Aragón
Suscríbete

costa dorada

Los 'reservaplayas', en pie de guerra

El Ayuntamiento de Vila-seca avisa de que no se puede reservar sitio en la playa y en los próximos días empezará a multar a las personas que bajan a primera hora de la mañana y plantan la silla y la sombrilla en la orilla para reservar su espacio.

A primera hora de la mañana, las hamacas y sombrillas se plantan en la arena para reservar sitio.
A primera hora de la mañana, las hamacas y sombrillas se plantan en la arena para reservar sitio.
M. V.

Pasan pocos minutos de las 7 de la mañana. El mar yace tranquilo y de momento no hace mucho calor, aunque se palpa la humedad en la piel. El cielo está hoy un poco cubierto y el sol asoma entre las nubes. La playa de la Pineda empieza a despertar de la noche. Por el paseo, gente caminando y corriendo se cruzan con operarios que ponen a punto todos los servicios de las playas para encarar una nueva jornada veraniega. Y entre esta paz y tranquilidad de la mañana aparecen los madrugadores “reservaplaya”. No son muchos a esta hora, pero poco a poco van bajando de sus apartamentos para dirigirse a primera línea de mar y montar allí su chiringuito con todo incluido: sombrilla, silla, hamaca, toalla…

Isabel y Manel son dos “reservaplaya” con mucha experiencia. Los dos veranean en La Pineda desde hace años. Isabel es de Zaragoza y Manel, de Lérida. “Vengo a primera hora porque me gusta estar cerca del agua, si llegas más tarde no encuentras sitio, por eso planto la silla y la sombrilla y me voy a andar un rato mientras Manel vigila mis enseres. Luego él se va a andar y yo me quedo a vigilar”, cuenta Isabel, que además se queja de que este año el ayuntamiento les ha quitado los baños que tenían en este lado de la playa, “en cambio han dejado otros baños más adelante y nos quedan un poco lejos”, añade.

Isabel y Manel se organizan para tener su hueco asegurado.
Isabel y Manel se organizan para tener su hueco asegurado.
M V.

Esta situación se repite prácticamente cada verano. Personas, la mayoría de edad avanzada, que van a las 7 de la mañana a la playa para dejar sombrillas, sillas y hamacas, pero que luego se marchan a caminar, a desayunar o simplemente a casa.

El objetivo es reservar sitio en primera línea y esta situación que se repite en muchas playas como la de La Pineda, suele generar tensiones y enfrentamientos entre los bañistas.

El plan de usos de las playas del municipio ya prohíbe el reservar sitio dejando sombrillas, sillas y otros elementos. El Ayuntamiento de Vila-seca quiere acabar con los 'reservaplayas' y por eso hace unas semanas inició una campaña informativa que contempla, además de confiscar los enseres, la imposición de multas.

Hace unos días la Policía Local ya llevó a cabo la primera actuación y confiscó más de 60 artículos que llevaron a la base central de salvamento y socorrismo situada en el Pinar del Perruquet. “Allí sí que se lio una buena -afirma Manel-, porque luego la gente bajó a la playa y no encontraron sus cosas. Fueron a buscar las sillas y hamacas y en algunos casos ya no estaban porque otros los habían cogido diciendo que eran suyas”. Según este leridano, “el año pasado la Policía Local venía y retiraba todo lo que veía en toda la playa a primera hora, estuviera en primera o en segunda fila, pero este año solo quitan las que están en primer línea”.

Manel tiene 4 nietas y le gusta venir a la playa muy prontito para poder coger el mejor sitio para vigilarlas. “Hay que respetar las normas pero a veces son demasiado estrictas”, dice.

Fernando baja todos los días a las 8 a la playa de La Pineda para coger sitio.
Fernando baja todos los días a las 8 a la playa de La Pineda para coger sitio.
M V.

Fernando, un aragonés que veranea en la Pineda, baja todos los días a las 8 de la mañana para colocar sus sillas y luego se va a caminar hasta que más tarde baja su mujer para pasar el día en la playa. “Lo que hacemos es dejar unas chanclas al lado de la sombrilla o de la silla para que la Policía Local vea que hay alguien o bañándose o bien paseando por la orilla y así no nos quitan nada ni nos multan”, especifica Fernando.

Desde el Ayuntamiento de Vila-seca han confirmado que en los próximos días se llevará a cabo una nueva operación para requisar sillas, hamacas y sombrillas colocadas en la arena a primera hora y sin nadie y se multará.

Además de que está prohibida la reserva de espacio si no hay nadie en las sillas, también hay que destacar que hay que dejar una separación mínima de la orilla para facilitar el paseo. “Yo vengo cada mañana pronto para tener mi sitio reservado para mi familia y amigos, y a veces me ha pasado que a las 11 o 12 llega una familia y se instala delante nuestro, casi encima del agua, sin dejar paso ni distancia de seguridad que ahora hay que dejar”, explica Fernando.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión