Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aragón

El yoga como 'vacuna' contra el estrés y la incertidumbre de una pandemia

Crece el interés de los aragoneses por una práctica que trabaja la salud corporal, las emociones y la calma mental.

Clase de yoga en un gimnasio.
Clase de yoga en un gimnasio, en una imagen de archivo.
Pixabay

"La gente lo ha pasado mal durante la covid y necesita instrumentos para poder manejar el estrés, la ansiedad y la incertidumbre. Y el yoga te ofrece pilares importantes: la conexión con el cuerpo, la respiración y la mente; y te enseña a relajarte". Son palabras de Lydia Galdámez, directora de la Escuela Yoga Zaragoza, para quien el yoga es la forma en la que todo se conecta. "Cuando eso pasa vives de una forma más coherente: lo que dices coincide con lo que piensas, sientes y haces", añade.

Naciones Unidas aconsejaba este lunes su práctica para mejorar el bienestar físico y mental en el actual contexto mundial con motivo del Día Internacional del Yoga. "Afortunadamente, durante la pandemia mucha gente se ha sumado a esta práctica para mantener la salud física y luchar contra el aislamiento social y la depresión", señalaba el organismo. Además, el yoga está desempeñando un "papel importante" en la atención psicosocial y la rehabilitación de los pacientes de coronavirus en cuarentena y aislamiento, ya que les ayuda a aliviar los miedos y aprehensiones generadas por la enfermedad. 

También las escuelas y academias de yoga en la capital aragonesa han experimentado un creciente interés de la población en la era covid. Carmen Bagües, presidenta de la Asociación Mujeres Agua (que desde 2003 imparte clases de yoga junto con taichi, espalda sana y  mindfulness, entre otras disciplinas) subraya que la gente ha tomado más conciencia de la salud y el bienestar. "Y la práctica del yoga es muy completa: trabaja la salud corporal, el equilibrio energético, la calma mental y también a nivel espiritual", explica.

Por su parte, Pili Lázaro, de la Asociación de yoga Sanatana Dharma Aragón, habla de interés y hasta de "necesidad". No obstante, en su asociación tienen un 30%-40% menos de asistencia física. "Algunas personas se retraen a la hora de acudir. Se necesita que vayamos un poco saliendo de esta precaución que tenemos y tomar más confianza", señala, al tiempo que reitera que una de las finalidades del yoga es el bienestar de las personas. "Va dirigida en una triple dirección: cuerpo físico, emociones y mental. Y también sirve para bajar los ritmos de estrés y la ansiedad mediante la respiración".

Durante la pandemia, estos centros trabajan con aforos reducidos y adoptando todas las medidas de seguridad para evitar contagios. Además, en los duros meses de confinamiento impartían las clases 'online'. Por ejemplo, la directora de la Escuela Yoga Zaragoza comenta que ella hizo una plataforma de vídeos grabados para los alumnos. "El paso por la sala es un entrenamiento para tu vida diaria: para gestionar las emociones y pensamientos de una manera diferente", precisa Lydia Galdámez.

Recomendaciones

Las expertas en yoga establecen una serie de consejos básicos en aras del bienestar del individuo. Son estos: 

  • Respiración. Conectar con ella e intentar ir poco a poco calmándola. "Hay que respirar de una forma amplia, sosegada, tranquila y consciente", explica Pili Lázaro.
  • Cuerpo. A través de las asanas o posturas de yoga se establece un diálogo con él. "En casa se pueden hacer unas posturas sencillas (estiramientos y torsiones) para movilizar el cuerpo; eso favorece también la circulación y contribuye a una mejor sensación de bienestar y salud. Y un ejercicio un poco más dinamico es el saludo al sol, que es más completo", dice la profesora de la Asociación de yoga Sanatana Dharma Aragón.
  • Relajación mental o calma de pensamiento. Se comienza con un momento de respiración para continuar con una sesión de asanas y finalizar tumbándose en el suelo bocaarriba en la postura savasana. "Hay que quedarse ahí unos minutos relajado, con música agradable, desconectando de todo y dejando que el cuerpo se vaya recuperando y aflojando toda la musculatura alfojando".

Junto a estos tres aspectos, la presidenta de la Asociación Mujeres Agua también apunta a una alimentación adecuada ("variada, equilibrada y frugal; haciendo 5 comidas diarias"), un descanso reparador, pensamientos positivos ("desarrollando la empatía con los demás con la autocompasión y la práctica de la bondad amorosa") y la lectura de textos "sagrados".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión