Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Calatayud enarbola la bandera del 'footgolf' en Aragón

Esta disciplina en continuo auge a nivel nacional e internacional tiene al poderoso entente bilbilitano conformado por Thania Requena, Chema Martínez y Alberto Salazar como su punta de lanza en Aragón. Su objetivo está claro: seguir creciendo como disciplina, mientras progresan en el plano individual

Si los inicios oficiales del footgolf a nivel internacional se sitúan en 2008 en los Países Bajos, en Aragón ese punto de arranque está en Calatayud; ahí se organizó la Liga Augusta, primera competición oficial en la Comunidad Autónoma. La mecánica de esta disciplina es (en apariencia) sencilla: meter un balón en un hoyo con el pie y emplear el menor número de golpes posibles. Algo tan ‘fácil’ como adictivo. De hecho, Thania Requena, Chema Martínez y Alberto Salazar son tres bilbilitanos que han hecho de esta actividad su forma de vida.

En el caso de Requena, lleva años en la cúspide de esta actividad, y en la actualidad figura como la sexta mujer en la clasificación a nivel mundial. Si ella emulase a Gerard Piqué y su famoso "contigo empezó todo", allí aparecerían a partes iguales el Real Zaragoza y Santiago Aragón en 2015. "Nunca lo había escuchado, pero me enteré de que Santi Aragón venía al campo de golf de Calatayud a apadrinarlo y decidí animarme a participar", explica esta referente, que a sus 34 años trabaja como montadora de cerraduras en la planta bilbilitana de Cisa.

Fue probarlo y ya no lo ha soltado. "Al fin de semana siguiente era el Campeonato de España en Valencia, fue poquita gente, acudí y lo gané", recuerda. Con la ayuda de los integrantes de la Asociación Augusta Footgolf Calatayud, entre los que se cuentan a Luis Martínez o José Manuel Heredia, empezaron a adaptar el campo y a cavar los hoyos necesarios: empezaron con 9 y luego fueron 18. Así consiguieron que el ahora denominado Gambito Golf Calatayud sea el único adaptado para esta especialidad en todo Aragón.

En su caso, se ha hecho un hueco en el panorama mundial y no solo por su calidad técnica, sino también por su calidad humana. "El campeón del Mundo de 2018, Matías Perrone, se alojó en mi casa y a los meses ganó el título. Establecimos buena relación e incluso se tatuó el nombre del pueblo de mi novio. Y para devolverme el favor, me dijo que si iba a Argentina -que para ir mi pareja me pagó el vuelo como regalo de pedida de mano- que me alojase en su casa», relata.

«Esto es como una gran familia», sintetiza Chema Martínez. A sus 38 años, tiene sus raíces en Cataluña, pero las últimas décadas las ha vivido en Calatayud; es miembro de la Academia de Logística. En su caso, tenía experiencia como jugador profesional de fútbol sala, y el gusanillo se lo inculcaron tanto Requena como Luis Martínez a través del tercer gancho de este tridente, Alberto Salazar. "Empecé en el fútbol a los 13, en el Atlético Calatayud, luego en el Club Deportivo Aniñón y en 2018 ya me dio por darle al footgolf, que al principio ni lo conocía", recuerda.

Con el paso del tiempo, Requena ha seguido conservando su buen nivel y mejorándolo a base de constancia y muchas horas de entrenamiento, algo en lo que le acompañan Martínez y Salazar. "Pasamos muchas horas de frío y de calor, de venir aquí a las tres de la tarde e irnos a las ocho, pero creo que tenemos un nivel muy bueno y somos un poco la referencia en Aragón", matiza Martínez.

El Europeo y el Mundial

En su horizonte más próximo está el Europeo y también el Mundial. En el caso de este último, que se iba a celebrar en Japón este año, ha pasado a posponerse para 2023 y será finalmente en Orlando, dentro del complejo Disney World. Requena tiene el billete asegurado, mientras que Martínez anda segundo en la clasificación y Salazar se encuentra remontando para ganarse una plaza.

Otro de sus retos es encontrar patrocinadores. "Buscamos más apoyos, porque es un deporte que está creciendo y queremos seguir estando a la vanguardia".

Detrás de este híbrido entre el fútbol y el golf no se sostiene aquello de "solo darle patadas a una pelota". No. Detrás hay mucha "ciencia" y eso lo atestiguan los cuadernos de apuntes que a lo largo de este tiempo ha ido confeccionando Thania Requena. En ellos recoge cómo afrontar el recorrido para llegar a cada hoyo en cada campo. "El día del entrenamiento antes de un campeonato voy apuntándolo todo, antes no lo hacía", reconoce.

Entre los puntos fijos que incluye en cada hoja, además de un dibujo del propio hoyo, escribe también la distancia, el par (el número ideal de golpes para llegar al agujero), el grado de dificultad, la dirección del aire y el ‘putt’, último movimiento para encajar el balón. A ese esquema fijo, la bilbilitana añade puntualizaciones sobre cómo ejecutar el golpeo y consejos ante posibles situaciones adversas.

"Te tienes que adaptar al terreno y a conciencia de lo que haya: el tipo de césped, el aire, si hay lagos…", detalla Chema Martínez. En este sentido, explica, a lo largo del desarrollo del juego, hay que afrontar cada hoyo "como un partido diferente, una etapa distinta". "No puedes tener en mente lo que has hecho antes, tanto si te ha ido bien o mal, porque puede repercutir en lo que hagas más adelante2, explica.

Adaptarse a cada escenario

Para Alberto Salazar se trata de encontrar un equilibrio y adaptarse a cada escenario. "Ocurre que en España se suele jugar con el césped más alto y en otros puntos de Europa se juega todo como si fuera una calle: con la hierba muy corta", detalla. Es algo que también asume Requena, que encuentra en esos cambios un aliciente, al igual que Martínez. "Lo que te acaba de enganchar es eso, que no puedes relajarte. Te tienes que superar y tienes que poner mucha autoexigencia", reconocen a coro.

De igual forma, Requena también indica que al ser un deporte con tan pocos años de historia, lo que no abundan son los manuales ni las indicaciones. «Es muy nuevo y no hay patrones para entrenar». Así, asume que la fórmula para mejorar es «repetir» y preguntar a otros compañeros. «Tienes que ver lo que peor se te da e insistir en darle bien, donde tú quieres, e ir aprendiendo».

Como en el golf, las distancias de los hoyos van variando entre sí, así como la distribución de los obstáculos (los lagos y los bancos de arena) y también los desniveles. Por todo ello, Martínez insiste en que incluso por encima de la preparación física, que también es necesaria, hace falta una fortaleza psicológica. "Mentalmente tienes que estar muy fuerte para que, si un tramo no te sale bien, seguir adelante". En su caso, a eso le añaden una rivalidad y "piques" sanos entre ellos.

Ante estas exigencias y para fomentar la práctica de esta actividad, la Federación Española de Footgolf (FEFG), en la que está integrada la bilbilitana Asociación Augusta Footgolf Calatayud como única representante aragonesa junto a otros 24 clubes del resto del país, está promoviendo que sea considerado como un deporte más. "En Portugal lo han conseguido a través de el apoyo de rostros populares y mucho trabajo. Creo que aquí estamos en el camino pero necesitamos un empujón", reconoce Requena.

Hoyos de 52 centímetros

Para jugar al footgolf es necesaria una pelota reglamentaria de balompié y adaptar un campo de golf para que los hoyos cuenten con 52 centímetros de diámetro. "Hay máquinas preparadas para hacerlos y también hay unos moldes. En nuestro caso, los primeros que hicimos fueron a pico y pala", explica Requena, que recuerda que el remate del hoyo en el ‘green’ suele hacerlo ella, recortando a mano el borde de la oquedad.

El campo de Calatayud, hoy Gambito Golf Calatayud tras un reciente cambio de gestores, es el único de todo Aragón que cuenta con liga propia y que está adaptado a este deporte. Por ello, es una de las cinco etapas que conforman el calendario del Campeonato de España, que albergó los pasados 3 y 4 de julio y que despertó una notable expectación.

En esta cita hubo participación de referentes de este deporte a nivel internacional y se recabaron diversos apoyos. "En la organización de estos eventos participa mucha gente de forma desinteresada, con su trabajo y ayuda, pero también empresas que suelen aportar obsequios; igualmente se involucró el Ayuntamiento, que en otras ocasiones nos ha ayudado con los trofeos", recuerda Requena.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión