Aragón
Suscríbete por 1€

protesta

Una manifestación con presencia aragonesa protesta en Madrid contra los megaproyectos de renovables

En su trayecto a Madrid, los manifestantes decidieron parar a mitad de camino para almorzar y volver a expresar en Zaragoza, frente a la Aljafería, su rechazo a estas instalaciones.

Vecinos de La Fueva, en la manifestación por las calles de Madrid.
Vecinos de La Fueva, en la manifestación por las calles de Madrid.
Eduardo Ezequiel

Varios cientos de aragoneses se han unido esta tarde a las reivindicaciones de otras 180 organizaciones de toda España en Madrid bajo el lema ‘Renovables sí, pero NO así’. Desde localidades del Pirineo y de Teruel, principalmente, se han hecho notar en una manifestación que ha recorrido varias calles del centro de la capital de España. 

Con gorras customizadas con placas solares de cartón, los habitantes del Pirineo presentes en la manifestación de Madrid provocaron la curiosidad de viandantes. Estos manifestantes instaban al Gobierno de España a una regulación "que proteja el paisaje y el modo de vida de los pueblos".

Previamente, los más de 200 habitantes del Pirineo que fueron a Madrid sembraron de placas el parque de la Aljafería. En su trayecto a Madrid, los manifestantes, entre ellos personas desde los 6 a 80 años, pararon a mitad de camino para almorzar y volver a expresar en Zaragoza, frente a la Aljafería, su rechazo a los macroproyectos fotovoltaicos de La Fueva, Jacetania, Alto Gállego, así como la línea de muy alta tensión de Ribagorza.

Frente a la Aljafería, los habitantes de La Fueva se han hecho notar entre los miembros de la asociación de Pdepirineo. Haciendo honor a su costumbre a la hora del almuerzo, sacaron los tambores para animar a la gente y dar comienzo a la jornada reivindicativa que terminará en la Puerta del Sol de Madrid.

Carmen, de 78 años, declaraba emocionada, que “nunca había visto a La Fueva tan unida”. Acompañada de sus nietos en el autobús, Jorge y Sara de 8 y 14 años, respectivamente, jugaban con los gorros de placas que llevan toda la semana montando. “Lo hemos pasado genial preparando la manifestación de Madrid”, contaba Sara. Para muchos de los niños que se han subido al autobús será la primera vez que pisan la capital de España y con ilusión juegan en las últimas filas, mientras los jóvenes ponen su música desde los móviles.

Ya en la capital de España, se unieron a las más de 180 asociaciones y plataformas ciudadanas que acudieron a la cita. Convocados por la Alianza Energía y Territorio (Aliente), han mostrado su preocupación por la incidencia que tienen los megaproyectos renovables en las zonas rurales, "donde la despoblación constituye un auténtico drama social, que se verá agravado con la invasión del territorio por un desarrollo industrial que no genera empleo en el entorno local y le resta atractivo como destino para nuevas iniciativas y proyectos de vida".

Bajo el lema 'Renovables sí, pero no así', las asociaciones convocantes de la protesta han destacado la necesidad de "una transición energética que ponga por delante los beneficios para las personas" y, de cara a las administraciones, trasladar la propuesta de una revisión completa del modelo energético "con un enfoque científico, medioambiental y social" para enfrentar el cambio climático.

En este sentido proponen "una transición hacia un modelo distribuido basado en el ahorro, la eficiencia energética y el autoconsumo, rechazando el modelo centralizado de renovables a gran escala, sin planificación ni ordenación territorial y sin participación ciudadana".

Aliente ha celebrado que miles de personas de todos los territorios hayan acudido a la concentración de Madrid. "Sin palabras, miles de personas de todos los territorios llenan Madrid. La manifestación supera todas las expectativas", ha indicado la organización en su cuenta de Twitter.

A la manifestación ha acudido la secretaria de Horizonte Verde y Revitalización del Medio Rural de Podemos, Irene de Miguel, y el secretario general de Galicia en Común y diputado de Unidas Podemos en el Congreso, Antón Gómez Reino.

"El necesario aumento del parque renovable debe venir acompañado de una ordenación más armónica y menos caótica. Estamos siendo testigos de cómo se alicata el medio rural de paneles fotovoltaicos, arrancando para ello olivos centenarios, desmontando regadíos e instalando aerogeneradores tan cerca de los municipios rurales que causan un grave perjuicio para sus vecinos y vecinas", ha señalado de Miguel.

Por su parte, Gómez Reino, ha destacado que "es imprescindible un modelo en el que evidentemente es fundamental transitar hacia energías renovables, pero estas energías renovables no pueden incidir en los problemas de especulación con la energía y de golpear al territorio, al patrimonio social, cultural, ambiental" de España, refiriéndose en especial a los macroparques eólicos que están proliferando en los diferentes territorios del país.

Para de Miguel lo que necesita el país es hacer una apuesta "más decidida por el autoconsumo y por las comunidades energéticas locales como motor de esta transición energética y no un desarrollo de las renovables sólo en manos del oligopolio". 

En este contexto, el Ministerio para la Transición Ecológica ha asegurado que es consciente de que incluso las tecnologías más limpias y sostenibles "tienen impactos visuales, acústicos y espaciales y requieren infraestructuras para llevar la energía desde donde se produce hasta donde se consume".

Para mitigarlo, el Ministerio ha destacado que trabaja en construir un modelo energético más distribuido y diversificado, promoviendo el autoconsumo o las comunidades energéticas locales. "Sin embargo, no podemos prescindir totalmente de los beneficios y eficiencias de los proyectos de mayor escala, que permiten aprovechar el recurso renovable donde es más abundante", han apuntado fuentes ministeriales.

En todo caso, el MITECO ha recordado que hay una normativa energética y ambiental garantista de ordenación del territorio que "solo autoriza proyectos respetuosos con el medio e incorpora las medidas correctoras necesarias". Cada proyecto debe superar una fase de información pública y someterse a una evaluación de impacto ambiental, que corresponde a la Administración del Estado cuando supere los 50 MW o se ubique en territorios de varias comunidades autónomas (puede suceder con los proyectos en áreas lindantes); en otro caso, les corresponde a ellas.

El MITECO ha aprobado una zonificación ambiental para los proyectos de energías renovables para orientar a los promotores y evitar proyectos en localizaciones de mayor sensibilidad ambiental. Esto es adicional a la evaluación de impacto a la que tienen que someterse todos los proyectos

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión