Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Sebastián Contín quiere que Pedro Navarro reconozca que dijo falsedades sobre él y le pida perdón

Si no hay acuerdo en el acto de conciliación, el acusado presentará una querella criminal por supuestas calumnias.

Pedro Navarro y Sebastián Contín.
Pedro Navarro y Sebastián Contín.
HA

No hay acuerdo entre Sebastián Contín y Pedro Navarro y, si no prospera el acto de conciliación que está previsto que se celebre este viernes, los dos se verán las caras en los tribunales. El exdiputado del PP en las Cortes de Aragón y el parlamentario del PP en el Congreso por Zaragoza mantienen un agrio enfrentamiento desde hace tiempo. Sus desavenencias públicas se han avivado desde que a finales de junio Contín decidió acusar a Navarro de referirse a él como un "delincuente" y acusarlo de "haber amenazado a una joven militante con difundir vídeos que tenía de contenido sexual". Tras renunciar a su acta en las Cortes de Aragón de forma voluntaria en el año 2020, el exdiputado decidió, en esta ocasión, ir a los tribunales.

En el acto de conciliación, Contín exige a Pedro Navarro que reconozca que todo lo que dice de él es falso y que se avenga a comunicarlo públicamente en la próxima junta directiva del Partido Popular de Zaragoza. También le pide una disculpa pública y, de manera simbólica, una indemnización de un euro en concepto de daños morales. De no hacerlo, en el escrito remitido a un juzgado de primera instancia de Zaragoza, anuncia que procederá de forma inmediata a interponer contra él una querella criminal por supuestos delitos de calumnias e injurias.

El exdiputado explica al juez que las acusaciones de Navarro le han causado múltiples perjuicios en su entorno personal, familiar y profesional. Y va a más. Dice que continúa haciendo esas declaraciones y "proclamando hechos inexistentes" de un «modo obsesivo» pues ya hace ocho meses que voluntariamente renunció a su escaño como diputado de las Cortes de Aragón.

En el escrito remitido al juzgado, se informa de que los dos mantenían una "mera relación cordial" en el Grupo Popular del Ayuntamiento de Zaragoza hasta que, en marzo de 2016, empezaron las desavenencias. La "fuerte animadversión" comenzó, según el demandado, cuando "se personó en el domicilio de Jorge Azcón (entonces portavoz)" para advertirle de que los concejales de su grupo iban a quebrar la disciplina de voto en una cuestión urbanística por las dudas que les suscitaba, y que no habían sido solventadas por Navarro.

También se cita el 14 congreso provincial de Nuevas Generaciones, en el que el demandado apoyó a una candidata a la junta directiva que "al no reunir los avales necesarios para concurrir acabó por no comparecer". Pese a ello, reza el escrito, Navarro acusó a Contín de "haber amenazado a la candidata, que se vio forzada a renunciar por la gravedad de las amenazas proferidas por el demandante".

Este "presunto y primigenio delito de amenazas" que afirmó a diversos militantes "ha ido engordando con el paso del tiempo", señala el escrito, y el demandado (según testimonios que el conciliante convocará en el curso de un futuro procedimiento judicial) continúa y alude a «la existencia de vídeos de contenido sexual con el que el conciliante presuntamente extorsiona y coacciona, menoscabando la intimidad personal de una mujer».

Navarro, según el escrito, habría "afirmado a diversas personas", militantes del PP, en última instancia en abril y mayo de 2021 que Contín: "Amenazó con mostrar vídeos que tenían contenido sexual y que no voy a entrar a valorar. Cosas muy feas. Es un delincuente". Considera, por ello, el exdiputado que le están imputando la realización de un delito de amenazas y coacciones regulado por los artículos 169 y 172 del código penal.

Si no se llega a un acuerdo, que parece difícil tal y como están las cosas, en el acto de conciliación que se celebra este viernes, no se descarta que se pudiera abrirse una vía civil por vulneración del derecho al honor o disciplinaria en el partido, a través de la apertura de un expediente.

A finales de junio, Contín remitió un escrito a varios cargos del Partido Popular a los que les anticipaba el proceso que estaba dispuesto a iniciar.

En aquel momento, el diputado nacional Pedro Navarro aseguró que desconocía las acusaciones. Ayer tampoco quiso realizar declaraciones tras recibir la llamada de HERALDO.

No ha habido ninguna conversación entre Contín y Navarro desde que surgió la polémica, muestra evidente de lo mucho que se ha deteriorado la relación entre ellos. En junio sí mostró Navarro su sorpresa por que la letrada de Contín fuera la podemista y expresidenta de las Cortes de Aragón Violeta Barba. Sobre todo, teniendo en cuenta que el mismo instó en su época de concejal a que se revisaran en el Ayuntamiento de Zaragoza dos contratos en los que había participado la pareja de la expresidenta. Es ahora Javier Checa, compañero de despacho de Barba, el que lleva el caso.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión