Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

economía

ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón alegan contra los proyectos fotovoltaicos de Forestalia en Campo Romanos

Las asociaciones ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón han alegado en contra del proyecto fotovoltaico de Forestalia en Campo de Romanos, en la provincia de Zaragoza, que tramita el Departamento de Industria del Gobierno de Aragón, por su "grave impacto ambiental" e ir contra los principios de sostenibilidad.

Planta solar de 50 megavatios que acaba de concluir Forestalia en San Mateo de Gállego.
Planta solar de 50 megavatios que acaba de concluir Forestalia en San Mateo de Gállego.
Grupo Ortiz

Las asociaciones ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón han alegado en contra del proyecto fotovoltaico de Forestalia en Campo de Romanos, en la provincia de Zaragoza, que tramita el Departamento de Industria del Gobierno de Aragón, por su "grave impacto ambiental" e ir contra los principios de sostenibilidad.

En una nota de prensa, ambas organizaciones han indicado que el proyecto comprende ocho plantas solares que ocuparán más de 1.100 hectáreas, así como dos subestaciones de transformación eléctrica y una línea eléctrica de alta tensión de 31 kilómetros, con 83 torres que atravesaría la Sierra de Paniza, así como "decenas de kilómetros de zanjas para los tendidos eléctricos de interconexión, más caminos, desmontes y vallados".

La superficie ocupada por estas instalaciones sumaría 1.142 hectáreas, "el cinco por ciento del suelo de la comarca", con una pérdida de suelos agrícolas del 6,8 por ciento, según se reconoce en los propios informes ambientales y han precisado desde ambas organizaciones.

Para ANSAR y Amigos de la Tierra esto implicará la "artificialización" del suelo "con pérdida y fragmentación de hábitats naturales", es decir, "de biodiversidad", demás de tierras de cultivo y su producción agrícola.

Las especies esteparias como el sisón y el rocín (o alondra ricotí), "en claro declive tanto en Aragón, como en España, se verían seriamente amenazadas", además de otras como el aguilucho cenizo o el alcaraván y los pequeños aláudidos como calandria y terrera común, vinculados a los espacios agrarios, ha agregado las dos entidades.

Todos ellos, especies protegidas, verían reducido su hábitat y enfrentados al permanente riesgo de colisiones con vallados y tendidos aéreos.

También rechazan que se diseñe una línea eléctrica de 31 km y han esgrimido que las renovables, para ser sostenibles, no deben destruir suelo natural o agrícola, ni biodiversidad, además de que han de servir para autoabastecimiento, evitando las pérdidas por transporte.

ANSAR y Amigos de la Tierra también han denunciado ante el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico la fragmentación del proyecto en ocho plantas diferentes de hasta 49,9 Mw cada una, "vulnerando" la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico. Con ello consigue Forestalia que sea el INAGA y el Gobierno de Aragón, administraciones más cercanas e influenciables, quienes evalúen los subproyectos y no el ministerio, han sostenido ambas organizaciones.

El citado conjunto de proyectos, promovido por mercantiles vehiculares de Forestalia Renovables SL, consiste en ocho plantas fotovoltaicas con una potencia total de 389,3 MW y afectando a 1.142 hectáreas en los términos municipales de Nombrevilla, Romanos, Badules, Burbáguena, Langa del Castillo, Torralbilla y Mainar, en provincia de Zaragoza.

Las asociaciones alegan que, de acuerdo con sus características, dimensiones y potencia total instalada, la competencia para la tramitación, evaluación ambiental y ulterior aprobación del proyecto de referencia debió de recaer en la Secretaría de Estado de Energía.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión