Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Doce ermitas, basílicas o catedrales en el 'top' de los novios aragoneses

Los novios que deciden casarse en las ciudades de Zaragoza, Huesca y Teruel suelen optar por iglesias céntricas y con arraigo.

Iglesias de Zaragoza, Huesca y Teruel.
Iglesias de Zaragoza, Huesca y Teruel.
HA

Las iglesias que tienen plaza delante son las más preferidas por las parejas aragonesas para contraer matrimonio en Zaragoza, Huesca y Teruel. Ese solo es uno de los motivos, influenciado porque de esta manera tienen un espacio amplio para hacerse las fotos, aparcar el coche o que los invitados puedan esperarles. Que el templo esté dedicado al patrón o copatrón de la ciudad también puede influir, así como las razones sentimentales: que se hayan casado sus padres o abuelos ante el mismo altar, que sea la sede canónica de la cofradía a la que ambos pertenecen o la capilla del colegio donde uno de los dos vivió su infancia. En otras ocasiones, que no son las menos, la estética de la ermita, catedral o basílica es lo que les lleva a ellas.  

Algunas de las más demandas en Zaragoza capital

Plaza de San Felipe, en Zaragoza.

Iglesia de San Felipe y Santiago el Menor

Dicen que "el 'top' de las bodas es San Felipe". "Cuando llegué hacíamos más de cien y antes de la pandemia eran unas 75 u 80 porque ahora la gente se casa menos", relata Sergio Blanco. En la agenda de esta parroquia hay apuntadas unas 60, cifra sujeta a la evolución de la pandemia en los próximos meses.

En condiciones normales, el pleno de bodas antes en esta parroquia eran cuatro: una el viernes y tres el sábado. En este templo el aforo es de 130 personas y desde la parroquia se orienta a los novios con el importe a pagar, coste en el que se incluye el organista: "Nadie pone problema".

San Felipe y Santiago el Menor –nombre completo- fue inaugurado en 1691 sobre la traza un templo medieval. Los marqueses de Villaverde impulsaron económicamente su construcción, familia que también facilitó su restauración en el siglo XVIII. En su interior se descubren tres naves con una amplia cabecera poligonal, tal y como lo describen en su informe histórico-artístico. Una imponente portada de piedra y estructura piramidal queda inmortalizada en los álbumes familiares de quienes deciden casarse en este enclave de Zaragoza. Hace unos años, fue testigo de un enlace matrimonial al que acudieron la actriz Blanca Suárez y el exfutbolista Álvaro Arbeloa.

Calle de Joaquín Gil Berges.

La banda local 'Scolopendra' tocando este jueves por la tarde en la plaza de Santa Engracia.

Basílica de Santa Engracia

La remozada plaza de Santa Engracia de la capital aragonesa seguro que también pasa a la posteridad de más de una familia a través de las fotos a la salida de la ceremonia religiosa. Antes de la pandemia solía haber una media de 35 bodas al año en la basílica de Santa Engracia, en 2020 fueron 25 y, si todo sigue por el mismo cauce, 2021 terminará con 53 enlaces.

"Las parejas que se casan son parroquianos de Santa Engracia o fueron bautizados en su pila", relata Santiago Aparicio, el párroco. En otras ocasiones es porque alguno de los novios, o los dos, son miembros de la Cofradía de Jesús Camino del Calvario, que tienen su sede en este templo de la plaza que lleva su nombre. Precisamente, lo céntrico que está y que Santa Engracia sea una de las patronas de la capital aragonesa son otros de los factores que influyen. Desde esta parroquia también se les “orienta” en la contribución monetaria.

Durante la primera mitad del siglo XVI se configuró el monasterio de Jerónimo de Santa Engracia "como uno de los conjuntos arquitectónicos y artísticos más notables que ha tenido la ciudad". Fue bombardeado en los Sitios, quedando abandonado durante años, según mencionan en el informe histórico-artístico del Ayuntamiento de Zaragoza. Se conservó la portada –ejecutada en su mayor parte por Gil de los Morlanes el Viejo-, bajo la que tantas parejas han recibido una manta de confeti y arroz y que fue restaurada por Carlos Palao.

Plaza de Santa Engracia.

La iglesia de San Cayetano de Zaragoza, en estos momentos, cuando tenía que estar saliendo la procesión de inicio de la Semana Santa.

Real Capilla de Santa Isabel de Portugal, vulgo San Cayetano

En el ranquin de las más demandadas también se encuentra la Real Capilla de Santa Isabel de Portugal, de la Diputación de Zaragoza y dependiente de la parroquia de San Felipe. La también conocida como San Cayetano es epicentro de la Semana Santa zaragozana, por lo que este templo es la opción para muchas parejas de cofrades

Además, es común que las ceremonias las oficien los consiliarios de las cofradías y hermandades o el religioso de referencia de colegios de los novios.
En la página web de la DPZ se concretan los precios: la tasa por utilización de la Iglesia de Santa Isabel para bodas es 210,35 euros, un importe que no incluyen los gastos de expediente matrimonial ya que esos deben abonarse en San Felipe. Sergio Blanco menciona que el aforo en este caso es de 140 personas y que es una opción muy elegida, al igual que por su iglesia, por la cercanía con el paseo de Echegaray y Caballero, desde donde salen los autobuses para ir a las fincas.

Era el año 1678 cuando la Diputación del Reino acordó su construcción en honor a Santa Isabel -hija de Pedro III, infanta de Aragón y reina de Portugal- en unos solares de los padres teatinos. "Es obra destacada del barroco aragonés, de marcada influencia italiana", dice el informe municipal.

Plaza del Justicia.

Iglesia de San Carlos, en Zaragoza, donde se celebra este concierto solidario.

Real Seminario de San Carlos Borromeo

Su belleza, lo acogedora y grande que es son los motivos por los que Carlos Tartaj, responsable de los enlaces en San Carlos, cree que esta iglesia es de las más solicitadas por los novios. "Antes de que se inaugurase el Auditorio, todos los conciertos se hacían aquí", cuenta orgulloso Tartaj.

Con cimientos de la sinagoga mayor de la judería de Zaragoza, se define como "un impresionante cofre del tesoro". Es uno de los ejemplos de barroco español mejor conservados, y que se acercan al rococó. En los Sitios parte del edificio fue bombardeado, pero la decoración quedó conservada íntegramente.
En una de las capillas laterales, construida por los duques de Villahermosa, se suelen celebrar bodas de oro, donde hijos y nietos hacen un homenaje a sus abuelos y recuerdan la ceremonia que les unió 50 años antes. "Es muy familiar y arropa mucho", señala Tartaj.

Plaza de San Carlos.

Fotos del Altar mayor de la Iglesia de San Miguel de los Navarros en Zaragoza

San Miguel de los Navarros

En lo que queda de año en la iglesia de San Miguel esperan celebrar una docena de bodas más, un número que puede estar condicionado por el contexto sanitario. "Suelen ser personas vinculadas con la parroquia o porque les gusta la iglesia", concreta Juanse Teruel, el párroco, que también apunta que en la mayoría de los casos se está celebrando ahora las bodas aplazadas. "Para 2022 hay peticiones, pero no lista de espera", añade Teruel. La placita que hay ante la iglesia también es uno de sus atractivos.

San Miguel de los Navarros es mudéjar, lo que concuerda con sus orígenes en el siglo XIV, así como los emblemas heráldicos de grandes cruces "flordelisadas y recruzadas" ubicados en el ábside y que se documentan en el mismo siglo, tal y como se extrae del informe histórico-artístico del Ayuntamiento.

Calle de San Miguel.

Las preferidas por los novios en Huesca capital

Basílica de San Lorenzo de Huesca.

Real Basílica de San Lorenzo

En el ranquin de la capital oscense la Real Basílica de San Lorenzo ocupa el primer lugar con 27 desde 2018. Que San Lorenzo sea el patrón de Huesca es uno de los principales motivos que hace suscitar el interés de las parejas, cuentan fuentes de la diócesis oscense.

Este templo se ubica en el mismo enclave donde estaba la casa de los padres de San Lorenzo, mártir. Sus restos fueron llevados a Huesca de nuevo, según cuenta la tradición gracias a San Hipólito, y en la actualidad en esta iglesia se conservan las reliquias. Su torre corresponde a la etapa gótica, según Patrimonio del Gobierno de Aragón, y la fachada de estilo barroco. Esta última fue realizada por José Sofí en el siglo XVIII, está dividida en dos pisos y la preside una escultura del patrón oscense acompañado de sus padres. Un gran órgano barroco se encuentra a los pies de la iglesia, declarada Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés.

Plaza San Lorenzo.

Ábsides de San Pedro el Viejo en Huesca

San Pedro el Viejo

Si San Lorenzo ha celebrado 27 bodas desde 2018, en San Pedro el Viejo han sido 23. Ambas son las más solicitadas en la capital oscense. Quien opta por San Pedro el Viejo es porque está muy céntrica y el claustro románico se presta a reportajes fotográficos, explican desde la diócesis.

Se emplaza en lo que fuera el barrio cristiano en la época musulmana. Está construida en sillar y presenta planta basilical de tres naves con ábsides, que se cubren con bóveda. A los pies se descubre un coro elevado. "La portada consta de arco de medio punto con tres arquivoltas apoyadas en impostas. Posee un tímpano con un crismón sostenido por dos ángeles", informan desde Patrimonio del Gobierno de Aragón.

Plaza de San Pedro.

Catedral de Santa María de Huesca.

Catedral de Huesca

En el tercer escalón de la clasificación de Huesca está la catedral, donde según los datos se celebraron 13 bodas.

Es un edificio gótico, se estima que de los siglos XIII o XVI. "Su retablo mayor, soberbio ejemplo de escultura renacentista española, esculpido en alabastro por Damián Forment entre 1520 y 1533, representa la Pasión de Cristo", lo describen desde Turismo del Ayuntamiento de Huesca.

Plaza de la Catedral.

Ermita de Nuestra Señora de Salas, en Huesca.

Santuario de Nuestra Señora de Salas

Llama la atención que la cuarta en la lista oscense sea la ermita de Nuestra Señora de Salas, adscrita a San Francisco de Asís. El motivo, según apuntan fuentes eclesiales, es porque es muy popular, incluso está por encima de iglesias de algunos barrios oscenses.
El santuario data de principios del siglo XIII y su fundación está relacionada con el mecenazgo de Doña Sancha, esposa de Alfonso II. En Patrimonio del Gobierno de Aragón señalan que pronto se convirtió en "un importante foco de peregrinación".

El templo se caracteriza por su estilo románico, implantado en la portada y en la torre. Seis arquivoltas con decoración geométrica y capiteles sin columnas con decoración floral dominan en la portada. Y encima de la puerta manda un gran rosetón.

Camino de la Ermita de Salas.

Las favoritas de las parejas turolenses

Suenan las campanas de la iglesia de San Pedro de Teruel

San Pedro

El lugar donde se rinde homenaje a Diego de Marcilla e Isabel de Segura, San Pedro, es uno de los lugares preferidos por los novios que optan por la que llaman "la ciudad del amor" para contraer matrimonio. Esta iglesia, considerada la hermana pequeña de la Catedral de Santa María, pertenece tipológicamente al grupo de iglesias-fortaleza.

​"Cuenta con una interesante torre campanario y elementos arquitectónicos góticos y mudéjares como el ábside del templo. Por sus características se considera un monumento gótico-mudéjar", la definen desde Patrimonio del ejecutivo aragonés.

Calle de Matías Abad.

La plaza de la Catedral de Teruel, con el campanario mudéjar recién restaurado.

Catedral de Santa María de Mediavilla

La boda de Isabel de Segura y de Pedro de Azagra no es el único enlace que la catedral de Teruel suele presenciar cada año. Desde la diócesis señalan que esta también es una de los principales templos en los que se ofician ceremonias de casamiento. 

"Actualmente es el templo más importante de la ciudad y uno de los más significativos edificios aragoneses de construcción mudéjar", concretan en el portal de Patrimonio del Gobierno de Aragón. Se conservan elementos como la torre, el cimborrio y la techumbre, todos ellos declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987.

Plaza de la Catedral de Teruel.

Iglesia de los Franciscanos /2018-08-08/ Fotos: Jorge Escudero [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]

San Francisco

"Desde hace un tiempo está en obras, a pesar de ello, el interés de las parejas por este templo ha continuado". El padre Rafael Colomer, párroco de esta iglesia, analiza varios factores: "En primer lugar porque se trata de un templo gótico, muy luminoso, además también es grande y diáfano". Este religioso cuenta que data del siglo XIV y fue fundado por franciscanos que envió San Francisco en 1220 y que son copatronos de la ciudad, algo que también lo incita.

En julio reinician las bodas y en la agenda tienen programadas una media docena, aunque también tienen fechas para 2022. "La gente estaba esperando a que terminasen las obras para casarse, tanto que algunos de los de junio no han llegado", añade Colomer.

Estas obras de reforma no han sido las primeras, sino que en los últimos años se han ejecutado varias y aun con obras se ha celebrado una media de 13 o 14 bodas anuales. La mayoría de ellas se concentraba en los meses estivales, no obstante, en estas últimas intervenciones se ha instalado calefacción.

Avenida de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión