Aragón
Suscríbete

aragón

El retiro más payaso se encuentra en Riglos

Del 3 al 5 de septiembre, Histericlown quiere ofrecer un refugio en el que a través de la técnica del clown las mujeres puedan permitirse “el privilegio de ser ridículas”. 

Estas dos amigas son las impulsoras del proyecto Histericlown en Riglos. Histericlown
Estas dos amigas son las impulsoras del proyecto Histericlown en Riglos. Histericlown
Heraldo

“¿Y si te regalas el privilegio de ser ridícula?” Adí Bar Gera, actriz, y Macarena Santa-María, psicóloga, dos amigas que comparten ser payasas, quieren llevar Histericlown a la localidad oscense de Riglos. Un taller de clown para mujeres en el que “se podrá jugar y divertirse en un espacio seguro y de confianza”.

Y es que, preguntan estas amigas en su web en la que promocionan Histericlown, “¿recuerdas cómo te sentías cuando jugabas de pequeña?”. Pues así te vas a sentir en este taller a través de la técnica clown. “Un taller que bien podría considerarse un retiro, ya que ofrecemos la opción de alojarse y sumergirse en la experiencia todo un fin de semana”, anota Macarena.

Concretamente, el retiro, organizado del 3 al 5 de septiembre y para el que todavía quedan plazas, cuesta 200 euros por persona e incluye talleres de clown, dos noches en el refugio de Riglos y dos desayunos y dos comidas. “Además, queremos apoyar a los colectivos que más están sufriendo con la pandemia de la covid-19: cuidadoras de mayores o de menores; limpiadoras; trabajadoras del hogar, de residencias y de supermercados; sanitarias o familias monomarentales”, detalla la psicóloga y payasa. Para ellas, el retiro tiene un precio de 160 euros.

Por el momento, estos talleres, que Adí ya había realizado en modalidad online, pero también de forma presencial en Madrid, solo se ofrecen para mujeres, aunque no se descarta el que estén disponibles en un futuro solo para hombres o sean mixtos. “Todavía existen muchas partes del mundo en las que para las mujeres mostrarte tal y como eres no está bien visto”, explica Macarena.

Y en este retiro se pretende conseguir que las asistentes logren “redescubrir su niña interior con el objetivo de fortalecer la autoestima”. “Juntas, a través de la técnica clown vamos a jugar, disfrutar de las equivocaciones y dejarnos llevar”, indican en su web, una página que han podido costear gracias a que fueron uno de los proyectos seleccionados por la Era Rural dentro de la convocatoria anual de apoyo al emprendimiento.

“Histericlown no es terapia pero, al soltarte, logras conectar con tus emociones, mejorar tu autoestima y trabajar en el crecimiento personal”, aclara Macarena. “Es liberador, según mi propia experiencia”.

A ellas mismas el mundo del clown les ha aportado el sentirse libres de mostrarse tal y como una es, valorando sus capacidades y fortalezas y aprendiendo a reírse de una misma y convertir los defectos en virtudes. “A mí me permitió vencer mi timidez y me empoderó”, asegura Macarena. “El mundo del clown me liberó de cargas y prejuicios, me convirtió en una persona más libre, decidida y feliz”, anota Adí. Y es que ambas creen que “quien se ha puesto la nariz roja y ha hecho reír a otras, lo puede todo”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión