Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los pozos de hielo y los neveros de Aragón alcanzan la categoría de monumento

La nueva declaración aumenta la protección que ya es su día otorgó el Ejecutivo autonómico, declarando estos monumentos como Bien de Interés Cultural. 

Nevero de Las Pedrosas en las Cinco Villas
Nevero de Las Pedrosas en las Cinco Villas
Comarca Cinco Villas

El Gobierno de Aragón ha declarado Bien e Interés Cultural en la categoría de monumentos dentro de la denominada "arquitectura de hielo" a 58 bienes comprendidos entre neveras y pozos de hielo, un tipo de construcciones que ya contaban con el reconocimiento de BIC.

En total se han reconocido en Aragón un total de 58 entre neveras y pozos de hielo de los que 16 se encuentran en la provincia de Zaragoza, 23 en la de Huesca y 19 en la de Teruel, informan en un comunicado desde la Comarca de las Cinco Villas.

De las 16 construcciones de este tipo reconocidas en la provincia de Zaragoza, seis de ellas -la nevera de Las Pedrosas y la de Biota y los pozos del hielo de San Lorenzo, el de Sádaba, el de Ejea de los Caballeros y el de Piedratajada- se encuentran en la Comarca de las Cinco Villas.

En Aragón, según añaden desde la Comarca de las Cinco Villas, hay más de 300 ejemplos de estas construcciones datadas entre los siglos XVI y XVIII.

Las neveras, neveros, pozos de hielo, chelo o yelo, pocicos y neverías fueron un servicio esencial entre la ciudadanía entre los siglos XVI al XVIII. Todos ellos constituyen una tipología de la arquitectura tradicional relacionada con el agua, en estado de hielo, de ahí que el decreto incluya estas construcciones dentro de la denominada 'arquitectura del hielo'.

Así, de los 300 inmuebles de esta categoría distribuidos por Aragón, algunos iniciaron su abandono a finales del siglo XIX, con la producción de hielo industrial. No obstante, durante el siglo XX, comenzaron a restaurarse.

Los artífices de estas construcciones son la propia comunidad vecinal que las construyó y que las utilizó para la conservación de la nieve, una actividad practicada desde la antigüedad; pero fue en el Renacimiento y Edad Moderna, cuando la obtención del hielo con diferentes finalidades se convirtió en un recurso, a lo que contribuyeron varios factores responsables de que el consumo de hielo creciera.

Entre ellos, los avances médicos, porque el hielo era necesario en los hospitales como remedio terapéutico para paliar congestionescerebrales, procesos febriles, cierto tipo de epidemias y procesos traumáticos como torceduras, esguinces y hemorragias.

Igualmente, influyó la invención de la imprenta facilitó en gran medida la publicación de ensayos médicos sobre los beneficios del hielo en la salud humana. Como el 'Tractado de la nieve y del uso della', en el siglo XVI, del médico Francisco Franco.

Otro de los factores que contribuyó a la cosntrucción de pozos de hielo lo constituyó el incremento de la población y la necesidad de conservar los alimentos más tiempo. Así como la diversificación del gusto culinario, principalmente entre las clases acomodadas y aristocráticas, dado que volvieron a estar de moda los helados, granizados y bebidas frías.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión