Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

"Nos ha sorprendido la medida porque una tienda de campaña no tiene más riesgo de contagio que una habitación de albergue"

Entidades que organizan campamentos al aire libre lamentan las nuevas restricciones aprobadas por el Gobierno de Aragón que obligan a suspender estas actividades a partir del 29 de julio.

Un grupo de niños jugando con la mascarilla puesta en el campamento de YMCA en Oto (Broto).
Un grupo de niños jugando con la mascarilla puesta en el campamento de YMCA en Oto (Broto).
YMCA

La decisión de Salud Pública de suspender los campamentos al aire libre a partir del 29 julio, al pasar a nivel de alerta 3 de las actividades de verano infantiles y juveniles, ha sido recibida con críticas por parte de las asociaciones y empresas que organizan este tipo de colonias en Aragón. Y es que siguen insistiendo en que "una tienda de campaña no tiene más riesgo de contagio que una habitación de albergue", como asegura Belén Portolés, directora de YMCA en Aragón, aludiendo a un estudio de la Universidad de Zaragoza, que constató que el peligro de transmisión era similar con una adecuada ventilación.

A partir del 29 de julio solo podrán llevarse a cabo colonias urbanas sin pernocta, campos de voluntariado juvenil, actividades de aventura al aire libre y colonias con pernocta en grupos de un máximo de 55 participantes, excluyendo a los monitores. Además, como novedad, el responsable de estas actividades deberá comprobar con antelación al inicio de las mismas que los participantes (monitores y niños) están vacunados con 14 días de antelación, están recuperados de la infección o disponen de una prueba negativa PCR (co 72 horas) o de antígenos (48 horas).

Las restricciones impuestas este verano por el Gobierno de Aragón han reducido el número de participantes en los campamentos que organiza YMCA en su centro vacacional Virgen del Camino de Oto, en Broto, pasando de los 500 niños de otros años en todo el mes de julio a 300. Y es que el aforo máximo estaba fijado en 150 "independientemente del tamaño de la instalación", critica Portolés. "Es una pena porque se han quedado más de cien jóvenes en lista de espera sin venir"

La directora de YMCA en Aragón asegura que no han tenido ni un solo contagio en los dos turnos de campamentos. "Por eso nos ha sorprendido esta medida", reconoce. Algo que han conseguido siendo "muy estrictos" con los protocolos. "Los chavales y los monitores no se ha quitado la mascarilla salvo para comer o dormir. Ha sido un gran esfuerzo aunque lo han llevado bien porque llevan todo el curso en la misma dinámica", explica. 

En su caso, la nueva medida no les va a suponer ningún perjuicio ya que el día 22 termina el último turno de campamento "aunque si hubiéramos seguido en agosto sí que hubiera sido una gran faena", admite. En este sentido, Belén Portolés cree que el impacto será menor para el sector "porque en agosto hay bastante menos grupos que en julio y vienen más de fuera de Aragón".  

El campamento de YMCA dispone de tiendas con capacidad para ocho personas que esta vez han alojado a tres o cuatro chavales solo para garantizar la distancia social. Además, remarca que lo importante es mantener una buena ventilación. Por ello, durante el día tienen levantados los faldones interiores y las puertas y por la noche dejan abiertas las esquinas para que haya corriente. "Hay habitaciones de albergue con apenas ventilación y muchos menos cruzada como en las tiendas".

Los responsables del campamento de YMCA en Oto (Broto) mantienen levantados los faldones de las tiendas para garantizar la ventilación.
Los responsables del campamento de YMCA en Oto (Broto) mantienen levantados los faldones de las tiendas para garantizar la ventilación.
YMCA

Las empresas de colonias, campamentos y otras actividades educativas de Aragón exigieron esta semana al Gobierno de Aragón la vacunación urgente de los monitores ya que estaba detectando contagios "casi a diario". Desde YMCA apoyan esta reivindicación porque consideran deberían haberse considerado personal esencial, como ocurre con los educadores que están al cargo de las viviendas tuteladas de menores protegidos que gestiona esta misma entidad "y que están vacunados desde hace un par de meses". "Ha sido una metedura de pata no hacerlo también con los monitores ya que el problema parece que ha venido más por los adultos que por los niños, y no será por las veces que lo propusimos", recalca.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión