Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

sanidad

Casi la mitad de los médicos rurales de Zaragoza se jubilará en menos de 10 años

Los desplazamientos, la falta de sustituciones y la escasez de población hacen que estas plazas resulten poco apetecibles para los facultativos.

Medio rural. Las plazas de centros de salud del medio rural son las más difíciles de cubrir. Aún así, el médico Juan Antonio Madueño –en la foto, de archivo, en la consulta de Celadas– es optimista y cree que la avalancha de jubilaciones prevista no obligará a recortar servicios si la Administración "trabaja como es debido".
Imagen de archivo de una consulta en el medio rural.
A. García/Bykofoto

Un 45% de los médicos rurales de la provincia de Zaragoza se jubilará en menos de 10 años, y un 21% lo hará en el próximo lustro. Así se desprende de una encuesta realizada por el Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza (COMZ), a través de su vocalía de Atención Primaria Rural, con el objetivo de analizar la situación de estos profesionales y tratar de frenar la descapitalización de médicos que sufre el medio rural.

En la actualidad, hay 275 médicos de familia que desempeñan su profesión en el ámbito rural de la provincia y prestan asistencia sanitaria en más de 250 pueblos. En muchas ocasiones, estas plazas resultan poco apetecibles para los facultativos debido a la falta de sustituciones, a la escasez de medios y a los desplazamientos.

De hecho, el 90% de los encuestados afirma tener su residencia habitual en Zaragoza, por lo que la gran mayoría se trasladan a diario a sus localidades de trabajo. La media de kilómetros que realizan cada día entre el trayecto de ida y el de vuelta es de 100. No obstante, un 15% de ellos aseguran realizar más de 150 kilómetros al día.

La condición indispensable de tener que desplazarse para llegar hasta sus consultas podría estar detrás de que hasta un 35% de los médicos rurales reconozcan no poder conciliar adecuadamente su vida laboral con su vida personal.

En el plano de la docencia y la investigación, cabe destacar que del total de los médicos rurales encuestados, solo un 12% ejercen como tutores y tan solo un 3% son profesores asociados de la Universidad.

Por otra parte, el desigual acceso a internet en las zonas rurales de la provincia hace que hasta la mitad de los médicos que trabajan en los pueblos tenga problemas de conectividad. Esto choca frontalmente con la pretensión de incorporar las nuevas tecnologías en las consultas, algo de lo que todos los encuestados son partidarios.

La falta de medios es otra de las dificultades a la que tienen que hacer frente los facultativos del mundo rural. La mitad dicen no disponer del material necesario y una tercera parte cree que los consultorios en los que desempeñan su labor no son adecuados para el ejercicio profesional. Además, un 75% de ellos trabajan en centros que no están acreditados. A esto se une a la falta de personal para realizar sustituciones.

El 90% de se muestra satisfecho con su condición de médico rural

En el apartado económico, un 96% de los médicos que han respondido a la encuesta aseguran que no ven reconocido sus gastos de desplazamiento. Además, siete de cada diez encuestados cuentan con un seguro de accidentes en vigor que, en la mayoría de los casos, es privado. Hasta un 97% de ellos creen que la administración debería hacerse cargo de estos gastos. En estos momentos, los facultativos reciben un pago semanal a repartir entre todos los trabajadores del equipo sanitario en concepto de desplazamiento, lo que equivale al pago de uno o dos meses de gasolina, en el mejor de los casos.

Ante este panorama, más del 35% de los médicos reconoce que aspira a poder trasladarse a la zona urbana en los próximos concursos de traslados. Con todo, a pesar de las dificultades, el 90% asegura que se siente satisfecho con su condición de médico rural.

Y es que, el papel de los médicos rurales es de incuestionable valor logístico y estratégico. Teniendo en cuenta el envejecimiento de la población que reside en las zonas rurales, resultan imprescindibles las labores de prevención, promoción de la salud y prestación de asistencia sanitaria básica.

Desde el COMZ se señala la necesidad de incentivar las plazas de médicos de familia rurales para que resulten atractivas para las nuevas generaciones de estudiantes. Estos incentivos podrían ser de tipo económico, de desplazamiento, de mejora de las condiciones laborales o de conciliación.

Además, la institución colegial pone el acento en la marginación científica que sufren estos profesionales al no haber suficientes centros acreditados para la docencia. Consiguiendo más acreditación docente e investigadora en las zona rurales, los médicos en formación podrían tener más interés en desempeñar su trabajo en este medio. De lo contrario, la provincia continuará asistiendo a la descapitalización de médicos en el medio rural. Algo que, inevitablemente propiciará, aún más si cabe, la despoblación de dichas zonas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión