Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Marian Celma: "He escondido mi sordera para que no me despidieran de trabajos"

Marian Celma (Zaragoza, 1967) es la autora de 'Promesa cumplida', un libro sobre vivencias personales, como la sordera que padece desde niña. Los fondos son para la AECC.

Marian Celma, autora de 'Promera cumplida'.
Marian Celma, autora de 'Promera cumplida'.
Oliver Duch

Necesita leer los labios de su interlocutor, ¿cómo se apaña con las mascarillas?

Muy mal porque no todo el mundo pronuncia bien y las mascarillas quitan seis decibelios, así que me cuesta bastante. Esto no siempre se entiende y te dicen que estás algo sorda, pero no saben la magnitud. Es cosa de la pronunciación y hay gente que habla muy rápido. Hoy todos vamos muy rápido y no nos paramos a pensar en los demás.

Desde los ocho años padece una discapacidad auditiva.

Fue algo muy inesperado, por una negligencia médica. En el colegio me sabía todas las canciones hasta que, de repente, dejé de oírlas. El «mamá, no te he oído» se repetía una y otra vez hasta que en la primera comunión me percaté de que me pasaba algo. Todo me daba mucho miedo.

¿Cuándo ha vuelto a escuchar?

De niña me pusieron un audífono, solo uno porque no nos podíamos permitir más. El otro llegó a los 24 años. Hace dos me puse el implante coclear y he empezado a escuchar más cosas que antes no había oído. Por ejemplo, no había percibido el rumor del mar (se emociona) ni el saludo de mis vecinos en la escalera. Siempre decía «hola» por si acaso, pero no había escuchado antes la respuesta. Cuando empezó la pandemia estaba terminando mi entrenamiento del implante.

¿Cuál ha sido el sonido que más le ha gustado volver a oír?

El de mis gatos, que tengo dos. También los pájaros, que antes no prestaba ninguna atención y me gusta escucharlos. Y la música, me esforzaba mucho por entender las letras de las canciones. En los conciertos de Héroes del Silencio me quedaba sin pilas de los audífonos.

¿Y cómo seguía los conciertos?

Leía los labios de los que cantaban a mi lado. La música es mi pasión y Héroes lo que más.

‘Promesa cumplida’ es el título de su libro, ¿a quién le responde?

A mi madre. Ella siempre deseó contar su historia en la radio, pero nunca se atrevió por el ‘qué dirán’. Así que en el libro cuento episodios que calló a lo largo de su vida. Falleció hace 28 años a causa de un tumor cerebral, por eso lo recaudado con el libro estará destinado a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

¿Quién fue Florencia, su madre?

Una persona demasiado buena que siempre se preocupaba por los demás antes que por ella misma. Le decían que era la bondad personificada.

Dice que se codeó con la fama.

Se fue a Madrid y estuvo de cocinera para Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé. De hecho, conoció a Miguel Bosé cuando era un niño. También se fue con ellos a trabajar a la finca Villa-Paz. Le decían que fuera actriz, pero no le gustaba ese mundo.

¿Usted a qué se ha dedicado?

Uno de mis empleos fue como promotora de ventas y tenía que vender cosas al público. La gente no me notaba la discapacidad hasta un día que el jefe me habló sin que pudiera verle los labios y se enteró. He escondido mi sordera para que no me despidieran de trabajos.

Y ahora, escritora. Ha autoeditado el libro gracias a un ‘crowdfunding’, ¿le ha dado vértigo?

Escribí a un montón de editoriales y nada... Me decían que era una historia muy fuerte y que contada con otras palabras, no con las mías en primera persona, hubiera llegado a más gente. De todas formas, no pensaba que un libro llevase tanto trabajo después de publicarlo. Me ha ayudado mucho mi marido.

¿Se hubiera imaginado esto hace unos años?

No, para nada. Me costaba mucho ahondar en la historia porque tenía que pensar en el pasado y recordar cosas que no eran bonitas.

¿Pero qué moraleja positiva se puede extraer?

La superación de una madre que luchó contra todo lo que se ponía por delante y la de una persona con discapacidad auditiva.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión