Aragón
Suscríbete por 1€

80 piezas hechas a mano llenan de magia un bosque turolense

María Pilar Gracia es la artífice de El bosque encantado y encantador de la bruja Brigitta. Casitas, hadas, duendes y setas conforman el lugar para que niños y mayores puedan dejar volar su imaginación.

María Pilar Gracia, una profesora y restauradora zaragozana con el corazón en la localidad turolense de Bronchales, está viendo cumplido su sueño de la infancia: crear un bosque en miniatura, donde pequeños y mayores puedan dejar volar su imaginación. “Sigo llevando conmigo una niña dentro y la pandemia me dio la oportunidad de dedicarle tiempo a crear 'El bosque encantado y encantador de la bruja Brigitta”, cuenta Gracia, que aunque trabaja en la capital aragonesa tiene casa en el municipio de la Sierra de Albarracín.

Casitas, hadas, duendes y setas conforman este lugar en el que vive la bruja Brigitta. “Creí que el bosque debía tener una protagonista, una bruja buena que viviese en él”, explica. Concretamente, 80 piezas hechas a mano llenan parte de los 500 metros cuadrados que el ayuntamiento de Bronchales ha adecuado para instalar este bosque en miniatura en el monte regulado de utilidad pública, número 15. Un lugar que se encuentra “muy cerca” de la localidad para que pueda ser accesible a todos los vecinos.

“Pedí al Consistorio que vallasen el terreno, ya que cuando tenía más de la mitad montado se metieron las vacas. Y fueron las vacas, pero también podrían haber sido ciervos u otros animales”, cuenta Gracia, que ya tuvo en cuenta a la hora de elaborar cada uno de los elementos que estos deberán convivir con las inclemencias meteorológicas. “Es una zona que puede estar cubierta de nieve durante varias semanas por este motivo ya utilicé pinturas y barnices especiales para que pudiese durar en el tiempo”.

Cada casita tiene el nombre de un niño de Bronchales
Cada casita tiene el nombre de un niño de Bronchales
M.P.G

Aun así, esta zaragozana cuenta con guardianes en Bronchales. “Cada niño de la localidad tiene su propia casita, hasta los dos bebés que nacieron esta primavera. Les quise dedicar un espacio en este lugar mágico y sé que si detectan algún problema, me avisarán para solucionarlo. Al fin y al cabo, los niños saben disfrutarlo, pero también proteger lo que es suyo y en el bosque tienen su ‘propiedad’”, asegura Gracia. “Además, también he querido acordarme de aquellas personas que han hecho mucho por Bronchales como José Pacheco o Luis y sus fuentes. Ellos también tienen su lugar dedicado”.

"Los niños saben disfrutarlo, pero también proteger lo que es suyo y en el bosque tienen su ‘propiedad"
María Pilar Gracia y la bruja Brigitta, la habitante más relevante del bosque
María Pilar Gracia y la bruja Brigitta, la habitante más relevante del bosque
M.P.G

Y es que Bronchales para Gracia es el lugar en el que se ha criado y donde tiene el corazón: “Es el sitio perfecto para que los niños y los no tan niños puedan dejar volar la imaginación. Esta debe predominar y así se darán cuenta de que se puede disfrutar y jugar con cosas que no cuestan dinero”.

Además, todo está hecho con materiales reciclados. “Quería inculcar el valor de que todo puede tener una segunda vida si no se pierde al niño que todos tenemos dentro”, detalla Gracia, que pretende que sea un bosque vivo. “Deseo que siga creciendo, que terminemos adecuando el lugar para dar cabida en el mismo terreno a los juegos tradicionales”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión