Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

educación

El colegio de Casetas afectado por una sima comienza el que puede ser su último curso antes de las obras del nuevo

Las familias del CEIP Ricardo Mur esperan el inicio del futuro edificio estos meses, tras años de reivindicaciones. Tiene un presupuesto de 4,67 millones de euros.

Colegio CEIP Ricardo Mur de Casetas.
Colegio CEIP Ricardo Mur de Casetas.
Laura Uranga

El barrio zaragozano de Casetas cuenta con dos colegios públicos y uno concertado. El CEIP Ricardo Mur, construido en los años setenta, espera estrenar nuevo edificio en 2022, el último plazo del reivindicado proyecto, que supondrá el traslado del centro a una nueva ubicación ya que el actual lleva años afectado por las grietas que produce una dolina que hay en el terreno. Las familias cuentan con que las obras comenzarán este curso y el año que viene estará terminado. 

"Nos han dicho que para diciembre de 2022 tiene que estar construido", explican desde la asociación de madres y padres de alumnos (AMPA) del centro, sobre el último plazo que les dio el Gobierno de Aragón. En los últimos años ha sido la principal reivindicación de las familias, desde que se empezaron a detectar las primeras grietas, que terminaron por obligar a tirar una esquina del edificio y a cerrar algunos espacios. Desde el Gobierno de Aragón han reconocido que la pandemia de covid-19 ha retrasado la licitación, pero el objetivo es que esté terminado "a finales del año que viene" ya que "se va a construir entero, no por fases". El plazo de ejecución es de 12 meses y se levantará sobre unos terrenos del Ayuntamiento de Zaragoza. 

Inspecciones periódicas de las grietas

En cuanto al estado del edificio, desde el departamento de Educación explican que las revisiones "se hacen periódicamente" y que "fue el propio servicio provincial de Educación el que detectó los problemas estructurales en el centro, solicitó un informe y ha realizado inspecciones periódicas para comprobar su estado". El antiguo edificio se demolerá y en esos terrenos no se volverá a edificar ya que se dejarán como zona verde, según se ha venido anunciando.

Algunas familias llevan escuchando hablar del nuevo colegio desde que matricularon a sus hijos y algunos han pasado al instituto sin estrenar colegio. Desde la AMPA y el centro les informan de los pasos que se van dando. "Hay muchos padres que no se lo creen por mucho que les vayamos diciendo que esta vez, sí", reconocen desde la asociación de padres y madres.

El AMPA cree que esta vez será la definitiva. "Ahora sí que van cumpliendo los plazos", afirman desde la AMPA. Confían en las revisiones que hace el Gobierno de Aragón periódicamente para vigilar el estado del terreno sobre el que se asienta el edificio construido en la calle Galicia, en el límite con el término municipal de Utebo. "Cada seis meses hacen inspecciones. El colegio nos tiene informados", aseguran. En el edificio hay instalados "fisurómetros que miden si la tierra se mueve", indican, en referencia a los aparatos 'colgados' en las grietas para ver si se notan cambios. "Sigue cerrada la biblioteca", ponen como ejemplo de algunos de los espacios que no se han podido utilizar en los últimos cursos.

El nuevo colegio

Infografía del nuevo colegio Ricardo Mur.
Infografía del nuevo colegio Ricardo Mur.
Gobierno de Aragón

Las familias imaginan que el año que viene tocará hacer mudanza del viejo edificio de la calle Galicia al nuevo de la calle Baleares una vez comenzado el curso. El nuevo CEIP Ricardo Mur se ubicará  junto al instituto de secundaria IES Ángel Sanz Briz, los pabellones municipales y el centro de salud. El proyecto que tiene la DGA incluye un presupuesto de 4,67 millones de euros. Cuenta con una superficie de unos 4.800 metros cuadrados, de los que alrededor de 3.500 son construidos, repartidos en seis unidades de Educación Infantil, 12  de Primaria, comedor, cocina, gimnasio, biblioteca y sala de usos múltiples, entre otros espacios.

"Está previsto el inicio de la construcción en las próximas fechas, tras la formalización del contrato de obras y de los contratos de las direcciones facultativas", han informado desde Educación, sin precisar un día concreto. El espacio donde se ubicará el futuro centro ya está libre porque la plaza de toros portátil que se solía instalar se está terminando de montar en otro lugar. El ruedo se encuentra ahora al final del céntrico paseo Ciudadano (antigua carretera de Logroño), junto al nuevo parque de bomberos y las piscinas municipales.

El proyecto de Educación dibuja un edificio apaisado de una altura "que contiene los espacios de mayor tamaño y uso compartido entre infantil y primaria". Estos son el vestíbulo principal, la biblioteca, la sala de usos múltiples, el aula de psicomotricidad y el comedor. En el frente se proyectan los distintos accesos al centro. En los extremos este y oeste se prevén respectivamente el acceso de carga y descarga de la cocina y el acceso a las plazas de aparcamiento, según recoge el proyecto. El aulario de infantil se organiza mediante una planta en forma de 'L' abierta al patio de infantil.

Las aulas de primaria se organizan en las dos plantas superiores y reproducen el modelo de organización en 'L' del aulario de infantil. En este sentido, las doce aulas se abren a los espacios exteriores, situándose en la parte posterior las de música, plástica, informática y desdobles, detalla el estudio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión