Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

fruticultura

Premio a toda una vida dedicada a la fruta del valle del Manubles

Manolita Serrano, vecina de Villalengua, recibirá el Camisón de Honor en la V Feria de la Fruta del Valle del Manubles por su trayectoria en el sector frutícola.

Manolita Serrano, de 86 años, ha trabajado toda su vida en la fruta.
Manolita Serrano, de 86 años, ha trabajado toda su vida en la fruta.
Fruta del Valle del Manubles

Desde que nació, hace 86 años, Manolita Serrano, vecina del municipio zaragozano de Villalengua, ha estado vinculada al mundo de la fruta. "Para mí, ha significado mi vida", define, en alusión a su trayectoria en el exigente sector de la fruticultura. Tras cerca de siete décadas entregada al campo -y tan solo dos o tres años retirada por completo porque, como ella misma cuenta, sus hijos ya no la dejan trabajar-, ha recibido una noticia que no esperaba y que, aunque reconoce que le ha pillado "algo mayor", le ha hecho una ilusión especial.

El Grupo de Cooperación Fruta del Valle del Manubles la ha seleccionado para recibir el Camisón de Honor de su V Feria de la Fruta del Valle del Manubles, que se celebrará los próximos 25 y 26 de septiembre en Villalengua. Esta distinción reconocerá "la dedicación de Manolita a la fruta a lo largo de su vida y el papel fundamental de las mujeres rurales en la actividad agrícola del valle del Manubles", apuntan los organizadores de la Feria.

Desde los 14 años

Como muchos niños y niñas de su misma quinta, Manolita dejó la escuela a los 14 años y, desde ese momento, comenzó su andadura en el sector frutícola. "Cuando dejé la escuela, con 14 años, me metí a trabajar la fruta y hará solo dos o tres años que mi hijo ya no me deja bajar, y tengo 86. Toda mi vida me he dedicado a la fruta, sobre todo a llenar las barquillas, porque entonces no había cajas, ahora es más fácil", recuerda Manolita Serrano.

Pero, a lo largo de todos estos años, Manolita no solo se ha encargado de la selección y el llenado, también ha acudido muchas veces al campo a escardar y a recoger ella misma la fruta, sobre todo pera de agua y manzana reineta, doncella o golden, las variedades que más ha trabajado. "Es un trabajo pesado porque son muchas horas de pie, hoy no podría hacerlo. También hay quien trabajaba sentada, pero cunde la mitad", reconoce. Pero, pese al esfuerzo, Manolita asegura que lo echa de menos y que le encantaría poder seguir dedicándose al campo: "Yo hubiera seguido, pero ya soy mayor y ya me veo que las fuerzas no son como de joven. La voluntad es grande pero las fuerzas son escasas", señala.

No obstante, sigue muy de cerca la evolución de la fruta, ya que uno de sus tres hijos sigue trabajando en el campo y ella es una gran defensora de la fruta del Manubles: "Es buenísima, yo he comido fruta comprada cuando he ido a casa de mi hija a Zaragoza y digo ‘esto no tiene ni punto de comparación con el Manubles’. Yo creo que es mejor esta nuestra, no sé si será ilusión, pasión o realidad", afirma Manolita.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión