Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Crónica política

El difícil equilibrio entre Alegría y Lambán en el PSOE federal

Todos dan por hecho que la ministra de Educación entrará en la Ejecutiva, el núcleo duro del partido, que sufrirá una profunda renovación.

El candidato a la DGA Javier Lambán y la aspirante a la alcaldía de Zaragoza Pilar Alegría.
Lambán y Pilar Alegría en una imagen de archivo
Francisco Jiménez

El PSOE federal dibujará su futuro en Valencia y aún desconoce qué papel jugará Aragón en su diseño. Certezas hay pocas, aunque todos dan por hecho que Pilar Alegría, la primera aragonesa ministra y mujer de confianza de Pedro Sánchez, entrará en la Ejecutiva, el núcleo duro del partido, que sufrirá una profunda renovación. Lejos de los convulsos 2016 y 2017, se anuncia el relevo de la guardia pretoriana del ‘no es no’ a Rajoy por savia nueva, joven y municipalista, con pasarelas entre La Moncloa y Ferraz. Y ahí aseguran que estará Alegría, que no ostenta ningún cargo orgánico en el PSOE desde que dejó la secretaría de Organización en Aragón que le confió Javier Lambán.

Acude al cónclave el PSOE aragonés con un talante conciliador distinto al del congreso de 2017, del que salió trasquilado y con Susana Sumelzo como única referencia. La continuidad de la diputada por Zaragoza en la Ejecutiva, tras siete años trabajando con Sánchez, está en el aire, y su salida podría dar entrada a un socialista aragonés, pero de Huesca, previa consulta a Miguel Gracia. Fernando Sabés, que el 11 de diciembre relevará a Antonio Cosculluela, centra las preferencias. Serían dos, por tanto, los aragoneses en la Ejecutiva federal, pero ninguno del entorno de confianza de Lambán.

Como cesión al secretario regional del PSOE-Aragón, le permitirían elegir a los zaragozanos y turolenses que formarán parte del Comité Federal, que también se escoge el domingo. De Huesca también se encargaría el presidente de la DPH, Miguel Gracia. En el máximo órgano de control político y de dirección también tienen silla los componentes de la Ejecutiva Federal, los barones del partido y los portavoces parlamentarios.

Aseguraba Lambán hace un mes que el "compañero" Pedro Sánchez tiene "las manos absolutamente libres" para hacer los equipos que considere más convenientes. Sin presiones. Pero siempre es positivo que la voz de Aragón se escuche en Madrid, donde se fija el rumbo del partido. Y más, cuando hay matices discordantes en la forma de entender el socialismo.

Lambán habla de un PSOE comprometido con la defensa a ultranza de la democracia liberal y la economía social de mercado, desde "posiciones moderadas y de centralidad" y con capacidad para "alcanzar grandes pactos en beneficio del país". En Aragón se cumple; a nivel federal, en la mayoría de las ocasiones, no.

Sin descartar algún que otro sobresalto, Lambán lleva meses sin alzar la voz contra Sánchez. Tal es su colaboración que Aragón quiere participar en la candidatura olímpica para los Juegos de Invierno de 2030 que ayudaría a encontrar un encaje de Cataluña en España. Y hay demasiadas cosas en juego.

Lambán, Sabés y la turolense Mayte Pérez encabezarán la delegación aragonesa al congreso federal de Valencia (del 16 al 19 de octubre), que estará integrada por 45 delegados (29 por Zaragoza, 9 por Huesca y 7 por Teruel), diputados y senadores. Entre ellos estarán el presidente de la DPZ, Juan Antonio Sánchez Quero, Lola Ranera, Teresa Ladrero, Darío Villagrasa, Martín Nicolás, Ana Becerril, Marta Aparicio, Horario Royo, Luis Felipe, Begoña Nasarre, Marcel Iglesias Cuarteto y María José Villalba, veteranos y jóvenes promesas para un partido moderado en Aragón que en Madrid se escora a la izquierda. Presentarán 160 enmiendas a la ponencia marco sobre despoblación y reto demográfico, mundo rural, municipalismo, transición ecológica y feminismo. Se hablará mucho de despoblación, y más aún de financiación, Estado autonómico y cogobernanza. La única aragonesa que participará de forma activa será Alegría, encargada de la ponencia de Educación.

Con la seguridad que acompaña a quien ostenta la Presidencia del Gobierno, Sánchez ‘venderá’ una imagen de unidad en el congreso. Empezará con una foto de familia con sus ministros y barones y lo clausurará con un mitin que se prevé multitudinario. Como el del PP; para no ser menos. Si no hay contratiempos, posarán juntos Lambán y Alegría, Alegría y Lambán, referentes de un socialismo que acerca o aleja a las personas según el momento. La paz está sellada, al menos por ahora, pero con recelos, porque hay heridas que ni siquiera el tiempo sana. Lambán seguirá en Aragón, dirigiendo la Comunidad. Alegría, en Madrid, consolidándose como sanchista, impulsando la Ley de FP y lidiando con la Ley Celaá.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión