro del partido". Y su trabajo en Turismo se ve en el récord de visitantes que se ha registrado este verano y en los tres planes de apoyo al sector que suman 88 millones d euros.

Niegan que haya "pucherazo"

Fue Alberto Izquierdo, el nuevo secretario general y hombre fuerte del PAR, el que ató los votos para encumbrar a Aliaga, el que salió este lunes en defensa de la limpieza del congreso. "El respeto es importante y hablar de pucherazo es faltar al respeto a los 500 militantes que tuvieron libertad de voto en secreto a unos u otros", destacó. Aunque se votó con libertad, sí reconoció el vicepresidente de la DPT que hubo una "contradicción" en la valoración del voto delegado.

Respecto a la afiliación en bloque que denuncian los renovadores, Izquierdo explicó que desde el PAR encargaron campañas de afiliación para fortalecer la estructura del partido y que había militantes que se habían dado de alta y su afiliación no había pasado por la Ejecutiva. "Habría que preguntar al que tenía la responsabilidad, que no era yo, sino el anterior secretario general", apuntó.

Como hombre fuerte del partido, Izquierdo abogó por devolver a Aragón la fuerza del centro político, de la moderación, e insistió en la necesidad de afiliarse y participar en reuniones. Se refirió al sector de los renovadores, pero solo de forma tangencial y para afearles que "discrepar no es malo siempre que se respeten las reglas del juego, que tenga moderación y honestidad". Sobre Allué indicó que es directora general, un cargo de confianza, "por una decisión personal de quien la nombra", como allanando el camino a Aliaga por si decide cesarla; a nivel orgánico, "es una militante más, con sus derechos y con sus obligaciones".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión