Aragón
Suscríbete

SOCIEDAD

La salineta de Bujaraloz se convierte en modelo de revista

El paraje monegrino, que ya ha sido escenario de vídeos de Ara Malikian o Vetusta Morla, copa ahora la portada de la edición portuguesa de ‘Vogue’.

Una de las imágenes de Javier Castán para la revista.
Una de las imágenes del fotógrafo Javier Castán para la publicación en su número de julio.
Heraldo

La imagen es sencilla pero muy poética. Varias sillas, una silueta lánguida y un espectacular paisaje de aspecto desértico. Es, una vez más, la bella salineta de Bujaraloz, que tras inspirar a músicos y cineastas, ahora ha conquistado también a los fotógrafos de ‘Vogue’, quienes le han reservado la portada de su edición portuguesa.

Es un paisaje muy valorado por la sensación de vacío que provoca, por su horizonte infinito y su inmensidad. Llama la atención por su aridez pero también tiene la ventaja de que en apenas dos kilómetros está el municipio, que presta todas las facilidades para que se puedan llevar a cabo grabaciones en las saladas que compartimos con Sástago”, explica Darío Villagrasa, alcalde de Bujaraloz.

Incluso en una época tan complicada como la presente esta localización zaragozana registra cada vez más flujo de producciones cinematográficas, televisivas y publicitarias. Entre las más conocidas de los últimos tiempos, se han podido ver estas extensiones de tierra y sal en el premiado documental ‘Ara Malikian: Una vida entre las cuerdas’, dirigido por la cineasta zaragozana Nata Moreno. La hilazón de la música con los paisajes casi lunares de los Monegros también inspiró a otro talento de la tierra como es la directora Paula Ortiz, que rodó en estos parajes un videoclip de Vetusta Morla. Más recientes son, no obstante, otras dos grabaciones: la del vídeo del cantante catalán Cesc (‘Shot of Whiskey’ se llama la canción) y la de un anuncio de la marca de coches Jaguar que aún no ha visto la luz.

“Incluso en el año de pandemia hemos podido hacer visitas in situ con los responsables de las productoras y de empresas de localización. Ven las saladas y también la salineta, que yo creo que les seduce porque tiene fácil acceso con los vehículos”, apunta el regidor, que también recuerda cómo desde el Consistorio se aprobó una ordenanza con incentivos y rebajas fiscales para atraer rodajes a la zona.

En fotografía estática, las bondades de los salares no se habían prodigado tanto, a pesar de que pueden dar mucho juego por el impacto visual que produce una superficie brillante que llega a parecer un espejo tras la lluvia. Para Vogue Portugal ha sido el fotógrafo Javier Castán quien ha grabado un vídeo con modelo Maja Zimnoch del que después han surgido hasta dos portadas de la prestigiosa revista. Las imágenes pueden disfrutarse en formato físico y digital, en diversos artículos de los números correspondientes a los meses de junio y julio en los que se reflexiona sobre el silencio y la importancia de la música.

Las dos portadas de Vogue para su edición portuguesa.
Las dos portadas de 'Vogue Portugal' en las que aparece el paisaje aragonés.
Heraldo

En la comarca de Los Monegros están cansados de servir de ejemplo siempre para ilustrar temas de despoblación y la España vacía, por lo que los vecinos se congratulan de que Bujaraloz salga en los medios también “por algo positivo”. “Es un paisaje único y aquí aparece enlazado con el arte y la moda”, explican. “Hay que desprenderse del tono peyorativo cuando se habla del medio rural porque los pueblos tenemos cosas de las que sentirnos muy orgullosos y queremos estar en pie de igualdad con todos”, dice Villagrasa. A su juicio, “la melancolía no aporta soluciones” y si de algo saben los casi mil vecinos de Bujaraloz es de “no bajar los brazos”.

Para hacer un recuentos de los rodajes que se han llevado a cabo en esta zona de Aragón hay que remontarse muchos años atrás. Más allá, incluso, del ‘Jamón, jamón’ de Bigas Luna, que fue una producción de la que parece que hay un antes y un después. Ya en Bujaraloz se rodó en 1957 ‘Manos sucias’, de José Antonio de la Loma (con una icónica escena con Katia Loritz), y un año después, ‘Pasión bajo el sol’, de Isasi Isasmendi. Estos títulos y otro centenar más se recogen en el libro ‘Monegros, tierra de cine’, donde se documentan todos los rodajes llevados a cabo en la comarca en los últimos 70 años.

"Hasta aquí llega mucha gente solo para conseguir una foto parecida a la que podrían hacerse en Latinoamérica o a Asia"

También es conocido Bujaraloz por su certamen de cortometrajes, que tras una edición que obligadamente hubo de hacerse online el año pasado confía el próximo mes de diciembre en recuperar las proyecciones y las galas presenciales. Gema Enfedaque es la directora de un certamen que alcanza ya su 14ª edición y que organiza la asociación Monegrinos Amigos del Séptimo Arte, que también trabaja mano a mano con la Aragón Film Commission para consolidar el atractivo fílmico de la zona.

Las saladas de Sástago y Bujaraloz están integradas desde 2011 en la lista Ramsar de protección de los humedales de importancia internacional y son conocidas desde tiempos inmemoriales. Ya los romanos conocían y explotaban estos yacimientos y existe un privilegio real con el sello de Jaime I que permitía que los bujaralocinos pudieran autoabastecerse de sus salinas. Aragón es una tierra rica con grandes salares (Naval, Ojos Negros, Remolinos…) pero “hasta aquí llega mucha gente solo para conseguir una foto parecida a la que podrían hacerse en Latinoamérica o a Asia, pero a 73 kilómetros de Zaragoza”, dicen los vecinos.

Una última curiosa derivada es que este escenario también sirvió para desarrollar la estación medioambiental que viajó a bordo del Curiosity porque las lagunas saladas aragonesas tienen cierta similitud con la superficie marciana. Los Monegros se parecen a Marte en su aridez, en sus diferencias de temperatura entre el día y la noche y, también, en su atractivo para los creativos del cine y de las artes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión