Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aragón

Miguel Ángel Saz: "El incremento de noches tropicales indica un proceso de calentamiento"

El climatólogo analiza el proceso de cambio que sufre nuestro planeta.​

Saz, rodeado de naturaleza.
Saz, rodeado de naturaleza.
Aránzazu Navarro

La palabra ecocidio ya hace tiempo que entró en el diccionario de la RAE. La ola de calor abrasa el escepticismo. Es julio en Zaragoza. Hace calor de día… y de noche.

Zaragoza, achicharrada. Y también, inundaciones en Alemania, 54 grados en California... ¿Nos encontramos ante un proceso de alteración del clima?

Proceso de cambio climático sabemos que hay, y, desde hace unas décadas, desde los años 70, estamos asistiendo a un incremento progresivo de las temperaturas. Todos los sistemas naturales se están comportando de acuerdo a este proceso de calentamiento como no se ha visto durante todo el Holoceno, en los últimos once mil años después de la última glaciación.

El calentamiento global es lento, pero sus efectos son acumulativos. ¿Podemos llegar a un punto de no retorno?

Lento no está siendo. Nos encontramos con los incrementos de temperatura más rápidos en los últimos miles de años. Si la causa del calentamiento son la emisión de gases con efecto invernadero, evidentemente ahí está el problema. Lo peor es que, aunque dejásemos de emitir hoy mismo, el proceso de calentamiento continuaría durante décadas.

El maldito dióxido de carbono…

El planeta soportó unas temperaturas más altas en el Jurásico, donde hubo una explosión de biodiversidad.

¿Cómo podían aguantar semejante calor los dinosaurios?

Porque estaban habituados, tanto ellos como especie como los sistemas naturales que existían entonces, a esas condiciones climáticas. Ahora mismo estamos asistiendo a migraciones, a cambios de patrones de conducta. Los sistemas naturales se pueden readaptar, pero el gran problema como especie lo tiene el ser humano.

Esta semana Zaragoza ha superado los 40 grados…

Entramos en el periodo de la canícula, que es el periodo más cálido del año. La máxima histórica de Zaragoza fue 44,5 el 7 de julio de 2015. Se estima que no se van a alcanzar esas temperaturas ni va a ser un episodio de larga duración.

Hablamos de temperaturas máximas, pero también conviene considerar las mínimas.

Por supuesto. Las llamadas noches tropicales, cuando la temperatura mínima no baja de 20 grados. Las noches tórridas suceden cuando no baja de 25 grados. Hay 25 sensores de temperatura y humedad relativa del aire situados en la ciudad de Zaragoza. Por cierto, en el episodio de 2015 observamos que en el centro de Zaragoza había entre cuatro y cinco grados más que en la Ciudad Deportiva.

¡Qué horror! ¿Qué temperatura se alcanzó entonces en el centro de Zaragoza…?

La temperatura más alta se alcanzó en el aeropuerto.

¿Por qué?

Cuando se produce la temperatura máxima en el día, la ciudad está un poquito más fresca. Es un efecto moderador por el juego de sombras que hacen los edificios y por la existencia de partículas en suspensión en la atmósfera que hacen que las radiaciones solares no lleguen directamente. Es algo puntual. Lo habitual es que la ciudad esté más caliente.

Ya me parecía a mí...

Sobre todo cuando el sol desaparece, que es cuando la radiación que retenían los edificios va expulsándose poco a poco y calentando la atmósfera. Estos fenómenos hay que valorarlos en un contexto amplio si lo queremos asociar al cambio climático.

¿Por tanto, es normal o anormal la temperatura de esta semana?

No es inhabitual que en Zaragoza se superen los 40 grados por cómo funciona la atmósfera en nuestras latitudes, por la configuración del Valle del Ebro y de Zaragoza. Hay que analizar en un contexto temporal más amplio la frecuencia con la que se producen estas situaciones. Ese incremento en la frecuencia, ese mayor número de noches tropicales, nos indica que hay un proceso de calentamiento, y seguramente podemos relacionarlo al calentamiento global.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión