Aragón
Suscríbete

Pedro Sánchez incluye a las aragonesas Pilar Alegría y Mayte Pérez en la Ejecutiva federal del PSOE

La ministra de Educación y la consejera de Presidencia entran en el núcleo duro del partido. Susana Sumelzo y Miguel Gracia estarán en el Comité Federal.

Mayte Pérez y Pilar Alegría.
Mayte Pérez y Pilar Alegría.
Heraldo

 El objetivo de Pedro Sánchez era ‘vender’ en el la imagen de un PSOE unido, y el diseño de la Ejecutiva federal certifica su intención de sellar la paz con los socialistas aragoneses, al menos desde el punto de vista orgánico. Pilar Alegría, sanchista y ministra de Educación, y Mayte Pérez, consejera de Presidencia y portavoz de la DGA, de la máxima confianza de Javier Lambán, entran en el núcleo duro del partido. Muy próxima al presidente del Gobierno, la zaidana asume responsabilidades orgánicas de primer nivel, que compaginará con el trabajo que conlleva estar al frente del Ministerio de Educación y Formación Profesional. Con la inclusión de Pérez, secretaria general del PSOE turolense, se equilibra la balanza de poder orgánico y se recuerda a Teruel Existe que las decisiones sobre las inversiones en la provincia se fijan en el partido. Asumirá la secretaría general de Reto Demográfico.

La resaca del 40 congreso será dulce. Nada tendrá que ver con la de 2017, demasiado amarga, con la sanchista Susana Sumelzo como única aragonesa en la Ejecutiva y una guerra por el control interno del PSOE Aragón en la que se impuso Lambán. Desde la época de Marcelino Iglesias, Aragón había contado con dos representantes en la Ejecutiva federal: Eva Almunia y Lucía Gómez primero, y Susana Sumelzo y Carlos Pérez Anadón después. El PSOE aragonés se siente esta vez bien tratado. Se ha tenido en cuenta la propuesta de Javier Lambán para asumir la lucha contra el reto demográfico.

En el Comité Federal estarán, por decisión de Pedro Sánchez, Susana Sumelzo y Miguel Gracia, el presidente de la Diputación de Huesca. Los demás miembros se elegirán en el congreso del PSOE-Aragón, que se celebrará los días 6 y 7 de noviembre. Son miembros natos los integrantes de la Ejecutiva, Alegría y Pérez en este caso; Javier Lambán y Vicente Guillén, como portavoz de las Cortes.

Alegría figura entre los cuatro ministros que Sánchez sitúa en la Ejecutiva para darle una visibilidad orgánica mayor y reforzar la relación entre Ferraz y La Moncloa. En ninguno de los cuatro casos tendrán asignada una secretaría general. Su camino desde la Delegación del Gobierno en Aragón al Consejo de Ministros se empezó a diseñar en abril, cuando le encargaron redactar la ponencia de Educación para el 40 Congreso Federal, que defendió ayer en el cónclave ante sus compañeros. Llegó a Madrid con el respaldo de los socialistas oscenses.

A pesar de los recelos iniciales, la intención de Alegría no es dar la batalla a Lambán, que será proclamado secretario general del PSOE-Aragón en el congreso del 6 y 7 de noviembre, y repetirá, si él quiere, como cabeza de lista a las autonómicas de 2023.

El equilibrio en la federal se consigue al incluir a Pérez en el núcleo duro del partido. Se busca, también, frenar las aspiraciones de formaciones que emerjan de la España vaciada que, en el caso de Aragón, se presentarán a las autonómicas en 2023. Sánchez, en un gesto conciliador, refuerza la posición de los socialistas turolenses, aunque suponga romper la sintonía que ha tenido con Teruel Existe, del que depende para sacar adelante algunas de sus iniciativas en el Congreso.

Aunque se acercan posturas, hay elementos que a Lambán y a Sánchez aún les separan. El aragonés se siente próximo a Felipe González, al que considera uno de los políticos "más importantes de España". Respecto a la petición de más libertad de expresión que formuló el expresidente a Sánchez, Lambán aseguró que "no se ha impuesto ningún régimen de silencio en el partido". "Otra cosa es que los militantes hayamos sido bastante restrictivos a la hora de opinar y nos hayamos autoexigido una especie de silencio entendiendo que en algunos momentos la lealtad y la responsabilidad era no opinar", acotó. El momento ahora es otro. Y con un PSOE "vigoroso, sano, unido y con un liderazgo claro", abogó por opinar pero, como dice González: "Sabiendo de lo que se opina y opinando de lo que sabe, con mucho respeto a quien ejerce el poder".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión