Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Un investigador de la Universidad de Zaragoza, portada de la revista 'New Scientist' por un estudio del arte rupestre

Un profesor de la Universidad de Zaragoza, Aitor Ruíz-Redondo, ha realizado unos recientes descubrimientos que según la revista han transformado nuestro conocimiento de la historia y la evolución humanas. 

Aitor Ruiz Redondo en una excavación
Aitor Ruiz Redondo en una excavación
Twitter / Unizar

Un profesor de la Universidad de Zaragoza, Aitor Ruíz-Redondo, aparece en un número de la revista 'New Scientist' por el análisis de enclaves de arte rupestre realizado en el sureste de Europa por un equipo internacional de trece investigadores que él ha dirigido.

El equipo internacional con investigadores pertenecientes a instituciones de siete países lleva trabajando desde 2012 en la prospección y análisis de distintos yacimientos en el área de los Balcanes y han descubierto  varios enclaves con arte rupestre paleolítico en el sureste de Europa que han contribuido a desafiar el paradigma tradicional que entendía este hito de la evolución cultural humana como un fenómeno bastante restringido geográficamente, principalmente limitado a regiones del suroeste de Europa.

El director del equipo es Aitor Ruiz-Redondo, investigador Juan de la Cierva, profesor del Departamento de Ciencias de la Antigüedad y miembro del Instituto Universitario de Investigación en Patrimonio e Humanidades de la Universidad de Zaragoza, además de investigador asociado de las Universidades de Southampton (Reino Unido) y Burdeos (Francia).

La revista líder en divulgación científica ha dedicado la portada de su número de agosto de la primera semana de agosto a cómo una serie de investigaciones recientes en el campo del arte paleolítico han transformado nuestro conocimiento de la historia y la evolución humana.

El artículo de portada, titulado ‘The cave art conundrum’ [‘El enigma del arte rupestre‘] subraya varios hitos recientes, como el descubrimiento de patrones supuestamente simbólicos realizados hace casi medio millón de años por Homo erectus, la propuesta de que los neandertales -y no nuestra especie- pudieron ser los primeros que pintaron en las cuevas europeas o el descubrimiento de arte rupestre paleolítico más allá de Europa occidental (considerada durante más de un siglo la cuna de este fenómeno), en lugares como el sureste de Europa, Indonesia o Australia.

Precisamente en la ampliación del ámbito geográfico del primer arte figurativo de la humanidad, el arqueólogo Aitor Ruiz-Redondo ha sido uno de los protagonistas, al liderar varios proyectos y descubrimientos en Europa del Este durante la última década. Como tal, ha sido uno de los cinco científicos entrevistados por la revista para ilustrar la relevancia de esta ‘revolución’ en el conocimiento de la Edad de Piedra y de nuestros orígenes. Para Ruiz-Redondo, “el arte rupestre de Indonesia, Europa oriental y Europa occidental comparte algunas características. Esto puede implicar que tengan un origen común, posiblemente en la zona del norte de África u Oriente Próximo, donde nuestra especie se asentó durante milenios antes de dispersarse para colonizar el resto de continentes”.

El equipo de este arqueólogo lleva trabajando desde 2012 en la prospección y análisis de distintos yacimientos en el área de los Balcanes, y en él participan investigadores de las universidades de Cantabria, Burdeos (Francia), Southampton (Reino Unido), Bournemouth (Reino Unido), Zagreb (Croacia), Belgrado (Serbia), Arizona (USA), Wyoming (USA) y Terranova (Canadá). Las investigaciones están financiadas por el Estado francés (Agence Nationale de la Recherche), la British Academy (Reino Unido) y actualmente por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión