Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Un centenar de sanitarios se concentran a las puertas del Clínico en repulsa a las últimas agresiones

El gerente del Sector Zaragoza III ha anunciado que se está revisando con la DGA el protocolo cuando se retira la custodia de un menor y ha reconocido que pudo haber fallos en el control de accesos al centro.

'Stop agresiones sanitarias' es el lema que se ha podido leer en los carteles que se han portado durante la concentración llevada a cabo este miércoles ante el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza en repulsa por los hechos ocurridos el pasado lunes en la unidad de neonatos, cuando tres mujeres y dos hombres intentaron llevarse por la fuerza una bebé recien nacida de la que la DGA les había retirado la custodia. Más de un centenar de profesionales han participado en la protesta convocada por la Junta de Personal del sector Zaragoza III, al que pertenece el Clínico. 

Al finalizar el acto, que se ha cerrado con un aplauso, la presidenta de la junta Mar Ramos, ha reclamado a la Administración "medios suficientes" para evitar que se repitan ataques tan violentos como este así como agresiones verbales y que los hechos sean sancionados por la justicia. Una condena pública a la que se ha sumado el equipo director del centro hospitalario y, entre otros, el gerente del sector Zaragoza III, José Ignacio Barrasa, y el director del Clínico, Joaquín Costán.

"Todo el equipo directivo rechazamos enérgicamente este tipo de actitudes, de hechos y de comportamientos, porque nuestro personal está haciendo un trabajo ímprobo, especialmente en estos últimos meses", ha manifestado Barrasa. Asimismo, ha insistido en que la base de la relación con los pacientes "debe ser siempre el respeto" y no se puede "tolerar" que  a los profesionales cuando están desarrollando su tarea "se les intimide, se les insulte o se les agreda".

Acerca del incidente protagonizado por cinco miembros de una familia el pasado lunes en la unidad de neonatos, Barrasa ha explicado que este mismo miércoles van a mantener una reunión con personal del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) para "revisar" los hechos y el protocolo de actuación en estos casos en los que se retira la patria potestad de un menor que nace en el hospital o está ingresado en este. "En ese momento había una dotación de cuatro policías en el hospital, pero incluso cuando uno tiene todo perfectamente prfevisto las cosas pueden fallar", ha señalado.

Sobre el hecho de que en la habitación de la madre hubiera cuatro personas acompañándola, cuando las normas del Clínico solo permiten dos y se controla el acceso con códigos QR, ha señalado que "escasamente" se lleva dos meses probando ese nuevo sistema y que por "algún fallo" de este "se colaron más personas".

Barrasa ha especificado que ninguno de los profesionales del centro que fueron agredidos se encuentra de baja y que cuatro necesitaron atención médica en urgencias por lesiones leves y por ataques de ansiedad provocados por la situación. "Todo el personal que estaba en ese momento en la unidad se sintió intimidado porque los fgresores invadieron la undiad de neonatos y eso ya en sí mismo puede considerarse una agresión". El Hospital Clínico está estudiando con los servicios jurídicos las acciones que va a emprender, aunque "lo mínimo" será ponerlo en conocimiento de la Fiscalía por si considera oportuno actuar de oficio. "También hemos ofrecido el asesoramiento jurídico a las personas afectadas por si quieren ejercer una acción personal", ha apuntado el gerente. 

En cuanto al número de incidentes que se registran, ha apuntado que en el sector Zaragoza III se contabilizan una media de tres al mes "la mayoría de tipo verbal con subida de tono". Barrasa ha manifestado que no cuentan con datos suficientes ni con estudios de los que se pueda deducir si la pandemia ha provocado o no un incremento de los ataques a los sanitarios en los últimos tiempos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión