Aragón
Suscríbete

Testimonio de Abdul Naser, afgano en Zaragoza: "Hemos perdido veinte años de logros en unos días"

Abdul Naser llegó el domingo a Zaragoza. Lo hizo junto su mujer, sus cuatro hijos y sus tres hermanos pequeños tras varias jornadas intentando salir de Afganistán.

Abdul Naser confía en poder comenzar una nueva y pacífica vida en Zaragoza.
Abdul Naser confía en poder comenzar una nueva y pacífica vida en Zaragoza.
Gervasio Sánchez

AAbdul Naser Noorzad, afgano de 36 años, vive en Zaragoza desde el pasado domingo junto a su mujer, sus cuatro hijos de 11, 9, 4 y 2 años y sus tres hermanos pequeños de 30, 24 y 14 años. Su rostro está marcado por el dolor que le ha supuesto abandonar Afganistán, su país de origen, quizá para siempre, tras el descalabro de la comunidad internacional y el triunfo del totalitarismo talibán.

Es el único que habla español de los nueve miembros de su familia y de los 80 afganos que han llegado a Zaragoza en estos días, repatriados en los últimos vuelos militares que partieron la semana pasada desde el aeropuerto de Kabul. "Tenía ganas de conocer España porque soy un hispanista de corazón aunque nunca pensé que llegaría aquí huyendo del fundamentalismo talibán", cuenta, al tiempo que detalla que se quiere quedar porque desea que sus hijos "crezcan en un ambiente sano y en paz, sin violencia ni atentados".

Este afgano de la etnia tayika es licenciado en Filología Española y ha realizado una maestría en Relaciones Internacionales. En los últimos años daba clases de español en la Universidad pública de Kabul, la Universidad Americana y la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores afgano. Pero entre 2008 y 2010 trabajó como traductor para periodistas y militares españoles. Además, ha escrito más de 300 artículos sobre temas de seguridad en la prensa afgana en la última década, un hecho que lo hacía muy vulnerable al terror talibán, y trabajó como asistente de producción en Tolo News, la principal televisión afgana.

El periodista Mikel Ayestarán lo contrató en 2009 cuando era muy joven. "Me llamaba la atención las ganas de conocer todo lo que tenía que ver con España más allá de lo que había aprendido en la facultad y su capacidad para mejorar día a día su vocabulario. Devoraba libros sin parar y era siempre un pozo de sorpresas. Un chaval muy bien preparado con una visión crítica sobre las políticas desarrolladas por las autoridades afganas e internacionales", recuerda desde Islamabad (Pakistán).

La caída de Kabul a mediados de agosto en manos de los talibanes le hizo temer lo peor. "Empezaron a buscar casa por casa a colaboradores de la OTAN. Mi padre había trabajado varios años con diferentes ejércitos internacionales y yo vivía en su casa con mi familia. Lo primero que hicimos fue huir de nuestro hogar y refugiarnos en casa de unos parientes", explica Naser con la voz entrecortada. Días después, sus padres y otro de sus hermanos abandonaron Afganistán en un vuelo militar danés y llegaron a Dinamarca, donde viven ahora.

Una salida complicada

Un periodista de TV3, la televisión pública de Cataluña, consiguió su número de teléfono, le entrevistó en directo y pudo narrar la situación dramática que estaba viviendo. No había pasado ni media hora de la emisión televisiva cuando Naser recibió una llamada de Pilar Calvo i Gómez, diputada de JxCat en el parlamento español. Le contó que le había impresionado mucho su testimonio, y junto a la también diputada Mariona Illamola, del Grupo Parlamentario Plural, estaba haciendo las gestiones pertinentes ante el Ministerio de Asuntos Exteriores para sacarlo de Afganistán junto a su familia.

Unos días después recibieron la llamada del embajador español Gabriel Ferrán que les confirmaba que sus nombres estaban en la lista de salida y que debían presentarse en el aeropuerto de Kabul. "Metimos lo que pudimos en las maletas y nos fuimos a la terminal donde había un atasco de miles de personas. Los talibanes solo dejaban pasar a las personas que estaban en las listas que ellos manejaban, suministradas por los diferentes ejércitos de la misión internacional", recuerda Naser.

"Lo más valioso que he dejado en Kabul es mi biblioteca de 2.000 libros. Solo me he podido traer los 19 que he publicado hasta la fecha sobre temas de política y seguridad"

Tras 48 horas de espera bajo un sol abrasador de día y una bajada espectacular de las temperaturas por la noche en una ciudad que está a casi 1.800 metros de altitud decidieron regresar a casa. "Los niños llevaban 48 horas sin comer, lloraban sin parar, había un gran caos y era imposible convencer a los talibanes de que nos dejaran pasar", explica. La corrupción ya había hecho acto de presencia y algunos policías talibanes estaban cobrando "2.000 dólares por dejar pasar a algunas familias".

Pasaron tres días en casa hasta que recibieron la información de que iban a ser recogidos por un autobús alquilado por las autoridades españolas y trasladados a una de las entradas del aeropuerto donde sus nombres ya estaban en la lista de la policía talibán.

"A pocos metros de los soldados españoles los talibanes nos permitieron entrar de uno en uno. Antes de dejarnos marchar, nos amenazaron de muerte porque nos consideraban unos infieles que habíamos colaborado con los ejércitos invasores". Poco después de conseguir entrar en la terminal se produjo el atentado que costó la vida a más de 170 personas, entre ellas 13 soldados estadounidenses, en el mismo lugar donde Naser y su familia habían pasado 48 horas bloqueados.

Naser asegura que les acogieron muy bien, "nos dieron de comer, nos llevaron a una zona de descanso y tres horas después nos embarcaron en un avión militar hasta Dubái". Y desde allí, en otro más cómodo, hasta Madrid, donde llegaron el viernes 27 de agosto en uno de los últimos vuelos fletados por el gobierno español.

La Cruz Roja de Aragón es la encargada de ayudarles desde que llegaron a Zaragoza. Voluntarios los trasladaron a su nuevo hogar y gestionaron las ayudas que recibirán durante su estancia de seis meses en régimen de acogida y otros doce meses de integración. "Hemos recibido una tarjeta para comprar en el supermercado por valor de 150 euros que la iremos renovando cada mes a razón de 80 euros por adulto y una cantidad inferior por menor. También recibiremos 50 euros en mano por adulto y 20 por menor al mes. Nos han dicho que escolarizarán a mis hijos y a mi hermano pequeño, darán clases de español a los adultos y recibiremos tarjetas sanitarias. Los primeros días los vamos a dedicar a legalizar nuestra situación en España", relata Naser.

"Me siento traicionado como ciudadano tanto por Estados Unidos como por sus aliados europeos"

"Lo más valioso que he dejado en Kabul es mi biblioteca de 2.000 libros. Solo me he podido traer los 19 que he publicado hasta la fecha sobre temas de política y seguridad", cuenta muy triste. Admite que "la patria siempre está en el corazón, pero allí ya no me queda nada, y es imposible un regreso en un futuro cercano". Ve dos escenarios posibles: que los talibanes manejen la situación con flexibilidad, formando un gobierno de transición, con una buena relación con la comunidad internacional, y manteniendo el orden público y la seguridad. O que decidan retroceder a los años noventa e impongan un régimen tan brutal que sea aislado por el mundo y que provoque otra intervención militar.

Al ser preguntado sobre si sigue confiando en la comunidad internacional, su respuesta es clara: "No. Me siento traicionado como ciudadano tanto por Estados Unidos como por sus aliados europeos. Hemos perdido veinte años de logros en apenas unos días y pienso que el retroceso en derechos es irreversible". "En estos últimos días los occidentales solo se han interesado por repatriar a sus soldados y a algunos afganos, pero no se han preocupado por los derechos humanos de millones de afganos que han quedado atrapados bajo la amenaza talibán", recalca. Cree que en Zaragoza "podría trabajar como traductor o dando clases al centenar de afganos que se ha instalado aquí para que aprendan español y puedan integrarse lo más rápidamente posible".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión