Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

infraestructuras

El túnel de la autovía de Castellón para salvar el enlace con el cuarto cinturón costará 13,1 millones

El Ministerio Transportes aprueba el proyecto y lo someterá ahora a alegaciones para licitar la obra, previsiblemente, a inicios de 2022.

Imagen de archivo de un atasco de salida de Zaragoza en la glorieta de la A-68.
Imagen de archivo de un atasco de salida de Zaragoza en la glorieta de la A-68.
Aránzazu Navarro

El Ministerio de Transportes ha decidido poner fin a uno de los puntos negros de la red viaria aragonesa y foco de continuos atascos en los accesos a Zaragoza, la glorieta de la carretera de Castellón que regula el enlace con el cuarto cinturón (Z-40). Tras años de reivindicaciones, acaba de aprobar provisionalmente el proyecto para soterrar el tráfico de la A-68, lo que permitirá ganar en seguridad y agilidad como se consiguió en su día en la salida de Huesca al recurrir a la misma solución en la A-23 a la altura de la conocida como rotonda de la MAZ. Su presupuesto base de licitación asciende a 13,1 millones de euros.

En este caso, la actuación en la A-68 es mucho más compleja por estar el espacio constreñido por los apoyos del viaducto de la Z-40 y tener la dificultad añadida del freático del río Ebro, muy próximo al futuro túnel que se va a construir con muros pantalla de hormigón armado. Estos servirán de apoyo a la vigas prefabricadas de cubrición.

La solución, a la que los técnicos de la Demarcación de Carreteras del Estado le han dedicado meses de trabajo, saldrá ahora a exposición pública y tras analizar las alegaciones se aprobará la versión definitiva. Si no hay contratiempos, las obras se podrían licitar a principios del año que viene siempre y cuando la nueva ministra, Raquel Sánchez, plasme su compromiso en los próximos presupuestos. De este modo, será una realidad en el último tramo de 2023 tras aproximadamente un año y medio de obras.

El túnel proyectado tiene 140 metros, aunque el ámbito de actuación supera el medio kilómetro porque habrá que rebajar el trazado actual en sus inmediaciones y acometer vías laterales de conexión y de servicio. Su ejecución evitará que los vehículos que circulen por la A-68 y no necesiten acceder a la Z-40 sigan cruzando la glorieta del enlace, para lo que se intervendrá en el tramo comprendido entre los puntos kilométricos 232,9 y 233,4. Los conductores dispondrán de dos carriles por sentido como en el resto de la autovía entre El Burgo y Fuentes de Ebro.

Vías laterales

La Dirección General de Carreteras afrontará expropiaciones para ganar espacio para la actuación, dado que se acometerán sendas vías laterales paralelas a las calzadas de la A-68, también de dos carriles, que permitirán canalizar los movimientos entre la autovía y el cinturón a través de la glorieta, además de ordenar el acceso a las instalaciones industriales y de servicios existentes en ambas márgenes.

El propio Ministerio de Transportes reconoce que el tráfico intenso, 28.500 vehículos de media al día, provoca "frecuentes retenciones en las entradas a la glorieta", siendo las de mayor importancia la de los vehículos que circulan por la autovía en dirección a Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión