Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

investigación

El Hospital Miguel Servet analiza la eficacia de la vacuna de la covid con pruebas a 185 sanitarios

Forma parte de un estudio internacional en el que también se analizan factores de riesgo en la transmisión de la infección.

Sandra Dueñas, Noelia Terren, Cristina Carrasco, Ignacio Ezpeleta, Lourdes Roc, Antonio Rezusta, Nieves Martínez, Ana Milagro, Miriam Latorre, Yolanda Gracia, Mª Carmen Martínez, Laura Clusa.
Sandra Dueñas, Noelia Terren, Cristina Carrasco, Ignacio Ezpeleta, Lourdes Roc, Antonio Rezusta, Nieves Martínez, Ana Milagro, Miriam Latorre, Yolanda Gracia, Mª Carmen Martínez, Laura Clusa.
Francisco Jiménez

El Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza estudia la eficacia de la vacuna contra la covid entre el personal sanitario –uno de los primeros colectivos que la recibió y que está en mayor contacto con el virus– como parte de un estudio multicéntrico impulsado por Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). Más de diez países participan en este proyecto, en el que los especialistas aragoneses también medirán el riesgo de transmisión de la infección.

Para ello, antes del verano se hizo un primer reclutamiento, con 115 trabajadores. "De todas las categorías –administrativos, celadores, auxiliares, enfermeros, médicos...– y también de todas las áreas del hospital", detalla Ana Milagro, una de las investigadoras principales –junto a Miriam Latorre– y también responsable del área de biología molecular del hospital. Siguiendo los mismos parámetros, en septiembre se ha ampliado la muestra con otros 70 profesionales, alcanzando una participación de 185.

"Desde el ECDC contactaron con nosotros porque ya hemos trabajado en otros proyectos de este tipo, como es el estudio de la eficacia de la vacuna de la gripe", recuerda la también investigadora del IIS Aragón, Miriam Latorre. Los participantes deberán hacerse una PCR semanal, que se repetirá en caso de tener sintomatología compatible con la covid –tos, fiebre, dificultad respiratoria, pérdida de olfato o gusto...–, si han estado expuestos a un caso confirmado o cuando deban iniciar cuarentena tras convertirse en un contacto estrecho. "Ha sido una sorpresa la buena aceptación que ha tenido el estudio", recalca Milagro.

Además, al inicio del estudio, los participantes deben de rellenar un formulario electrónico. "Se les consultará sobre variables sociodemográficas, datos clínicos, tipo de trabajo que llevan a cabo, equipos de protección utilizados, factores de exposición -por ejemplo, si los miembros de la unidad facilitar están vacunados, el tipo de transporte que utilizan, vida social, entre otras cuestiones", especifica Latorre. En el supuesto de que se confirme una infección activa o haya algún cambio en la situación del participante, este deberá cumplimentar un cuestionario adicional "tanto desde el ordenador como a través del teléfono móvil". Al inicio y de manera mensual todos los participantes deberán proporcionar una muestra para el estudio de serología. La duración total del estudio será de unos seis meses.

"Cuando han estado de vacaciones, incluso se han hecho ellos las tomas de muestra para las pruebas de PCR para continuar con el estudio", especifica Milagro. No obstante, de manera ordinaria, las muestras se recogen por parte del personal colaborador de Salud Laboral –dirigido por Ignacio Ezpeleta– unidad que forma parte del equipo de investigadores de este proyecto, junto con parte del grupo de Microbiología, liderado por Antonio Rezusta, donde se realizan los análisis..

Primeros resultados, en octubre

La idea, anuncia Latorre, es que en octubre se puedan tener los resultados preliminares, aunque la recogida de datos completa no finalizará hasta el mes de enero. "El tratamiento estadístico de los datos está centralizado en Europa, por lo que el análisis suele ser rápido", confirma. En este sentido, detalla, el objetivo es conocer qué inmunidad se adquiere y cómo va variando a lo largo de los meses, además de valorar los riesgos de exposición. Por lo que este análisis podría ayudar a determinar si es necesario poner dosis de refuerzo de la vacuna, cuándo hacerlo y a qué colectivos.

De momento, en Aragón se comienza esta semana a poner una dosis adicional a los pacientes inmunodeprimidos –personas con trasplante de órgano sólido, receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos y las personas en tratamiento con fármacos anticovid–. En total, unos 4.000. Además, la Consejería de Sanidad mantiene su apuesta por que se ponga una inyección de refuerzo a los mayores que viven en residencias. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión