Aragón
Suscríbete

tormentas

Aragoneses en Sagunto y Canet: "Jamás habíamos visto una tormenta así. Los truenos parecían bombardeos"

Los aragoneses que veranean en Canet de Berenguer y Puerto de Sagunto relatan la tromba de agua que el lunes arrasó algunas playas del litoral valenciano. 

Sagunto acumula en una hora en algún punto más de 180 l/m2
Sagunto acumuló  en una hora en algún punto más de 180 l/m2
Biel Aliño

Poco a poco la playa comienza a recuperar el pulso. El lunes, después de una tormenta casi apocalíptica, parecía un paisaje fantasma. Se cuentan por miles los aragoneses que veranean en el litoral valenciano y que este martes se debatían entre aprovechar los estertores de agosto dando un paseo junto al mar (bañarse seguía prohibido) o ser prudentes y dejar el espacio libre para que los funcionarios municipales recuperaran las casetas, tarimas y plataformas que la tromba de agua se llevó por delante.

En la localidad valenciana de Canet de Berenguer la madrugada del lunes cayeron más de 180 litros por metro cuadrado. En el cercano Puerto de Sagunto las intensas precipitaciones llegaron a acumular 220 l/m² en solo cuatro horas: en volumen de precipitación es casi un tercio de lo que llueve en todo el año. 

El puerto de Sagunto trabaja a toda prisa para recuperar sus playas

“Nos llevará unos días recuperar toda la normalidad, pero trabajamos lo más rápido posible porque aún queda verano”, explican desde el Ayuntamiento de Canet de Berenguer, al tiempo que informan de que ya se están reabriendo algunas playas, a pesar de los daños que el agua causó en el mobiliario como las pasarelas de madera o las torretas de los vigilantes. 

Una de las principales tareas ahora es volver a nivelar con maquinaria pesada toda la arena de la playa, pues las tarimas de acceso no se pueden volver a colocar si hay socavones debajo. Aún continúa filtrándose el agua por las escorrentías y toca también limpiar de barro los aliviaderos.

“Aunque las previsiones del tiempo no son demasiado buenas, en cuanto vuelve a salir un poco el sol la gente baja a la playa”, comenta Diana Carrera, una zaragozana que tenía planeado pasar una placentera semana en la costa valenciana como hacen cada año cerca de 23.000 aragoneses. De momento, el epíteto de ‘placentera’ puede sustituirse por el de ‘aventurera’ porque, según narra, la primera noche fue de traca. “Jamás en la vida habíamos visto una tormenta así. Ni aquí ni en ningún sitio. Los truenos parecían bombardeos. Lo peor fue de madrugada, creo que sobre las 5.00, me desperté por los relámpagos porque era una locura”, afirma la joven.

Ni más ni menos que 2.520 rayos alcanzaron la Comunidad Valenciana el lunes, “más del doble si se contabilizan los que cayeron en aguas marítimas limítrofes”, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Durante la jornada hubo tormentas casi a cualquier hora del día y, en consecuencia, la persistente tromba obligó a cortar calles inundadas e, incluso, a interrumpir la circulación de los trenes de Cercanías.

La jornada de este martes, con los tímidos rayos de sol, sirvió para hacer balance de daños y permitió ver que en Canet de Berenguer la mayor parte de destrozos se centran en el paseo marítimo y el puerto. “Todavía se veía gente achicando agua de los garajes, reparando azulejos y limpiando de barro los bajos de las casas, pero ya está más o menos bajo control”, cuenta Carrera.

"Muchos aragoneses vienen aquí a desconectar
y no se encuentran sino con paisanos"

Aunque la mayoría de aragoneses que tienen segunda residencia en la costa optan por localidades de la Costa Dorada (Salou se lleva la palma, pero también Cambrils o Comarruga son de lo más demandas), en la última década parece que el litoral valenciano ha ganado muchos adeptos. Peñíscola, Vinarós, Benicarló o Benicassim eran clásicos de los destinos vacacionales para los aragoneses, pero desde que se estrenó la autovía mudéjar -que prácticamente concluye en Sagunto- son cada vez más los vecinos de Teruel o del sur de la provincia de Zaragoza que se desplazan a Valencia.

Lo saben bien en el Centro Cultural Recreativo Aragonés de Puerto de Sagunto, donde están acostumbrados a recibir a “multitud de turolenses y zaragozanos, pero también vecinos de Huesca, que piensan que aquí van a desconectar y no encuentran más que paisanos”, bromea Mari Carmen Cornueno, una de las responsables de una casa regional con 80 años de arraigo. Ella es valenciana, aunque su padre es oriundo de Castellote, y recuerda pocas tormentas como la de lunes, “que inundó hasta la rotonda y se cebó con las playas”.

En Puerto de Sagunto también se trabaja contrarreloj para arreglar los desperfectos y volver a vender las bondades turísticas de la Costa Azahar y la Costa Blanca que, a pesar de las circunstancias, “son ideales para el descanso en familia gracias a los extensos arenales de dunas”, explican. “También está a tiro de piedra la Malvarrosa o pequeñas ciudades de vacaciones al norte de Valencia como La Pobla de Farnals, Alboraya y el Puig”.

“Me parece milagroso que no haya habido daños personales, porque durante tres o cuatro horas no dejó de caer ‘la mundial’”, cuenta el zaragozano Víctor Blanco, que fue testigo de cómo los equipos de Bomberos y Emergencias tenían que rescatar a algunos conductores atrapados en sus vehículos en Puerto de Sagunto. “La recomendación de no aparcar en las rieras está siempre, pero el caudal era como de avalancha y se llevó motos que estaban mucho más allá de estos pasos”, explica.

“Me parece milagroso que no haya habido daños personales, porque durante tres o cuatro horas no dejó de caer la mundial"

En Peñíscola la estación meteorológica municipal registró 74,4 l/m², de los que 20,8 l/m² se recogieron en tan solo diez minutos, lo que indica una "intensidad torrencial". Aunque se produjeron inundaciones puntuales en algunas calles, la arquitecta municipal, Natalia Tomé, que es natural de Cariñena -su familia veranea en la localidad desde hace 65 años-, explica que no ha habido que lamentar, no obstante, "especiales daños".

En Canet de Berenguer, Sagunto y otras localidades aún se estaba pendiente ayer de que dejara de salir agua por algunos aliviaderos que no dieron abasto con la gran tromba. Además, como decía el propio alcalde de Sagunto, Darío Moreno, en Twitter, no convenía confiarse porque "aunque ha parado la lluvia y según los pronósticos tendremos unas horas de tregua, podría volver a llover" en las próximas horas. Los responsables de Protección Civil recomiendan limitar los desplazamientos en la zona, al tiempo que advierten de que esta suerte de gota fría se extenderá esta semana a buena parte de la península. El tiempo inestable, con chubascos fortísimos, podrían llegar también a la zona oriental de Aragón.

Las zonas más afectadas serán en el interior de la Península
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión