Aragón
Suscríbete

Covid-19

Preocupación entre los alcaldes por posibles repuntes tras los excesos en las ‘no fiestas’

La Policía disolvió una fiesta con 40 personas en la calle en Caspe y desalojó dos bares con 140 en Ejea.

Imágenes de los incumplimientos en Caspe, este pasado fin de semana
Imágenes de los incumplimientos en Caspe, este pasado fin de semana
Heraldo

Los excesos de las ‘no fiestas’ del puente de agosto podrían provocar en pocos días nuevos repuntes de casos de coronavirus. Los alcaldes de municipios como Ejea o Caspe reconocen abiertamente su preocupación tras las incidencias registradas este pasado fin de semana, que deja fiestas paralelas en plena calle y sin mascarilla, intervenciones en bares por exceso de aforo y un reguero de botellones que amenaza con romper la tendencia a la baja de la sexta ola.

El propio presidente de Aragón, Javier Lambán, reconoció hace solo unos días su inquietud, sobre todo tras los episodios desencadenados en 2020 por ‘no fiestas’ como las del Pilar o San Lorenzo.

En Caspe, la Policía tuvo que disolver una fiesta improvisada al aire libre en la que participaron entre 30 y 40 personas. Ocurrió el pasado día 12, el primero de las ‘no fiestas’. "La gente no entendió muy bien que tenía que estar más tranquila y salió a bailar, de juerga... Duró poco tiempo, enseguida actuó la Policía", explicó su alcaldesa, Pilar Mustieles. La regidora cree que "casi con toda seguridad" habrá un repunte de casos a partir de esta semana, ya que, en estos días, "la gente se ha reunido más de lo normal". "Se han hecho cenas y comidas saltándose los límites en campos y similares. Las ‘no fiestas’ son súper peligrosas", dijo.

Preocupación entre los alcaldes por posibles repuntes tras los excesos en las ‘no fiestas’

En Ejea de los Caballeros, los agentes desalojaron a más de 140 personas de dos bares reincidentes por incumplir las medidas anticovid. En el primero había 62, cuando, por aforo, no podían estar más de 25, mientras que en el segundo, limitado a 45, sorprendieron a 80. La propia Policía Local confirma que ni clientes, ni propietarios ni camareros llevaban mascarilla. Se detectaron "numerosas infracciones", desde el uso de la pista de baile hasta consumo de alcohol en barra, comportamientos que prohíbe expresamente la normativa autonómica en toda la Comunidad.

En uno de los dos establecimientos se pudo restituir la normalidad, pero no en el segundo, que ni siquiera tenía mesas o sillas. "Se está trabajando ya en propuestas de sanción y en medidas provisionales", confirmó la alcaldesa de la localidad, Teresa Ladrero. La regidora ha convocado una Junta Local de Seguridad el próximo día 23 para definir el operativo en los días en los que tendrían que haberse celebrado sus fiestas patronales, que irían del 27 de agosto al 5 de septiembre.

El precedente de 2020 no es positivo, ya que entonces, el confinamiento fue casi automático. "Se actuará en coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para evitar fiestas paralelas y reuniones en peñas, así como para controlar aforos y supervisar el cumplimiento de las medidas sanitarias. La idea es hacer incluso un pleno el día 3 para transmitir una sensación de absoluta normalidad. Tenemos la lección aprendida", aseveró.

Botellones y reuniones sociales

Mientras, en Calatayud, la Policía Local informó de un total de nueve denuncias. Aunque, según el Ayuntamiento, el puente ha estado marcado por la "ausencia de incidencias graves", el sábado se tuvo que actuar en un establecimiento hostelero por incumplir el horario de cierre. También se han cursado seis denuncias por desobediencia y falta de respeto a los agentes de la autoridad durante el fin de semana y dos notificaciones por molestias de ruidos a vecinos.

En Alfamén también tienen constancia de botellones fuera del casco urbano. "Todos los actos organizados por el Ayuntamiento han tenido control de aforos y asientos preasignados y han contado con seguridad, especialmente en los dirigidos a los más jóvenes, pero lo que ocurre después es incontrolable, y más sin Policía Local", apuntó su alcalde, Juan José Redondo.

Borja, por su parte, sabe de reuniones sociales en domicilios particulares y casetas de recreo. El municipio, no obstante, está "a cero". "Organizamos un festival de jazz y otro de música indie y no ha habido brotes, aunque somos conscientes de que hoy puedes estar bien y mañana no", admitió su alcalde, Eduardo Arilla.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión