Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

"Hay que normalizar la salud mental porque todavía sufrimos mucho estigma"

La Sala de la Corona del Pignatelli ha acogido la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemora el domingo, un acto organizado por Asapme y la Federación de Salud Mental de Aragón

Miembros de Asapme, los premiados, la consejera de Sanidad y representantes institucionales, antes de acceder a la Sala de la Corona del Pignatelli.
Miembros de Asapme, los premiados, la consejera de Sanidad y representantes institucionales, antes de acceder a la Sala de la Corona del Pignatelli.
Francisco Jiménez

"Hay que normalizar la salud mental porque quienes sufrimos esta enfermedad nos enfrentamos todavía a mucho estigma. Somos personas capaces, podemos llevar una vida normalizada, con un tratamiento adecuado, una higiene del sueño...". Y para ello, recuerda Ana Iritia, presidenta de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (Asapme), es fundamental contar con más profesionales, puesto que la ratio en la Comunidad es inferior a la media europea.

Para conmemorar el Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra el domingo y que este año lleva por lema ‘La salud mental, un derecho necesario’, se ha puesto en evidencia que la pandemia del coronavirus ha aumentado las demandas asistenciales relacionadas con esta enfermedad, según ha recordado la consejera de Sanidad, Sira Repollés, que ha participado en el acto organizado este jueves por Asapme y la Federación de Salud Mental de Aragón en la Sala de la Corona del Pignatelli. En este evento se han entregado los premios Asapme, que en esta edición han recaído en Isabel Irigoyen, psiquiatra del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa y coordinadora de la Estrategia de Prevención del Suicidio del Gobierno de Aragón, y el Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora Del Carmen.

Celebración del Día Mundial de la Salud Mental, en la Sala de la Corona del Pignatelli.
Celebración del Día Mundial de la Salud Mental, en la Sala de la Corona del Pignatelli.
Francisco Jiménez

En el acto han participado Ana Iritia, presidenta de Asapme; Conchita López Cordero, presidenta de la Federación de Salud Mental Aragón; y Guillermo Lahera, profesor titular de Psiquiatría en la Universidad de Alcalá y encargado de la conferencia central.

Para Repollés, es importante dar visibilidad a esta enfermedad y reconocer el trabajo de quienes trabajan en la salud mental, "no solo en la prevención sino en la detección precoz, tratamiento y en la red de rehabilitación posterior que hace que estos enfermos tengan un proyecto de vida y puedan integrarse en la sociedad". "Hay que luchar contra el estigma y tenemos que lanzar un mensaje positivo, de empoderamiento, de estas personas y de sus familias", ha añadido.

En este sentido, Ana López Trenco, médico y gerente de Asapme, ha apuntado que "la salud mental es un problema de salud pública de primera magnitud que afecta a una de cada cuatro personas". Por ello, requiere "abordar los problemas de una forma integral, disponiendo de los recursos sanitarios necesarios, con la ratio adecuada de psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales o terapeutas ocupacionales, que dista todavía de los porcentajes que se tienen en Europa, aunque nos consta que el Gobierno de Aragón está haciendo un verdadero esfuerzo para cambiar y revertir esta situación". Respecto al número de psicólogos, la Comunidad, con una ratio de cuatro en la sanidad pública cada 100.000 habitantes, está por debajo de España (6) y Europa (18). "Queremos hacer hincapié sobre los derechos en cuanto a la normalización de quien tiene este tipo de trastorno: un acceso a una vivienda digna, a un trabajo que permite la autonomía e independencia para desarrollar un proyecto de vida y un cambio de conciencia social", ha destacado.

La covid ha sacado a la luz muchas enfermedades mentales y, tal y como ha destacado la consejera, ha tenido efecto sobre la salud mental de los ciudadanos, con un aumento de los casos de trastorno mental grave y de depresiones: "La pandemia ha sido dura para todos, porque ha modificado nuestros comportamientos y forma de relacionarnos, pero especialmente a las personas más vulnerables, aquellas que sufren algún tipo de enfermedad mental". Para Repollés: "Tenemos que luchar por darles tratamiento, integrarlas socialmente y trabajar en la detección precoz, para eso tenemos la estrategia de prevención del suicidio, y desde luego potenciar y consolidar la red de rehabilitación".

La angustia, incertidumbre ante la enfermedad, la crisis económica o el paro que han conllevado la pandemia de la covid han agravado los riesgos de la salud mental. Para la gerente de Asapme: "Por un lado hemos sido conscientes de nuestra vulnerabilidad. Ante vicisitudes podemos ver resquebrajada nuestra propia salud mental". Ha tenido un impacto sobre los trabajadores que han estado en primera línea atendiendo a pacientes covid, pero también sobre los enfermos crónicos, "que han visto cómo se retrasaban los tratamientos y el abordaje a sus problemas de salud". Para López Trenco, "estudios recientes están demostrando que el 78% de estos pacientes han tenido un sufrimiento psíquico importante".

Iritia ha añadido, a su vez, que el Día Mundial de la Salud Mental es, también, una reivindicación para que estos enfermos puedan llevar "una vida más adecuada" y que "no estén tan estigmatizados". "Yo soy una persona con enfermedad mental. Y he notado que todavía falta mucho", ha afirmado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión