Aragón
Suscríbete

La falta de camareros se agudiza y obliga a traer trabajadores de otras provincias

Las ‘no fiestas’ y la reactivación de bodas y congresos han agravado el problema.

Los hosteleros de Aragón aseguran tener cada vez más problemas para encontrar camareros.
Los hosteleros de Aragón aseguran tener cada vez más problemas para encontrar camareros.
Toni Galán

La falta de camareros se ha agudizado a las puertas de las ‘no fiestas’ del Pilar. Solo en los últimos fines de semana se habrían necesitado, según estimaciones del sector, «entre 50 y 70 más» para atender con las máximas garantías todas las bodas y celebraciones agendadas, la mayoría aplazadas por la pandemia.

El problema, reconoció el gerente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia, Luis Femia, «se ha cronificado». «En las últimas semanas se han juntado varios factores, desde la vuelta de las vacaciones hasta la relajación de las restricciones, los congresos, las celebraciones aplazadas y la proximidad de las ‘no fiestas’ del Pilar», afirmó.

La prolongación de las medidas anticovid, que mantienen a bares y restaurantes al 50% de su capacidad en el interior y prohíben el uso de barras, ha hecho que un importante porcentaje de los trabajadores que estaban en ERTE «hayan pedido la baja voluntaria y se hayan reinsertado en otros sectores o nichos de actividad». «Conforme se han ido levantando se ha visto que no había mano de obra para absorber la demanda, o que la existente carecía de experiencia o de cualificación», agregó Femia.

Las 'no Fiestas' y la reactivación de bodas y congresos han agravado el problema

Ante este escenario, la asociación ha optado por intensificar las campañas de formación. «Hemos creado una línea específica con nociones básicas de sala y de cocina a fin de dar a los interesados unas herramientas con las que desempeñarse en el sector», indicó. La mayor parte de los estudiantes son gente desempleada o en formación que aún no ha tenido un primer empleo, así como personas que trabajaban en la hostelería «de forma eventual» y ahora quieren desarrollar una carrera en el sector.

Según Femia, hasta un 80% de las empresas tienen déficits de personal. «En las más pequeñas han sido los propios autónomos los que han asumido la carga extra tras la covid», indicó el gerente de Cafés y Bares. En su opinión, la crisis sanitaria tiene que ser un punto de inflexión. «Tenemos la responsabilidad de plantear auténticas carreras profesionales; que la hostelería no se vea como un sector de paso», apuntó.

Difícil solución a corto plazo

El ‘déficit’ de camareros no se ciñe únicamente a Zaragoza. «Está costando mucho encontrar gente. En el medio rural, todo es más complejo y tiene difícil solución a corto plazo», afirmó Fernando Martín, presidente de Horeca Zaragoza. A su entender, este es un problema «grave y estructural al que se han sumado todas las distorsiones generadas por la pandemia». «En Zaragoza aún puedes encontrar gente, pero en La Almunia, donde yo estoy, estamos teniendo que llamar a personas de Huesca o de Madrid. Si un jueves nos llama para comer un autobús de turistas les tenemos que decir que no. Hay sitios que están desbordados», dijo.

En Huesca, la situación es muy similar. «No puede ser que teniendo tantas escuelas de hostelería a nivel nacional no tengamos recursos humanos. Tras la pandemia, nos hemos encontrado una parte del sector desestructurada. Es un problema de falta de valores sociales. Va a costar muchísimo volver a organizarlos», opinó Carmelo Bosque, presidente de la Asociación Provincial de Hostelería de Huesca.

Tormenta de ideas

Teruel Empresarios Turísticos también trató esta problemática en su último comité, celebrado esta semana. «En la capital no encontramos gente, y en pueblos como Bello o Ariño es prácticamente imposible. Hemos hecho una tormenta de ideas y ahora estudiaremos cada una de las aportaciones. Se ha planteado, por ejemplo, la posibilidad de hablar con casas de acogida para formar a jóvenes sin recursos y que aprendan un oficio» contó su presidente, Roche Murciano.

Las mayores deficiencias se dan «con los extras de banquetes», ya que se han reactivado las bodas y se están celebrando las comuniones de mayo, pero también falta personal de cocina o recepcionistas que dominen varios idiomas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión