Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

política

Javier Lambán, "escéptico" ante el resultado de los indultos, da un "voto de confianza" a Pedro Sánchez

Si fracasa la ‘mesa del reencuentro’, el presidente de Aragón aboga por un pacto entre PSOE y PP para "dibujar" un modelo de país

Javier Lambán.
Javier Lambán.
Oliver Duch

El presidente de Aragón, Javier Lambán, se muestra dispuesto a dar un "voto de confianza" a Pedro Sánchez en su decisión de indultar a los condenados del ‘procés’ para intentar buscar una solución a la "cuestión catalana", aunque se confiesa "escéptico" respecto a que lo consiga. Así lo indica en un artículo de opinión titulado ‘Convicción y responsabilidad’ que este jueves publica HERALDO DE ARAGÓN. El barón socialista aragonés estima, en todo caso, que el proceso debería pasar por la "aceptación expresa" del orden constitucional por parte de los reos y sus correligionarios y por el impulso de reformas institucionales y financieras que satisfagan "no solo a Cataluña sino a todas las comunidades" y que refuercen a España como "proyecto común". Insiste en preservar la "indisoluble unidad de España", aboga por un pacto trasversal entre PSOE y PP para "dibujar un modelo de país" si fracasa la ‘mesa del reencuentro’ y aboga por una reforma de la Constitución en la que tenga encaje un nuevo Estatut catalán.

Rompe su silencio el presidente de Aragón para dar a conocer su postura ante los indultos, aunque asegura que entiende a los ciudadanos que se oponen a ellos. En su caso, y desechada la inhibición que un político "no se puede permitir", ha decidido dar un voto de confianza al presidente del Gobierno y a una propuesta de gestión de la crisis que "hoy por hoy es la única que existe" porque su obligación es "defender y agrandar el interés general de los aragoneses y contribuir a la buena marcha de España". Reprocha, por ello, que el PP "utilice exclusivamente el conflicto como munición en su batalla por el poder".

"El Gobierno tiene derecho a intentarlo pero, de entrada, va a tener muchas dificultades para alcanzar acuerdos asumibles por la mayoría de los españoles"

Reconoce, sin ambages, que a pesar de la buena voluntad del Gobierno, "que tiene derecho a intentarlo", existe un "alto riesgo" de que en vez de asistir a la gestación de una solución real "acabemos inmersos en un nuevo episodio de apaciguamiento, con cesiones sin contrapartida, que acerquen a los independentistas un paso más a su objetivo final". Como ha ocurrido, recuerda, cada vez que PSOE y PP han gobernado en minoría, "extorsionados por nacionalistas –incluidos los vascos–, de una manera directamente proporcional a su debilidad parlamentaria". Su propuesta para evitarlo pasaría por que PSOE y PP "no tengan otro remedio" que plantearse seriamente "lo que muchos hemos pensado que había que hacer y nadie se ha atrevido a intentar", que sería impulsar grandes acuerdos trasversales sobre el modelo de país, antes de dar salida a "cuestiones parciales" como la catalana.

"Hay que blindar el elenco competencial y zanjar cualquier conflicto en torno a la financiación o la garantía de la presencia del Estado en todo el territorio nacional"

El barón socialista apuesta por que Cataluña tenga un nuevo Estatuto que satisfaga las aspiraciones de la sociedad catalana en su conjunto, que "debería acomodarse" a una Constitución también reformada. Anticipa la solución por los múltiples recelos que suscitan tanto la insistencia de la Generalitat en priorizar la autodeterminación y la amnistía en la negociación como la polémica imagen que ofrecieron los indultados al salir ayer de la cárcel. Lambán considera que los independentistas determinan no solo su posición sino también la del Gobierno, que "solo les tiene a ellos para refrendar parlamentariamente los posibles pactos". Y recuerda que Sánchez no puede satisfacer ni una sola de sus demandas básicas pues, a estas alturas, "todos conocemos bastante a Oriol Junqueras y a ERC como para no llamarnos al engaño respecto a sus verdaderas intenciones, digan lo que digan en cada momento", zanja.

Desequilibrio territorial

Vuelve el presidente aragonés a exponer que su idea de unidad de España es sinónimo de "igualdad real de derechos y oportunidades", y requiere "un nuevo concepto de país", tras años en los que Cataluña y País Vasco han sido favorecidas por el Estado en detrimento del resto. Sin caer en "grandes discursos repobladores que no son más que caldo de cultivo de cantonalismos populistas de nuevo cuño", sostiene en lo que parece una alusión indirecta a Teruel Existe, Lambán reclama "políticas reales tendentes a poner fin al desequilibrio histórico que ha soportado España".

"Mi obligación es defender el interés general de los aragoneses y contribuir a la buena marcha de España, de cuyo éxito como proyecto común depende el nuestro"

También urge cambios en la Constitución para perfeccionar el Estado autonómico, acabar con las duplicidades, con la "inseguridad jurídica y la bilateralidad selectiva" y hacer posible "la cogobernanza multilateral y efectiva". Consistiría, advierte, en convertir el Senado en una Cámara de representación territorial de las comunidades y en "definir y blindar el elenco competencial", lo que debería zanjar "cualquier conflicto en torno a la financiación, la educación, la lengua o la garantía homogénea del Estado en todo el territorio nacional".

Lambán hace hincapié en que "no será admisible" que las decisiones que se adopten en Madrid "obedezcan a intereses ajenos a los de los aragoneses" y consoliden y aumenten los privilegios de otros. Reivindica, para evitarlo, la participación de Aragón en la toma de decisiones a través de la cogobernanza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión