Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

medio rural

Pedaleando hacia una alimentación consciente, local y sostenible

Ana Santidrián y Edurne Caballero recorrerán este verano la provincia de Teruel en su segunda Ruta Biela y Tierra, difundiendo iniciativas sostenibles.

Ana y Edurne recorrerán este verano casi 1.000 km en bici por Teruel.
Ana y Edurne recorrerán este verano casi 1.000 km en bici por Teruel.
Biela y Tierra

Ana y Edurne lo tenían claro. A finales de 2018, cuando decidieron dar comienzo a su proyecto Biela y Tierra junto con sus compañeras Sole y Cristina, ambas veían en el medio rural y las iniciativas que se desarrollan en él una pieza clave para lidiar con los retos medioambientales y sociales derivados de la crisis climática y planetaria a la que nos ha abocado una forma de vida y de consumo poco respetuosa con el medio ambiente, con industrias contaminantes y una movilidad poco sostenible.

De ese convencimiento, y de la necesidad de compartirlo con el mundo, surgió en 2019 la primera Ruta Biela y Tierra, un viaje en bicicleta por todo el norte de España en el que pudieron conocer un total de 160 iniciativas, muchas de ellas agroalimentarias, pero también sociales, culturales y artísticas, que evidencian las posibilidades y, especialmente, el potencial del medio rural como eje vertebrador del cambio de tendencia hacia un modo de vida más coherente.

Tras el éxito de ese primer viaje, este verano, Ana y Edurne se embarcarán de nuevo en una ruta, esta vez por la provincia de Teruel y con la colaboración de Lucía López, veterinaria y autora del blog Mallata.com. En el camino visitarán iniciativas que comparten los pilares de su proyecto: la agroecología, la movilidad sostenible, los ecofeminismos y la soberanía alimentaria.

"Nuestro proyecto tiene dos ejes transversales: un consumo consciente y transformador, basado en tender puentes entre las ciudades y los pueblos, porque nosotras nos preguntamos: ‘Si el cien por cien de las materias primas está en núcleos rurales, ¿cómo pueden estar los pueblos perdiendo población a esa velocidad?’. Y otro pilar es un mundo rural vivo, porque para mantenernos, para mantener nuestros paisajes con vida, no solo es necesario tener pueblos como parques de atracciones, también cuidar al paisanaje que lo habita, que son los guardianes de toda esa sabiduría popular", explica Ana Santidrián, una de las impulsoras de Biela y Tierra.

Su viaje en bicicleta y su especial interés en la alimentación no son casuales. Comer y desplazarse son procesos que se llevan a cabo de forma diaria y que pueden marcar la diferencia. "Queríamos ir en bici porque es el medio de transporte que utilizamos normalmente, tanto día a día como en nuestros viajes, y queríamos mostrar que hay alternativas de movilidad fuera de los vehículos a base de combustibles fósiles, para incidir en la huella ecológica que implica nuestro desplazamiento", señala Ana.

"Datos preocupantes"

Uno de los ejes del proyecto es la soberanía alimentaria, es decir, el derecho de los pueblos a tener una alimentación adecuada, desde el punto de vista saludable y cultural, y obtenida con métodos sostenibles y ecológicos. Por ello, y ante la avalancha de "datos preocupantes" en torno a la industria alimentaria, desde Biela y Tierra promueven iniciativas agroalimentarias basadas en esos principios de soberanía alimentaria.

Entre esos "datos preocupantes" se encuentran hechos como que entre el 44% y el 57% de las emisiones de gases de efecto invernadero están asociadas al sistema alimentario industrial; que un tercio de los alimentos producidos en el mundo se desperdicia; o que mientras una de cada nueve personas en el mundo pasa hambre, casi un tercio de los adolescentes y adultos padecen sobrepeso.

"Alimentarnos es algo que hacemos diariamente tres veces al día. Por eso, tenemos que darnos cuenta del poder que tenemos con las decisiones que tomamos y con cada euro que invertimos. ¿Queremos dárselo a una familia que está conservando una raza autóctona, cuidando el paisaje, el territorio y sus recursos hídricos, o a una empresa que se lucra con nuestra alimentación? A través de nuestra alimentación podemos apostar por un futuro digno para las generaciones futuras", reflexiona Ana Santidrián.

Y para apostar por esa alimentación consciente y demostrar que muchas pequeñas iniciativas rurales también lo hacen, Ana y Edurne partirán el próximo 10 de julio desde la comarca del Jiloca para recorrer casi 1.000 kilómetros en bici y visitar 50 iniciativas por toda la provincia de Teruel, siempre con su lema muy presente: "Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión