Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aragón

"Hemos detectado un incremento notable de consultas pediátricas por garrapatas"

Las visitas por picadura de estos artrópodos son habituales este verano en las Urgencias Pediátricas del Hospital HC Miraflores de Zaragoza. Trasmiten una infección que puede derivar hasta en enfermedades neurológicas.

La saliva de la garrapata, potencial tratamiento para reducir el riesgo de enfermedad cardiaca vinculada al VIH.
El peligro de la garrapata está en las enfermedades que puede transmitir.
Pixabay

La proliferación de garrapatas en Aragón, y por extensión en toda España, no es algo nuevo. Estos últimos años de otoños e inviernos cortos y más cálidos han ido generando un ambiente más propicio para estos artrópodos, que se quedan adheridos a la piel. Sin embargo, este 2021 está siendo "particularmente duro", tal y como indica Agustín Estrada, catedrático de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza. "Pasará a la historia como un invierno frío (tuvimos Filomena), pero la temperatura ha estado un grado por encima de la media. Ha rebasado ese umbral de temperatura y humedad y está habiendo muchos más casos tanto en personas que salen al campo como en perros", afirma.

Este incremento se está dejando notar en centros sanitarios aragoneses como el Hospital HC Miraflores de Zaragoza, donde las picaduras de garrapatas están siendo el día a día de las consultas pediátricas durante este verano. "Hemos detectado un incremento notable de consultas pediátricas por este motivo", resalta Ángel Lario, coordinador del Servicio de Pediatría y Urgencias Pediátricas del mismo, que  pide a los padres que lleven a sus hijos a consulta si presentan fiebre o manchas rojas en el cuerpo.

Hay que destacar que las consecuencias de una picadura pueden ir desde una simple lesión en la piel hasta una enfermedad neurológica grave. Según explica Estrada, las garrapatas son los vectores que más patógenos pueden trasmitir a los humanos. "Algunos curan rápidamente con un antibiótico bajo prescripción facultativa pero en otros casos se producen algunas enfermedades víricas que podrían tener una mortalidad de hasta el 40% en los casos más graves o en zonas que no tienen una asistencia médica apropiada. La garrapata es un parásito obligado que por fuerza tiene que ingerir sangre, no puede vivir de ninguna otra cosa", informa.

En el caso del Hospital HC Miraflores lo que están llegando a las urgencias y consultas pediátricas son lesiones locales que se suelen tratar -siempre y cuando así lo considere el galeno- con un antibiótico preventivo evitando que vaya a más. "Si da síntomas -como inflamación de la zona donde le ha picado, fiebre o manchas rojas de la piel- habría que consultar a su médico o pedriata", insiste Ángel Lario.

Ángel Lario, coordinador del Servicio de Pediatría y Urgencias Pediátricas del Hospital HC Miraflores de Zaragoza.
Ángel Lario, coordinador del Servicio de Pediatría y Urgencias Pediátricas del Hospital HC Miraflores de Zaragoza.
H. HC Miraflores

Asimismo, desde este centro hospitalario señalan que cuanto más tiempo pasa la garrapata sin ser extraída más probable es que el hospedador contraiga la bacteria que ocasiona la enfermedad de Lyme, cuyos síntomas son manchas rojas en la piel, fiebre y malestar general. Ahora bien, el coordinador de Urgencias Pediátricas advierte del riesgo que conlleva que los padres actúen por su cuenta y dejen dentro las patas, lo que favorecería la infección. "Se puede enquistar e infectar. Por eso, si no saben quitarla bien (con unas pinzas de depilación) que acudan a la consulta del pedriatra para que la extraiga correctamente", indica Lario, que también habla de que se puede untar algo graso en la zona ("como aceite de oliva o vaselina") para que la garrapata, al no poder respirar, "se suelte por sí sola de la piel".

Consejos preventivos

Por su parte, Agustín Estrada advierte que no hay ningún tipo de lucha biológica ni tratamiento en el campo para acabar con estos arácnidos. "Lo único que podemos hacer es la prevención personal y si tenemos mascotas, protegerlas adecuadamente contra las garrapatas", señala. Estas son algunas medidas preventivas a seguir cuando se salga a espacios abiertos con abundante vegetación:

  • Ir adecuadamente vestidos. Eso implica llevar pantalones largos con los calcetines por fuera y llevar ropa de manga larga -con los puños cerrados- para impedir que entren. En el caso de los niños, Ángel Lario recomienda vestirlos con ropa que cubra todo el cuerpo. Además, es conveniente que los pequeños vayan protegidos con una gorra.
  • Llevar un calzado cerrado
  • Quitarnos la ropa dentro de la ducha. "Es importantísimo porque puede haber garrapatas sueltas por la ropa", dice el catedrático de Parasitología Animal.
  • Los repelentes, sobre la ropa. Si se utilizan se deben aplicar sobre pantalones, calcetines, etc, porque al tener que hacerlo con "relativa frecuencia" en aras a su eficacia si se hiciera directamente sobre la piel podría dar lugar a algún problema de irritación.
  • Observar si llevamos alguna prendida. Las ingles, axilas o cuero cabelludo son algunas de las zonas del cuerpo donde se suelen quedan pegadas. "Si es así, acudir inmediatamente al centro de salud más próximo y si no contamos con asistencia sanitaria en ese instante, retirarla con unas pinzas finas", aconseja Estrada.

En cuanto a las áreas de Aragón con mayor presencia de estos arácnidos, el experto de la Facultad de Veterinaria resalta los Pirineos. "Es una zona mucho más húmeda. Hay animales silvestres como ciervos, gamos y corzos que son buenos hospedadores para las garrapatas. Por ejemplo, un ciervo adulto puede albergar unas 200-300 y cada una de ellas pondrá alrededor de 4.000 huevos", explica Estrada, que añade que en la cuenca media del Valle del Ebro, "tan seca como es", su presencia se restringe a los alrededores de las acequias o áreas de cultivo de regadío.

Este catedrático  de Parasitología Animal es partidario de un "control integral" para que no proliferen, que pasaría por tener a las mascotas convenientemente desparasitadas y mantener la vegetación corta en zonas ajardinadas para intentar que la humedad relativa fuera baja. "Y en Zaragoza estamos viendo una sobrepoblación de conejos, liebres y zorros que son portadores de garrapatas", comenta.

A finales de junio, el Ayuntamiento de Zaragoza llevó a cabo labores de desinsectación en todos aquellos parques en los que se detectó la presencia de garrapatas, en zonas como Valdespartera o Arcosur. Fuentes del Consistorio han indicado este miércoles que el tratamiento ha sido "eficaz", ya que no ha habido nuevos avisos ni quejas de la presencia de estos parásitos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión