Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Covid-19

La mascarilla seguirá siendo obligatoria en terrazas cuando no haya distancia social

Solo se podrá quitar cuando se esté entre convivientes o haya al menos metro y medio entre sillas y mesas. También se flexibiliza para vacunados en residencias.

Un camarero con mascarilla sirve cafés a varios clientes en la terraza de un restaurante de Nyon. En Suiza los interiores de los bares siguen cerrados.
Un camarero con mascarilla sirve cafés a varios clientes en una terraza.
LAURENT GILLIERON

La mascarilla dejará de ser obligatoria en exteriores a partir del sábado, pero no en las terrazas cuando se esté con no convivientes y no haya metro y medio entre sillas y mesas, según confirmaron ayer fuentes de la Consejería de Sanidad. Este criterio se aplicará a todos los supuestos en los que no se pueda garantizar la distancia social, de modo que, como señaló la propia ministra de Sanidad, Carolina Darias, habrá que llevar siempre una aunque no siempre se lleve puesta.

A preguntas de los periodistas, confirmó, por ejemplo, que si una persona está esperando a que un semáforo se ponga en verde, se le acercan otras y no pueden garantizar la distancia, todos tendrán que ponérsela. También recordó que seguirá siendo obligatoria en interiores, ya se trate de una biblioteca, un supermercado o una farmacia. Esto mismo se aplicará al transporte público, desde autobuses a tranvías o aviones.

En dependencias destinadas a trabajadores esenciales, como los parques de bomberos, se podrá retirar siempre que el 80% de los empleados estén vacunados. Mientras, en los conciertos al aire libre habrá distinciones. Si son de pie habrá que llevarla y si son sentados y se garantiza el metro y medio se podrá prescindir de ella.

El Consejo de Ministros aprobará hoy la modificación del decreto ley de nueva normalidad, en la que se conocerá la ‘letra pequeña’ de esta flexibilización, impulsada, según recalcó Darias, "desde la evidencia científica".

¿Cuándo sí y cuándo no debo usar mascarilla?

No concretó la ministra si no llevar una mascarilla en el bolsillo para utilizarla cuando la situación lo requiera será objeto de sanción, pero sí quiso dejar claro que este elemento ha sido "una de las medidas no farmacológicas que mayor impacto han tenido". El decreto ley será "el marco" por el que tendrán que regirse las comunidades autónomas, por lo que podría no ser necesario cambiar la normativa regional.

Por su parte, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, anunció ayer que las mascarillas dejarán de ser obligatorias para los residentes vacunados de los centros de mayores o de discapacitados. Sí tendrán que seguir llevándola los trabajadores, las visitas y los internos que no estén inmunizados "al ser personas que entran y salen del grupo de convivencia".

La medida será efectiva "en los próximos días", una vez que se publique en el Boletín Oficial de Aragón (BOA). "En estos momentos, en las 288 residencias que tenemos en todo Aragón solo hay brotes en tres, con cinco usuarios infectados y cuatro trabajadores, ninguno en una situación de gravedad", dijo Broto.

Avanzó, asimismo, que los voluntarios que acudían a los centros para acompañar a los mayores o a personas con discapacidad en sus paseos y actividades "podrán retomar su labor" por primera vez desde el inicio de la pandemia "siempre que estén vacunados" contra la covid-19.

Inmunizados y cuarentenas

Por su parte, la última actualización de la ‘Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de covid-19’ recoge que los ciudadanos que han recibido la pauta de vacunación completa contra el coronavirus estarán, de forma general, exentos de la cuarentena aunque hayan tenido contacto estrecho con un contagiado. En estos casos, se establece la realización de una prueba PCR al inicio y otra a los siete días del último contacto con el positivo confirmado y se recomendará evitar reunirse con personas vulnerables y no vacunadas, el contacto con personas vulnerables y no vacunadas.

Asimismo, y a pesar de que no deben permanecer aisladas a partir de ahora para evitar la propagación del virus, según se recoge en el documento publicado por el Ministerio, a quienes se encuentren en esta situación se les indicará que utilicen las mascarilla en sus interacciones sociales, así como que eviten acudir a eventos multitudinarios y que realicen una vigilancia de la posible aparición de síntomas compatibles con la covid-19. Hasta ahora, el protocolo de Sanidad establecía que los contactos estrechos de un positivo debían guardar aislamiento durante los 10 días posteriores al encuentro. Hasta septiembre, este periodo era de 14 días.

Otra de las novedades que incluye la actualización de la estrategia de vacunación es que solo se recomiendan los estudios de cribado en determinadas situaciones y bajo la recomendación de Salud Pública. Tendrán que estar muy dirigidos y relacionados con una alta transmisión en el área geográfica o en la población diana.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión