Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Las academias notan el tirón de las oposiciones: “La gente se refugia en el empleo público en épocas de crisis”

El interés por las convocatorias “siempre repunta en tiempos difíciles como este”, aseguran desde las academias. Eso sí, algunas indican que no siempre este auge se traduce en un mayor número de alumnos.

Oposiciones en Huesca a bombero de la DPH, en el Palacio de Congresos. Recurso.
Oposición en Huesca en la era covid
Rafael Gobantes

Ante la previsible respuesta multitudinaria, entre otras cuestiones, el Gobierno de Aragón amplió el plazo de presentación de solicitudes para optar a las 1.041 plazas de empleo, que convocó de manera simultánea, hasta el 15 de septiembre. 

Por este motivo no es de extrañar que las academias de formación estén notando, a su vez, este incremento del interés por el empleo público: “En tiempos difíciles, siempre repunta el interés por las oposiciones. Ya pasó en 2008 y ahora, lo volvemos a notar. Gente que no había pensado jamás en opositar, llama para informarse”, explica Guillermo Moreno, gerente de la academia Delta en Zaragoza. “Sin embargo, de momento, tampoco se está traduciendo, en nuestro caso, en un gran auge de alumnos”.

Otras, en cambio, han recibido tal alud de solicitudes que han tenido que ampliar su cuerpo docente. “En los últimos 14 meses nuestra plantilla ha crecido más de un 30% debido al tirón de algunas convocatorias, como las de Correos”, asegura Luis González, dueño de la academia ZBrain, que cuenta con uno de sus centros en la capital aragonesa y que además tiene la opción de seguir las clases desde casa. “Y seguimos creciendo respecto a 2020. La realidad es que la gente se refugia en el empleo público en épocas de crisis”.

“Eso sí, esto ocurre sobre todo con aquellas que no requieren una titulación superior”, apunta Moreno. “Por ejemplo, las de Primaria cuentan siempre con el mismo volumen. Son personas que ya tienen una carrera y siguen su curso natural de prepararse unas oposiciones para trabajar. Sin embargo, las de auxiliares administrativos o de celadores sufren repuntes en estas épocas. Sobre todo muchos se lo plantearon, en este caso, cuando sufrieron un ERTE”.

“Y es que a raíz de la pandemia, las oposiciones se han convertido en una salida laboral de primer orden”, añaden desde Opoinnova, que antes de la declaración de la pandemia ya contaban con clases virtuales, es decir, que aunque los alumnos asistían a las clases presenciales de forma regular, también se emitían en directo a través de su plataforma y se grababan para la posterior visualización. “Este mayor interés se ha traducido en una constante solicitud de información por parte de alumnos potenciales que, en muchos casos, no se habían planteado esta posibilidad con anterioridad. De hecho, esto nos ha llevado a ampliar la plantilla hasta en un 50% durante los últimos meses, para poder dar cobertura a un número mayor de usuarios”.

“Y es que al interés se ha unido el número de ofertas que estaban pendientes de ejecutar”,  indica José Carlos Calvo, de Adams Zaragoza. “Muchos han querido aprovechar el tiempo libre y ya contamos con un 30% más de alumnos”.

“En nuestro caso, realmente vemos un repunte cuando sale una convocatoria”, indican desde el centro de estudios Ateneo en Huesca y Preop Oposiciones, la modalidad online del mismo centro. “Ganas de trabajar y de conseguir una plaza siempre hay muchas, pero muchas veces no saben qué quieren prepararse o a qué se están presentando. La mayoría no están dispuestos a conseguir una plaza lejos de su casa y, por eso, al final las que tienen un mayor éxito son aquellas que son del Ayuntamiento o de la Diputación”.

“Aunque también los problemas económicos, la modalidad online y la apatía influyen en que no terminemos de notar un gran auge”, apunta Enrique Ortega, director de CEAP, Centro de Estudios para la Administración Pública, en Zaragoza. “Al final prepararse unas oposiciones requiere una inversión que muchos ahora no pueden hacer y el hecho de que las clases presenciales no puedan superar el 30% del aforo, debido a las restricciones, hace que a muchos no les motive estudiar en estos momentos”.

“De hecho, se han producido más bajas de lo habitual porque les resulta más difícil seguir las clases, ser constantes, cuando eligen la opción online”, indican desde Delta. “Nosotros contamos con ambas modalidades, online y presencial. Nuestras clases online además son una retransmisión de las sesiones presenciales, pero notamos que muchos se relajan al no tener que venir a clase. Por eso, creemos que, como apoyo, para una temporada concreta, las online son muy útiles; pero al final venir a clase tiene un componente social que se pierde si no se puede ir y esto se refleja en el estudio”.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión