Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

precios

Ese caro viaje de los alimentos del campo a la mesa

Los precios de los alimentos encarecen hasta un 1.000% desde que salen del campo hasta que llegan al consumidor, mientras la ley de la cadena se retrasa a septiembre.

Verduras y frutas fueron las producciones que marcaron los mayores diferenciales en junio.
Verduras y frutas fueron las producciones que marcaron los mayores diferenciales en junio.
Pixabay

No hay mes que la historia no se repita. Unas veces son unos productos, en otras ocasiones otros distintos, pero siempre los precios que cobran los agricultores y ganaderos distan mucho (muchísimo) de lo que los consumidores tienen que pagar por ellos. Las diferencias llegan a superar hasta el 1.000%. Un viaje, el del campo a la mesa, cada vez más caro, en el que, sin embargo, el primer eslabón de la cadena continúa llevándose la peor parte, con precios tan bajos que no cubren los costes de producción, una situación que, sin embargo, no repercute en la parada final de todo este trayecto.

Así sucedió también en el mes de junio, según recoge el índice de precios en origen y destino de los alimentos (IPOD), que elabora mensualmente la organización COAG en colaboración con la Unión de Consumidores. Las cifras dicen que los precios agrícolas se han multiplicado por 5,18 veces desde el momento de la venta del agricultor hasta el acto de compra del consumidor. Algo menor ha sido el encarecimiento de los productos ganaderos, cuyo coste ha aumentado, según el IPOD, algo más de tres veces, por lo que el índice general sitúa el alza en un 4,75.

La cebolla se ha convertido en junio en la gran protagonista (y no precisamente para bien). Los datos de COAG evidencian que los productores apenas recibieron 0,07 euros por kilo. Una cifra que se incrementó hasta un 1.386%, ya que el consumidor ha tenido que pagar 1,04 euros por ese mismo kilo. Dicho de otra manera, eso significa que el montante que se abona al productor se multiplica 14,86 veces hasta que llega a los lineales de los establecimientos de venta.

Sucede algo similar con la ciruela, una fruta que se está recolectando en estos momentos en Aragón. En origen su cotización se sitúa en los 0,38 euros por kilo. Si se adquiere en el punto de venta, lo que hay que pagar por esa misma cantidad es nada menos que nueve veces más, es decir, 3,45 euros. El diferencial entre origen y destino es, como recuerda COAG, de nada menos que del 808%. Otras frutas de hueso sufren esta misma situación. De los 4,51 euros que el ciudadano desembolsa al adquirir un kilo de cereza, apenas 1,19 euros los ha cobrado el agricultor. Los albaricoques se pagan a 0,77 euros el kilo, pero sepa que tendrá que abonar casi cinco veces más cuando los quiera en su cesta de la compra.

Es un suma y sigue en todos los productos agrícolas -con menores diferencias entre el precio en campo y en tienda, pero también con incrementos de tres dígitos-. Y también en los que proceden de las granjas. Especialmente significativa es la circunstancia que se vive en los mercados de la ternera de primera cuando el sector productor está atravesando una de sus mayores crisis. Los ganaderos, según el IPOD de junio, reciben por un kilo de esta apreciada carne 3,68 euros, pero el consumidor lo paga a 16,08 euros, con lo que este precio se incrementa un 337%. En similar situación se encuentra la carne de ovino. El ganadero cobra 3,52 euros por kilo, una cantidad que se va engordando en su viaje hasta el consumidor, que tiene que desembolsar por esa misma cantidad de carne 11,47 euros.

Y, mientras tanto, lamenta la organización agraria, la herramienta con la que se podría dar carpetazo a estos "injustificables" diferenciales ha sufrido un nuevo parón. La aprobación de la ley de la cadena alimentaria se retrasa hasta el próximo septiembre, porque después de una ronda de comparecencias de expertos y meses de prórrogas por desacuerdos entre los dos partidos en el Gobierno -PSOE y Unidas Podemos- el Ejecutivo terminó por remitir la ley al Congreso, que quería enviar la reforma de la norma al Senado la próxima semana. La oposición ha rechazado el acelerón de última hora y ha preferido esperar, para desesperación del sector agrario.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión