Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

truficultura

Trufa negra, más allá de Teruel

La provincia de Zaragoza alberga diversas zonas de cultivo de trufa negra. Para analizar su situación y contribuir a su desarrollo, el CITA y la DPZ han suscrito un nuevo acuerdo de colaboración.

Los investigadores seleccionarán parcelas colaboradoras para realizar ensayos de truficultura.
Los investigadores seleccionarán parcelas colaboradoras para realizar ensayos de truficultura.
CITA

La Diputación de Zaragoza y el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) firmaban esta semana un nuevo convenio de colaboración para mejorar la eficiencia de la producción y la innovación agroalimentaria de la trufa negra (‘Tuber melanosporum’) en la provincia de Zaragoza. En virtud de este acuerdo, la DPZ aportará 100.000 euros para financiar distintas actividades, en las que también participará la Asociación de Truficultores Asociados de las Comarcas de Zaragoza (Truzarfa).

Algo que para los investigadores del CITA supone "un espaldarazo" para su trabajo y para el desarrollo de la trufa negra que, si bien tiene en Teruel su epicentro mundial, también se está desarrollando en las provincias de Zaragoza y Huesca. "Normalmente, a los investigadores se nos evalúa por nuestras publicaciones, pero es cierto que la sociedad nos valora por lo que les podemos aportar y, en este caso, lo que vamos a hacer con la trufa puede ser un modelo para otro tipo de estudios", explica Pedro Marco, uno de los investigadores del CITA que trabajará en este proyecto junto a Sergio Sánchez, Sergi García Barreda, y Eva Tejedor. Ellos serán los responsables de la ejecución de todas las investigaciones y actividades propuestas en este convenio. Seleccionarán parcelas colaboradoras en la provincia de Zaragoza para ensayos de truficultura; detectarán problemáticas y demandas del sector referente al cultivo de la trufa y su comercialización; y crearán una metodología para establecer la calidad de las trufas y los productos trufados.

El convenio se desarrollará durante la presente temporada en tres ejes principales: el análisis de la situación actual del sector, la investigación en truficultura y, por último, la formación y transferencias en materia de trufa y truficultura, todo ello en la provincia de Zaragoza. El objetivo de este convenio es que todos los truficultores de la provincia de Zaragoza participen activamente en la toma de decisiones en investigación y formación canalizada a través de este acuerdo.

Se llevará a cabo un plan estratégico de la trufa en la provincia de Zaragoza para conocer la situación actual del sector en la provincia, saber que necesidades tiene y establecer unos objetivos a futuro. El primer objetivo en investigación será relacionar qué influencia tienen los microorganismos presentes en el suelo y adheridos a las raíces y a las trufas con la producción de estos hongos. La primera de estas actividades será un curso que ayude a los truficultores a identificar correctamente las diversas especies de trufa. "En algunos casos se cuela alguna trufa de otra especie que coloniza las plantaciones de trufa negra e impide que esta última se desarrolle, por lo que los cultivos pierden rentabilidad", explica Pedro Marco. Posteriormente, tendrá lugar una formación de adiestramiento de perros truferos.

Por último, se celebrarán cursos y seminarios para abordar todas aquellas preguntas que surgen durante el cultivo y hasta la comercialización, con el fin dotar de conocimientos a los truficultores de la provincia. "Queremos analizar aspectos como la tipología del truficultor o ver cómo podemos mejorar el sistema de distribución, porque el número de empresas actualmente es muy bajo", añade Pedro Marco.

Otros convenios anteriores

El CITA y la DPZ ya firmaron otros dos convenios de colaboración en los años 2013 y 2014 que sirvieron para financiar un estudio para conocer las áreas de la provincia en las que ecológicamente se puede desarrollar la trufa negra -mapa de distribución del hábitat de este hongo- y otro para ubicar los territorios zaragozanos óptimos para la truficultura -mapa para el cultivo de la ‘Tuber melanosporum’-.

Según datos oficiales, en Aragón existen unas 10.000 hectáreas de cultivo de trufa (unas 7.000 en Teruel, 2.000 en Zaragoza y 1.200 en Huesca). Sin embargo, para los investigadores esta cifra puede no ser del todo precisa, ya que es necesario cruzar datos de diferentes bases y sobre explotaciones de diferentes características para poder obtener la cifra exacta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión