Aragón
Suscríbete

consumo

¿Qué llevan los helados que comen los niños en verano?

La OCU ha analizado los componentes de 50 de estos productos pensados fundamentalmente para niños.

Los helados para niños suelen llevar colorantes y aditivos.
Los helados para niños suelen llevar colorantes y aditivos.
Pixabay

Helado y verano van estrechamente unidos. Este es uno de los productos más consumidos en verano, especialmente por los niños. Atendiendo a su composición los hay de diferente tipo: sorbetes, de leche, de crema, de agua, etc. Se trata de alimentos procesados y muchos de ellos se dirigen al público infantil. Estos productos son fácilmente reconocibles por sus llamativos colores y divertidas formas. Suelen ser de menor tamaño que los destinados a consumidores adultos y en muchas ocasiones en su diseño utilizan imágenes de personajes conocidos.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha comparado 50 de estos productos dirigidos especialmente a los niños. Ha revisado el etiquetado y las características nutricionales para que los consumidores puedan realizar una compra informada. Lo ha hecho dentro del marco del proyecto “Alimentación saludable para el pequeño consumidor”.

Entre los ingredientes que llaman la atención por su extendida presencia están los aditivos. En muchos casos aparece el nombre completo del aditivo en lugar de su código “E”, ya que cada vez más los consumidores identifican estos ingredientes y los productos son susceptibles de ser rechazados.

Los niveles de grasa varían según el tipo de helado: los que menos tienen son los de agua tipo polo y los que más grasa presentan son los de tipo sandwich o cono. Por otro lado, un factor común en todos ellos es la alta cantidad de azúcar.

En eso productos, especialmente orientados al consumo por parte de los más pequeños también abundan los colorantes, que proporcionan llamativos colores característicos de este tipo de productos. Se han encontrado colorantes como las clorofilas (E-141), antocianinas (E-163), la curcumina (E-100) y los caramelos amónico (E-150c) o el caramelo sulfito amónico (E-150d). Para evitar o minimizar el uso de colorantes, algunos fabricantes añaden ingredientes que ejercen esta misma función que no están clasificados como aditivos, como los jugos concentrados de remolacha o el de baya de saúco.

Los aromas también están presentes casi en la totalidad de la muestra analizada por OCU. Su función es aportar o potenciar uno que ya esté presente. En los polos, constituidos básicamente por una mezcla de agua y azúcar, son los responsables del “sabor limón o “sabor naranja” característicos del producto.

Los helados infantiles analizados tienen un valor energético medio o alto, salvo los de hielo, que suelen ser menos calóricos: 100 kilocalorías por 100 g de media frente a los 210 kcal/100 g es lo que aportan de media los helados de leche y 303 kcal/100 g, los que llevan galleta o barquillo.

En cuanto a sus ingredientes, aportan fundamentalmente hidratos de carbono y grasas. Su contenido en micronutrientes (vitaminas o minerales) y fibra es escaso.

Además de la grasa láctea, en la elaboración de helados se usan grasas vegetales, que no solo afectan al valor nutritivo del alimento (no todas son igual de saludables), sino que determinan la estabilidad del helado, pues tienen distinta temperatura de fusión.

Lo que más se ha encontrado son grasa de coco y láctea. Tanto la grasa de coco, como la de palma, que también se utiliza bastante, tienen la ventaja de poseer temperaturas de fusión similares a la grasa láctea. Y es extraño ver entre los ingredientes otras grasas y aceites de origen vegetal como colza (o nabina) o manteca de cacao; y, también, aunque con menos frecuencia, aceite de girasol y de karité o shea.

El aceite de coco, el de palma, palmiste o el de cacao contienen sobre todo ácidos grasos saturados (AGS). En general, se recomienda no abusar de los AGS en la dieta porque su exceso tiene un efecto perjudicial sobre la salud cardiovascular.

En cuanto a las valoraciones Nutriscore, predominan las valoraciones C (con 29 helados) y D (16), aunque también nos hemos encontrado algunos helados con la peor puntuación Nutriscore, una E (3), y dos con una B (2). Ninguno obtiene una A, que es la mejor valoración Nutriscore.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión