Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Récord de lluvias y de calor: así ha sido el verano más raro de Teruel

La Comunidad aragonesa está experimentando cada vez más el influjo del clima mediterráneo, con una clara división entre el norte y el sur. Las noches tropicales se ha multiplicado por seis con respecto a los años 80.

Gente refrescándose en la fuente del Torico de Teruel
Gente refrescándose en la fuente del Torico de Teruel
Jorge Escudero

La Comunidad aragonesa está experimentando cada vez más el influjo del clima mediterráneo, con una clara división entre el norte y el sur, una tendencia que se ha visto acentuada este verano en el que la capital de Teruel ha batido su propio récord de calor, con 41,3 grados de temperatura máxima, de precipitaciones, con 222 litros/m², y de tormentas, 26 días.

Este es el balance que ha presentado este viernes el director territorial de la Agencia Estatal de Meteorología en Aragón (Aemet), Rafael Requena, una vez concluida la estación veraniega, que en su conjunto ha tenido un carácter ligeramente húmedo gracias a las lluvias acumuladas en la provincia de Teruel y, en cambio, "casi" normal en cuanto a temperaturas, con una anomalía media de 0,3 décimas por encima de la media del periodo de referencia (1981-2010).

En concreto y en cuanto a precipitaciones, junio fue húmedo en general y julio y agosto secos, con un reparto desigual por efecto de las tormentas y una variación en su distribución territorial, con relación a la normal, que oscila entre el 49 % menos de lluvia registrada en Hecho y el 174 % más de Calatayud, lo que arroja un superávit de 6 litros/m² para el conjunto de Aragón.

Las temperaturas fueron normales en junio y julio y cálido en agosto, por lo que en conjunto el trimestre presenta un carácter ligeramente cálido, y unas anomalías que van de los 0,1 grados menos de Daroca y Sabiñánigo a los 1,8 grados positivos con respecto a las normales de Albarracín.

Por capitales de provincia, el balance en el observatorio de Zaragoza/Aeropuerto es de 5,5 litros/m² de precipitaciones por debajo de la media y 0,5 grados positivos, con una media de 24 grados, por lo que este verano ha sido normal en precipitaciones y cálido; y en Huesca Pirineos se ha registrado un 12 % más de agua (húmedo) y los 23,2 grados han sido los normales.

El observatorio de Teruel arroja un balance de un verano extremadamente húmedo, con 222 litros recogidos, un 118 % más, datos que lo sitúan como el más lluvioso desde 1981, y 1,1 grados de anomalía positiva (muy cálido) y una media de 22,1 grados, con el récord de 41,3 grados de máxima alcanzados el 14 de agosto.

Concluido también el año agrícola el pasado 31 de agosto, los porcentajes de precipitación acumulada con respecto a la media presentan en el conjunto de Aragón un promedio de un 4 % menos, con totales pluviométricos, en relación a la normal, que oscilan entre 54 % menos recogidos en La Almolda y el 67 % más de Calatayud, y un déficit promedio de 33 litros/m² para todo Aragón.

Periodo en el que el sur de Teruel ha estado "claramente" por encima del conjunto de Aragón, con un balance de 523 litros/m² frente a los 367 de media, un volumen que ya se había alcanzado en el mes de mayo, ha destacado Requena.

A nueve días de finalizar el Año Hidrológico, el director territorial de la Aemet ha señalado que Teruel ha presentado la anomalía más marcada de la península, mientras que Huesca ha recogido 371 litros, 109 menos de lo normal y Zaragoza ha terminado con 301 litros, 21 menos.

Este verano se han vivido 29 noches tropicales, cinco en el mes de septiembre en Zaragoza cuando, como ha destacado Requena, en los años 80 se sufrían en torno a 5.

Respecto a la primera quincena de septiembre, las temperaturas, según Requena, han estado por encima de la media, y entre el 31 de agosto y el 1 de septiembre "cayó casi toda la precipitación del mes" tanto en Zaragoza como en el resto de las provincias.

Son fenómenos asociados al cambio climático, es decir, cada vez hay más episodios extremos, "no es que llueva más es que la lluvia se concentra en episodios más concretos", ha resumido Requena, quien no obstante ha apuntado que el actual temporal que afecta a la península apenas se notará en Aragón, salvo en el norte, con precipitaciones que mañana podrán ser intensas en los Pirineos, territorio al que también le puede afectar la llegada de un frente el lunes.

Las previsiones para el trimestre de septiembre-octubre-noviembre es que las temperaturas estén por encima de lo normal, salvo en el norte, mientras que no hay anomalías significativas en cuanto a las precipitaciones.

En el conjunto del trimestre otoñal es que haya una mayor probabilidad de que la temperatura media se encuentre en el tercil cálido en toda España, con probabilidades más altas cuanto más al este y es más probable que la precipitación se encuentre en el tercil seco en toda España, con menor probabilidad cuanto más al este.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión