Aragón
Suscríbete por 1€

turismo ornitológico

El tesoro que esconden las parameras de Pozondón y Ródenas

La asociación de Empresarios turísticos de la Sierra de Albarracín trabaja ya en el proyecto ‘El despertar del páramo’ para dar a conocer estos paisajes y el ave que habita en ese lugar: la alondra ricotí.  

La alondra ricotí se conoce como el despertar del páramo.
La alondra ricotí se conoce como el despertar del páramo.
SEO Birdlife

‘El despertar del páramo’. Así se llama el nuevo proyecto de la asociación de Empresarios turísticos de la Sierra de Albarracín, que pretende “descubrir un tesoro poco conocido y apreciado”. “Y es que los llamados secarrales tienen un gran valor”, explica Begoña Sierra, gerente de la asociación. “En este, concretamente, se encuentra el llamado fantasma del páramo”.

Se trata de la alondra ricotí, un ave de pequeño tamaño y con tonos pardos y grises, que, como explican desde SEO/BirdLife, “prefiere moverse a pie que volar y, antes que huir volando, busca ocultarse entre la vegetación para pasar inadvertida”. De ahí, su sobrenombre. “Esta ave levanta pasiones por su escasez y hábitos esquivos en el turista ornitológico nacional e internacional”, indica Sierra. “La alondra ricotí está camino de la desaparición. Esta especie tiene en la península Ibérica sus únicos hábitats en el continente europeo y en estos páramos turolenses la única población del mundo conocida en sabinar rastrero”.

Con ‘El despertar del páramo’, la asociación de Empresarios turísticos de la Sierra de Albarracín pretende abrir y dirigir la vista de habitantes y visitantes a este tesoro. “Queremos que se conozca, se valore y se conserve, y a la vez se genere un recurso turístico que se añada al impulso socioeconómico de la comarca de la Sierra de Albarracín”, detalla la gerente de la asociación. Y no son los únicos que creen que tiene un gran valor, Birding Aragón lo ha seleccionado junto al proyecto ‘La Historia de la Grulla Josefina’, de la Asociación Amigos de Gallocanta, como ganadores de las convocatorias Pajareando y Ciento volando, con las que se pretende trabajar en la conservación de las aves y en la educación ambiental.

“Y es que estos paisajes sin bosque frondoso cuentan con una biodiversidad enorme”, anota Sierra. “De hecho, uno de los objetivos es crear un censo de la alondra ricotí en estas parameras, que se sitúan dentro de los términos municipales de Pozondón y Ródenas, y haciéndolo ya nos hemos encontrado orquídeas no citadas”.

Ampliar el estudio de las poblaciones de alondra ricotí en esta zona, sin embargo, no es lo único que se pretende con este proyecto. Y es que, tal y como se detalla, “se quiere enseñar el valor de este paisaje”. “La realidad es que no es especialmente conocido. De hecho, no se suele valorar”, apunta Sierra.

Para ello, se quiere diseñar un sendero ornitológico, que dinamice el páramo como recurso turístico, y también ayudarse de las aplicaciones disponibles para que los visitantes puedan identificar a la avifauna del lugar. “El canto de la alondra ricotí es muy distintivo y es muy fácil escucharla. Queremos que se sepa que cuando se oye ese silbido aflautado se trata de esta especie”, indica la gerente de la asociación. “En cambio, el verla resultará más complejo. Con suerte se podrá ver, y seguro que los más aficionados podrán verla, pero sobre todo se podrá escuchar”.

“Estas parameras, en especial para los turistas ornitológicos, tienen un gran valor y estamos seguros que los incluirán al visitar la laguna del Cañizar y la laguna de Gallocanta”, señala Sierra. “Y es que se trata de un paisaje que, a menudo, es desconocido y menospreciado, pero que realmente esconde un paisaje muy singular, que cuenta con una gran diversidad”.

  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión