Aragón
Suscríbete

coronavirus

"Habría que saber por qué motivos no se vacunan y reorientar las estrategias"

Epidemiólogos y profesionales sanitarios recuerdan que el virus sigue circulando y hay que aumentar las coberturas de vacunación para evitar la transmisión.

Carteles informativos en el centro de salud Actur Norte que informan que se puede vacunar sin cita previa.
Carteles informativos en el centro de salud Actur Norte que informan que se puede vacunar sin cita previa.
Guillermo Mestre

Cinco expertos aragoneses, epidemiólogos y profesionales sanitarios, analizan las consecuencias que implican las altas coberturas de vacunación en Aragón, las estrategias que hay que adoptar para seguir sumando nuevas adhesiones a la campaña de inmunización contra la covid y el escenario que marcará la gestión de la pandemia en esta nueva etapa.

FEDERICO ARRIBAS

Secretario de la Sociedad Española de Epidemiología y profesor de Salud Pública en el campus de Huesca

«Hay que fomentar y facilitar la vacunación en franjas de edad con menor cobertura, mantener medidas no farmacológicas básicas y relajar las restricciones de forma prudente y atendiendo a los indicadores epidemiológicos. Así se podrán aumentar algo más las coberturas y controlar los riesgos, que hoy por hoy no son cero. Lo esperable es que siga habiendo casos aislados o pequeños brotes. Tenemos en pocos días los actos culturales ligados al Pilar y podría haber riesgo si no se mantienen las medidas de distancia y el uso de mascarilla, en especial en interiores. Habrá que estar muy atentos a cambios en la tendencia. Hay que tener sentido común. Además, pronto empezará la campaña de gripe y se recomienda vacunarse. Otro tema es la situación en países no europeos donde las coberturas son casi nulas, por ello es importante la cooperación internacional».

ENRIQUE BERNAL

Investigador sénior del IIACS, asesor de Sanidad y colaborador del Observatorio de Sistemas y Políticas de la OMS en Europa

«Una cifra tan alta de vacunación reduce las posibilidades de transmisión comunitaria, aunque hay algunas zonas básicas de salud en Aragón que tienen coberturas del 60% y allí encontraremos bolsas de población susceptibles que pueden provocar algún brote. Es muy difícil ganar coberturas del 90% en todos los grupos. Estaremos en el entorno del 75% al 85% en las personas por debajo de 50 años, y subir de ahí será casi imposible. Por tanto, en los más jóvenes, que tienen más movilidad potencial, veremos casos. Eso sí, con un impacto casi irrelevante para su salud. Hay tres estrategias que se han mostrado útiles: facilitar horarios (que no haya cita previa sino espacios para vacunación abiertos todo el día en los lugares donde las coberturas son bajas), llevar la vacuna al trabajo (funcionó bien en mataderos y explotaciones hortofrutícolas) y utilizar mediadores sociales y culturales y líderes naturales para persuadir a las poblaciones renuentes por motivos culturales o religiosos. Una séptima ola es posible, de crecimiento lento y no muy profundo, porque aunque hay mucha población inmunizada queda mucha susceptible –un 25% de entre 12 y 50 años– y todos los menores de 12. No sabemos con certeza cuántos hemos pasado la enfermedad de forma asintomática o leve, y ese 25% podría ser menor».

INMA CUESTA

Secretaria de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas y miembro del grupo de trabajo que elabora la Estrategia de Vacunación

«El objetivo era alcanzar coberturas altas, pero el más importante es que cada vez hay más personas protegidas frente a la enfermedad que transmite el SARS-CoV-2. Evitaremos la transmisión del virus, la aparición de variantes y el padecimiento de la enfermedad con consecuencias colaterales. Llegados a este nivel de cobertura, las estrategias tratan de captar, precisamente, a quienes por diferentes motivos no se han vacunado, facilitando el acceso, animando, y llevando las dosis donde realmente existen personas vulnerables no inmunizadas. Identificar los lugares, incluso centros escolares donde hay menor adhesión, me parece un aspecto muy importante que las autoridades sanitarias deberían tener en cuenta. No hay que bajar la guardia: utilizar la mascarilla, mantener las distancias y continuar con la vacunación, porque funciona».

NACHO DE BLAS

Epidemiólogo veterinario y profesor de la Universidad de Zaragoza

«La consecuencia fundamental del elevado grado de cobertura de vacunación es que se reducirá la presión asistencial, sobre todo a nivel de nuevas hospitalizaciones. Observando los datos, la estancia promedio en planta en el último año era de 13,6 días y en uci, de 35,1 días. Es decir, que cuando alguien es hospitalizado (la mayoría personas sin vacunar) va a estar ocupando un par de semanas una cama en planta. Creo que hay margen de mejora entre los 20 y 44 años, pero habría que analizar los motivos por los que no se están vacunando: falta de confianza en la vacuna, ausencia de percepción de riesgo de enfermar, mala información, desidia, falta de tiempo... Lo primero sería conocer sus motivos. Si es por falta de tiempo o necesidad de desplazamientos habría que habilitar vacunaciones en centros escolares y de trabajo, o aumentar los horarios. Si es por falta de confianza en la vacuna o baja percepción del riesgo lo adecuado sería una campaña informativa dirigida a esos grupos. Otra opción es que se requiera el certificado de vacunación para acceder a servicios, actos o recintos. Aquí hay problemas de tipo legal que impiden aplicarlo».

TERESA TOLOSANA

Presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Zaragoza

«Tenemos que felicitarnos por esta cobertura: es la primera vez que una campaña de vacunación alcanza estos porcentajes cuando hablamos de población general. Ha sido un gran esfuerzo, y mis compañeras enfermeras han puesto mucha dedicación en llevar a cabo todo este proceso. Las consecuencias ya se han demostrado en esta última ola, la mortalidad y los ingresos en hospital han bajado mucho proporcionalmente al número de positivos. Conseguir un 100% de cobertura es algo que desearíamos todos, pero no lo creo posible; pero tal vez el techo tampoco esté en el 90%, sino en un porcentaje más alto. El reto ahora sería concretar por qué ese 10% no se ha vacunado y dirigir las estrategias en ese sentido. El riesgo de una séptima ola existe y es muy real, pero espero que aunque el número de casos vuelva a aumentar no lo haga el de ingreso con patología grave».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión