Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Covid-19

Las cuarentenas afectan ya a más de 14.200 aragoneses y crecen los incumplimientos

Se trata de personas que no guardan aislamiento y terminan contagiándose.

Una sanitaria, ayer realizando una PCR en el centro habilitado en un antigua guardería de Huesca.
Una sanitaria, realizando una PCR en el centro habilitado en un antigua guardería de Huesca.
Pablo Segura

El número de aragoneses en cuarentena ha aumentado otro 34% y ya son 14.211 los que están confinados en sus domicilios a la espera de recibir el resultado de una PCR o cumplir los diez días que marcan los protocolos sanitarios. La semana pasada eran 10.500 y a principios de mes, 4.100, según datos del Departamento de Sanidad. Los rastreadores están detectando, además, un creciente número de incumplimientos; gente que, al tener un primer negativo, no respeta el resto de la cuarentena, se reúne con otras personas, termina dando positivo y contagia al resto.

Aunque "no es lo habitual", los sanitarios consultados recordaron que el periodo de incubación del coronavirus es de dos a diez días, y que, muchas veces, los síntomas aparecen a partir del cuarto, de ahí la importancia de seguir "a rajatabla" las pautas que se indican desde los centros de salud.

"El primer resultado da una falsa sensación de seguridad. El otro día tuvimos a dos personas que habían dado negativo, se juntaron en casa y, aunque en ese momento se encontraban bien, terminaron dando positivo. Todo el mundo quiere hacerse una PCR cuando ha estado en contacto con un contagiado, pero no hacer diez días de cuarentena", explicó uno de los rastreadores de la capital.

La principal ventaja, apuntó otra sanitaria de Zaragoza, es que la mayor parte de la población está ya vacunada, lo que les permite salir de sus casas una vez que dan negativo y evita un mayor número de incumplimientos. No obstante, apelar a la responsabilidad individual entre quienes no tienen las dos dosis "no siempre suficiente". Sobre todo si se trata de jóvenes, que siguen liderando la incidencia acumulada en la Comunidad.

En zonas básicas como las de Luna y Mosqueruela se han detectado en la última semana hasta seis contactos por positivo, según los últimos datos del portal de transparencia. Especialmente altas son también las cifras de Sádaba (5,6), Borja (5,5) o Almudévar (5,4), mientras que en Zaragoza capital destacan puntos como  Rebolería (3,8), Utebo (3,7), Almozara (3,6), Actur Sur (3,6) o Bombarda (3,5) entre otros.

Saltarse el confinamiento domiciliario está castigado con multas que parten de los 3.001 euros. Hasta junio, último mes del que se tienen datos, al menos un centenar de aragoneses habían sido sancionados por este motivo, aunque hasta la fecha solo se han iniciado 21 expedientes y ninguno se considera resuelto.

Pese al incremento de personas en seguimiento, desde el Gobierno de Aragón se descarta activar los grupos de rastreo puerta por puerta que recorrieron hace un año barrios como Las Delicias, ya que la situación nada tiene que ver a la de aquel mes de agosto. Esta iniciativa se puso en marcha por el propio perfil de los contagiados: personas con problemas sociales y de comunicación que, en su mayoría, no tenían recursos suficientes para cumplir el confinamiento domiciliario.

Las pruebas "no cesan"

A los incumplimientos de cuarentenas se unen, según los rastreadores consultados, las dificultades para listar a todos los contactos, ya que muchos enfermos "siguen siendo reticentes" a dar todos los nombres para evitar que tengan que aislarse en su domicilio y se vean obligados a pedir la baja o renunciar a parte de sus vacaciones. Pese a los reiterados llamamientos a la responsabilidad, se dan casos prácticamente a diario.

Todo esto se suma a un volumen de pruebas que "no cesa". "Seguimos igual, no hay descenso", comentaron desde uno de los centros de la capital. La Atención Primaria acusa un desgaste de "semanas" marcado por las vacaciones del personal y la falta de efectivos. Parte del problema viene del elevado número de positivos que arrojan las pruebas. "Cada una genera un importante número de contactos, y seguimos en cuadro", resumía ayer uno de los sanitarios consultados. "Estamos desbordados", añadía otra.

Hay centros que han sido reforzados con trabajadores sociales a fin de que sus rastreadores puedan ‘liberarse’ y cubrir las vacaciones de sus compañeros. Por ahora, en todo caso, el Departamento de Sanidad no contempla recurrir a los rastreadores del Ejército, una alternativa que muchos ven "necesaria" para descongestionar al personal de los centros de salud.

Según datos del Ejecutivo autonómico, en las últimas 24 horas se han hecho 1.548 pruebas más. Las hay que se hacen "en el día", nada más que se detecta el posible contagio. No obstante, si este se ha producido en el ámbito local se tiende a esperar. "Si no, se corre el riesgo de que la PCR salga negativa cuando, en realidad, se está incubando el virus. Son personas que tienen que estar aisladas igualmente, aunque todo eso, lógicamente, condiciona los plazos", explicaron desde otro de los centros de la capital.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión