Aragón
Suscríbete

aragón

De cero a 43.407 euros: ¿cuánto cobran los alcaldes de los pueblos aragoneses?

En la Comunidad hay 455 regidores que no perciben dinero a cambio de las distintas gestiones y recados inherentes al cargo.

Vistas de Bailo, pueblo de Huesca
Vistas de un municipio oscense.
Laura Uranga

Es posible que dos alcaldes de localidades aragonesas con la misma población tengan sueldos distintos. Uno de ellos puede, incluso, no percibir euro alguno. Y el otro tener un sueldo que le permita vivir sin estrecheces. La nómina del regidor dependerá siempre de los máximos establecidos por ley, de si compatibiliza el cargo con otro en una institución superior, su dedicación parcial o exclusiva y, en última instancia, de lo que se haya decidido en el pleno municipal, donde se afina el salario dentro de los parámetros legales.

Los máximos responsables de las principales ciudades de Aragón cobran entre 50.000 y 81.388 euros. Los sueldos en los pueblos son por lo general mucho más modestos, aunque entre los municipios de la Comunidad de menos de 5.000 habitantes hay algunos que destacan sobre los demás. Es el caso de los regidores de El Burgo de Ebro (40.919,98 euros al año), Fuentes de Ebro y Mequinenza (43.407,14 euros en ambos casos), según el Ministerio de Hacienda a través del sistema de Información Salarial de Puestos de la Administración (ISPA). Se dan casos similares en la provincia de Huesca, como en Benasque (42.452,20 euros), Sallent de Gállego (40.117,42 euros) o Villanúa, enclave turístico de 451 habitantes cuyo alcalde ingresa 30.323,18 euros por una dedicación parcial.

Una situación parecida se da en Castelnou (160 habitantes), en Teruel, donde ostentar el bastón de mando con dedicación parcial supone unos ingresos de 30.187,05 euros. En Samper de Calanda (720 vecinos), la retribución del regidor por una ‘media jornada’ es de 23.872,78 euros. La provincia turolense es una de las que más alcaldes sin sueldo aglutina, hasta un total de 194. En el conjunto de la Comunidad hay 455 mandatarios que no perciben dinero por las distintas gestiones y recados inherentes al cargo..

En Aragón también se encuentran ciertos desequilibrios entre el bajo sueldo del alcalde y el volumen del censo de la localidad. La dedicación exclusiva en La Muela, de 5.800 habitantes, supone unos ingresos de 22.897,12 euros al año. En Ainzón, esta cifra se desploma hasta los 14.400 euros, casi la misma que se percibe en Alfamén (14.030,52) o Sobradiel (15.200,08), estos últimos casos a cambio de una dedicación parcial.

Loading...

El secretario de Estado es la clave

Las corporaciones municipales, como los clubes de fútbol de élite, tienen un límite salarial en función de distintos factores. Desde la Federación Española de Municipios y Provincias explican que la figura clave en el cálculo de las nóminas es la del secretario de Estado. Un puesto alejado de las pequeñas localidades, pero a las que influye de manera directa. “Los Presupuestos Generales del Estado determinarán, anualmente, el límite máximo total que pueden percibir los miembros de las Corporaciones Locales por todos los conceptos retributivos y asistencias”, detallan desde el ente.

La norma subraya que solo los responsables de las ciudades que superen el medio millón de habitantes pueden igualar los ingresos de un secretario de Estado, que de media ingresa 120.183,94 euros al año. Cuanto más baja es la población, menor es el sueldo máximo. De este modo, el regidor de un municipio con menos de 5.000 empadronados solo puede aspirar a un 40% de esa cifra, es decir, unos 48.073,57 euros, un límite con el que todos los ayuntamientos aragoneses cumplen de sobra.

Los miembros de corporaciones de población inferior a mil habitantes no tendrán dedicación exclusiva. “Excepcionalmente, podrán desempeñar sus cargos con dedicación parcial, percibiendo sus retribuciones dentro de los límites máximos señalados al efecto en la Ley de Presupuestos Generales del Estado”, detallan desde la FEMP.

¿Cómo lo ven los vecinos?

En un pueblo, como en una ciudad, siempre habrá alguien que cuestione la labor del ganador de los comicios. Y que, en consecuencia, cuestione el salario que pueda tener. “Sobre todo cuando perciba que su sueldo está alejado de lo que cobra la media de la ciudadanía. En ese caso los deslegitimará y podrá sentir cierta desafección de la política”, analiza Fernando Luesia Blasco, decano del colegio Profesional de Ciencias Políticas y Sociología de Aragón.

Pero ese vecino también apoyará al cargo público “si percibe que hay una carga suficiente para que esta persona cobre una cantidad apropiada”, añade el experto, quien recuerda que “en la mayoría de los pueblos pequeños de Aragón, las personas no cobran, ya que hay un claro componente vocacional con gente muy arraigada a su territorio”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión